Baltasar Garzón investiga un partido de la última UEFA por posible arreglo

Dicha información salió a traslucir a lo largo de las intervenciones telefónicas a que fueron sometidos diversos ciudadanos rusos en el marco de la Operación Troika, informó El País.
La investigación en torno a Guenadis Petrov, uno de los máximos líderes de la organización criminal Tambobskaya, con sede en San Petersburgo, permitió a la fiscalía anticorrupción y a Garzón tener conocimiento de la magnitud de intereses empresariales relacionados con el crimen organizado.
El abanico de empresas y relaciones institucionales del grupo de Petrov era muy amplio. Entre ellas estaba el fútbol, concretamente el Zenit, que cerró con brillantez la temporada pasada: además del título de la Liga, conquistó la Copa de la UEFA ante el Glasgow Rangers y nutrió de jugadores a la selección rusa que disputó la Eurocopa.
Que la organización de Petrov tenía intereses en el Zenit parecía manifiestamente claro, pero en tres conversaciones intervenidas aparecieron otros aspectos más oscuros. Así, en mayo pasado, durante una entre Petrov y uno de sus esbirros, Leonid Christoforov, este último alardeaba de saber con antelación el resultado del partido de vuelta: 4-0.
Esa referencia a la supuesta compra del encuentro no fue la única. Con posterioridad, Petrov, en conversación con otro interlocutor, afirmaba que se habían abonado 50 millones al Bayern. No aclaraba si de dólares, euros o rublos, pero daba por sentado que la cifra era correcta y que había existido un pago.
Otro miembro de la organización, Vitali Izguilov, hablando con un tercero, aludía a “hacer negocio” con el traspaso de un jugador del Zenit. Su interlocutor mencionaba también el fichaje de cuatro argentinos, aunque no estaba claro si esta operación tenía alguna relación con el club ruso.
Tanto Petrov como Christoforov e Izguilov se hallan en prisión desde junio.
Curiosamente, hace pocos días, la UEFA ha creado una comisión de investigación para estudiar lo sucedido alrededor de 26 partidos del torneo que lleva su nombre por existir sospechas de que sus resultados hubiesen podido ser amañados para beneficiar determinadas apuestas por Internet. Se trata de una indagación interna del máximo órgano futbolístico europeo. En principio, no se incluía entre ellos el del encuentro Zenit-Bayern. Se trataba de algunos correspondientes a la fase previa.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario