Berlín celebró los veinte años de la caída del Muro

Las celebraciones comenzaron con una misa ecuménica en la iglesia de Gethsemane, a la que asistieron, entre otros, el presidente federal, Horst Köhler, y Merkel, para rendir así homenaje a las fuerzas opositoras en la extinta RDA que protagonizaron la revolución pacífica que a fines de 1989 condujo al fin de la división de Alemania.
La iglesia de Gethsemane fue durante las semanas previas a la caída del Muro lugar de encuentro y reunión de la disidencia y la oposición en el este de la capital alemana, informó la agencia de noticias alemana DPA.
En una declaración hecha pública, el jefe de Estado germano no quiso olvidar, sin embargo, que este aniversario coincide con el de la Noche de los Cristales Rotos en 1938, cuando el régimen nacionalsocialista inició la persecución sistemática de los judíos con la quema de sus comercios y sinagogas.
“El 9 de noviembre de 1938 y el 9 de noviembre de 1989 están estrechamente ligados”, dijo Köhler pocas horas antes de que los actos conmemorativos de la caída del Muro de Berlín culminen con una “Fiesta de la Libertad” en la Puerta de Brandeburgo ante numerosos estadistas de todo el mundo.
En el acto central previsto para hoy estuvieron los presidentes de Rusia y Francia, Dmitri Médvedev y Nicolas Sarkozy, el primer ministro británico, Gordon Brown, y la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en representación de las potencias aliadas que ocuparon Berlín tras la Segunda Guerra Mundial.
También asistieron los presidentes de la Comisión de la Unión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, así como los jefes de Estado o primeros ministros de los 27 países miembros de la UE, entre ellos el español José Luis Rodríguez Zapatero.
Estadistas retirados como el ex presidente soviético Mijail Gorbachov, el ex máximo mandatario polaco y Nobel de la Paz Lech Walesa o el ex secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger fueron igualmente invitados al acto.
Durante la ceremonia actuaron la Opera Estatal de Berlín bajo la dirección del argentino-israelí Daniel Barenboim, que interpretará obras de Richard Wagner y Arnold Schönberg.
Igualmente actuaron el grupo clásico Adoro, el cantante Jon Bon Jovi, el grupo percusionista Stamping Feet, el DJ Paul van Dyck, que estrenó su himno creado para la ocasión “We are one”, y Christian Steinhäuser.
El acto finalizó con el derribo de una simbólica hilera de piezas gigantes de dominó decoradas por artistas y niños de todo el mundo, emplazada a lo largo del 1,5 kilómetros del trazado del antiguo Muro de Berlín, para recordar el fin de la “Cortina de Hierro” y la división de Berlín, Alemania y Europa.
El ex líder del sindicato polaco Walesa dio el empujón al primer bloque, que desencadenará la caída progresiva de todos simbolizando la secuencia de acontecimientos que comenzaron a principios de 1989 con las primeras elecciones libres en Polonia y desembocaron en la caída del Muro de Berlín y el fin del comunismo en Europa.
El 9 de noviembre de 1989, la cúpula de la Alemania comunista levantó de forma inesperada las restricciones para viajar fuera del país y decenas de miles de berlineses y alemanes orientales se agolparon junto a la frontera para pasar por primera vez en 28 años hacia el occidente del país

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario