Cada uno en lo suyo

 

Por Gonzalo Márquez
 
Superada holgadamente la instancia de las internas y a la espera de las generales de octubre, el gobierno municipal se dispone a ingresar en una nueva etapa haciendo lo que mejor sabe: inaugurar plazas, paseos y parques.
Por caso, hoy el propio Miguel Angel dará la pedaleada inicial a la pista de ciclismo instalada en el predio bautizado como Parque Norte, lo que en virtud de la lejanía y su vecindad con Obras Sanitarias, algunos han dado en ubicar por la loma de la curva de Del Valle.
"El voto del ciudadano de a pie ya lo conquistamos con las sendas aeróbicas, ahora vamos por el voto del ciudadano en bicicleta", se ilusiona uno de los asesores del jefe comunal, apelando al sufragio movilizado.
Desde la oposición más resentida, le recuerdan al jefe comunal que su metodología del voto-vehículo se inició cuando se subió a la cosechadora en aquellos agitados días de la 125.
Sin hacer caso a las críticas, el Intendente continúa con su idea del Tandil Soñado. Esta semana, en un lujoso hotel de la Capital Federal, se reunió con empresarios de todo el país con el fin de tentarlos a instalarse en estos pagos.
"Diez razones para invertir en Tandil" se llama la iniciativa y habida cuenta de algunos errores cometidos en el pasado (caso Thyssen y otras experiencias fallidas), el primero de los diez ítem aclararía que Tito Maggiori no está más en Promoción y Desarrollo.
Por el lado de la oposición, los ánimos parecen estar un poco caídos. Conocedores de que en política las aritméticas no son exactas, desconfían de que el Frente para la Victoria logre sumar los votos de Néstor (que es Auza),  López (que es Rizzi) y Romay (que es un santo pero no Miguel, sino Sebastián).
"En política, uno más uno no siempre es dos -ejemplifican-. En nuestro caso, y de acuerdo a los últimos sondeos, uno más uno más uno, nos está dando menos diez".
Mientras tanto, Néstor sigue acentuando su perfil de gran gestionador. Esta semana se reunió con el ministro de Agricultura de la Nación para bajar a Tandil una línea de créditos para productores porcinos. 
"Ya sabemos cómo termina el asunto cuando se crían cuervos; mejor engordamos chanchos. En el peor de los casos, los hacemos al asador", esgrimen desde el auzismo.
Y hablando de asados, todavía se espera la llegada del Diego (que no es Maradona) para juntarlos a todos en una mesa y acordar la ansiada unidad. 
"Diganlé al chico de Bossio que si no se apura se me resecan los chinchulines", se queja el parrillero.
Por lo pronto, los asesores más realistas del Frente para la Victoria se conforman con meter cuatro concejales en octubre. Por eso, y ante los buenos resultados que dio la campaña de Jorge Altamira, estarían por lanzar masivamente en twitter el hashtag #unmilagroparaNachoFosco. La idea se completaría con estampitas a entregar de mano en mano con la imagen mística del joven integrante de la JP local.
La iniciativa es descartada de plano por el sector más conservador del partido. "Hay que apelar a un apoyo rotundo de las altas esferas", plantean.
-Tienen razón -reconocen desde el otro bando-. Hay que traer a Scioli antes de octubre.
-¡Ni se les ocurra!!!! Cada vez que viene Scioli son cinco puntos más para Lunghi.
Por último, el resto de las fuerzas políticas del pueblo hace un denodado esfuerzo para quebrar la polarización. 
Siguiendo la línea de su referente nacional (Eduardo Duhalde), el concejal marplatense Claudio Ersinger apelaría al voto miedo. 
"Tengan en cuenta que si no gano, me quedo otros dos años en el Concejo", amenaza.
¿Y Martens, Olivera, Batelli, y Coronel?
Todos bien, gracias.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario