Boca tropezó pero ingresó a la Copa Libertadores

El único gol del partido lo convirtió el tucumano Emilio Zelaya, al minuto del segundo tiempo. 
A los 32’ de la etapa inicial, Cristian Campestrini le atajó un penal al zaguero Rolando Schiavi. 
Con esta derrota, Boca se quedó en 30 puntos, 8 por debajo del campeón Vélez Sarsfield (38), y cortó una serie de siete encuentros sin caídas, pero se clasificó a la Libertadores por el triunfo de River Plate ante Lanús, cuando restan apenas tres unidades por jugarse. 
Arsenal, por su parte, el actual campeón del fútbol argentino, cosecha 28 puntos y sigue su buena racha, ya que venía de vencer sucesivamente a Tigre (1-0), Godoy Cruz (3-0) y Quilmes (2-1), y además superó a Boca, por penales, en la final de la Supercopa Argentina. 
En el contexto de una primera etapa discreta, el local tuvo más la pelota que Boca y sin mucho mérito fue superior en los primeros 15 minutos. 
Por los 8’ hubo un pase largo de Lisandro López a Gustavo Canales, que quedó solo con el arquero, pero se demoró y permitió la recuperación de Schiavi. 
Después, el conjunto local llegó con un centro de Zelaya, que Canales remató afuera y con un disparo de Jorge Ortiz que pasó cerca. 
La primera aproximación de Boca fue un tiro de Walter Erviti, a los 26’, pero el visitante ya había emparejado las acciones. 
Entonces, a los 30’, hubo un penal de Braghieri a Lautaro Acosta, pero el árbitro Silvio Trucco se confundió y le sacó la amarilla a Iván Marcone, cuando le correspondía al ex defensor de Rosario Central, que ya estaba amonestado. 
Cuando parecía que Santiago Silva se hacía cargo de la ejecución, la hinchada visitante comenzó a entonar el nombre de Rolando Schiavi, que jugaba su penúltimo partido antes de su retiro. 
Pero entró en escena Campestrini, que atajó el penal y le tapó el rebote a Guillermo Fernández. 
A esa altura, Boca no disimulaba lo inevitable: jugaba mal y no tenía creación. Porque estuvo desaparecido Leandro Paredes y solamente lo sostuvo la correcta tarea de Erviti. 
El local tuvo en el colombiano Carlos Carbonero, con sus desbordes por derecha, a su mejor jugador. Además, contó con otra chance a los 41’ con un tiro libre de Juan Pablo Caffa, que 
contuvo Orión a un costado. 
Al comienzo del complemento, Arsenal llegó al gol en cuatro toques: salida larga de Campestrini, que bajó de cabeza Zelaya para el desborde de Canales y la definición cruzada del ex delantero de Banfield y Rosario Central para el 1-0. 
El local siguió con su mejor andar y tuvo un tiro libre de Caffa que sacó Orión cerca del ángulo y un centro de Carbonero, que tocó el propio Caffa y la pelota se fue cerca del palo. 
Boca careció de profundidad y solamente llegó con tiros desde lejos que se fueron desviados. En contrapartida, Arsenal tuvo un cabezazo de Canales, que pegó en el palo. 
En el segundo tiempo, el equipo de Alfaro justificó la victoria ante un Boca desteñido, que sin jugar bien no tuvo claridad ni la frescura de los juveniles Fernández y Paredes. 
Tampoco Erbes tuvo buen rendimiento y solo hubo algo de Erviti. Esto fue muy poco para superar a un Arsenal, que manejó la pelota y tuvo las mejores llegadas. 
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario