Boqueteros se alzaron con importante botín de la concesionaria Renault

Hace casi seis años atrás, la concesionaria oficial Renault en Tandil de Emilio Pourtau y hermanos, era noticia porque delincuentes denominados “boqueteros” tras acceder por los techos del local comercial, forzaron la caja fuerte y se llevaron lo poco que había en su interior.

Pasó el tiempo y un hecho de similares características volvió a ocurrir en la sucursal situada en las calles Rodríguez y Arana, aunque en esta ocasión los ladrones se encontraron con un botín mucho más importante entre pesos, dólares y cheques.

Los malvivientes volvieron a transitar el techo de la concesionaria para, según los peritos, ingresar por el mismo lugar que lo hicieron tiempo atrás. Como si se tratara de las mismas personas de contextura física delgada, que en esta ocasión tuvieron un dato mucho más preciso del dinero que encontrarían en la caja fuerte.

El hecho

Se presume que más de dos personas fueron las que provocaron este robo, sabiendo que la empresa contaba con sistema de alarma que también fue neutralizado, para de esta manera llevar adelante la segunda parte de “boqueteros”, recordando que la anterior se concretó en el año 2010.

Es más, según la información recabada por este Diario, el techo tiene apenas un pequeño sector con chapas, el resto es losa, por lo que no tuvieron inconvenientes en llegar al mencionado lugar y romper las chapas para comenzar el descenso que incluyó también rotura del cielorraso de la oficina a la que accedieron desde las alturas.

Antes de “trabajar” con la más absoluta tranquilidad, se inutilizó la línea telefónica pero además se cortó la alarma desde donde está la central, lugar que solo hasta el robo conocían los responsables de la concesionaria y quien instaló el sistema.

Para los investigadores los delincuentes contaron con datos muy certeros de lugares específicos como la ubicación de la central de la alarma.

Robo

Con una precisión quirúrgica se violentó la caja fuerte del lugar que en esta ocasión contaba con 70 mil pesos, varios cheques y 800 dólares. En la oficina administrativa revolvieron todo pero hasta que no se produzca el reordenamiento se desconoce si existe en ese sector algún otro faltante.

Para completar el panorama favorable a los “boqueteros”, en el lugar no hay cámaras de seguridad que puedan brindar algún dato y el sistema de vigilancia instalado por la Municipalidad, lo más cercano que tiene a la concesionaria es un domo situado en la avenida Del Valle y Rodríguez, que poco y nada podrá aportar.

Tomaron intervención efectivos de la comisaría Segunda, el hecho fue caratulado “Robo” con la intervención del agente fiscal doctor Damián Borean.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario