Carta de lectores

Agradecimiento

Señor Director:

Alberto Crovetto, un señor con mayúsculas. Esta carta la escribo porque aún no salgo de mi asombro y tengo vergüenza ajena. Esta mañana, tipo 9.45, fui a tu consultorio veterinario en la calle Roca 460 a llevar un perrito que vos estás tratando con tu total idoneidad y responsabilidad.
Llegué con lluvia, no tenías pacientes (cosa extraña) pero te vi muy preocupado en buscar un teléfono. Me pediste que te tuviese un poquito de paciencia, lógicamente entendí y esperé.
Una señora fue temprano a tu veterinaria y se dejó una hermosa billetera de cuero, tamaño importante, donde dentro de ella había todo tipo de documentos, tarjetas y dos tarjetas plastificadas del seguro del auto.
Además de estas cosas muy importantes, el doctor Crovetto buscó dentro de la billetera un teléfono para llamar a la señora, no encontró nada por lo tanto preocupado llamó a la compañía de seguros. Dio los datos personales de la señora y datos del auto. Le dieron un celular e inmediatamente llamó a la señora. Contestó y le dijo “se dejó la billetera en mi consultorio”. La señora no se había dado cuenta y llegó en unos 15 minutos.
Crovetto le entregó la billetera y hasta le pidió disculpas por haber revisado su billetera. La señora (aquí viene mi vergüenza ajena), tomó la billetera apurada dio las gracias “a secas” y se fue.
Pregunto, señora, usted sabe quién soy, hasta hablamos de su relación familiar con una excompañera mía. No pensó ni un solo segundo que la correcta acción del doctor Crovetto (pero no muy común) a usted le evitó gastar mucho dinero y tiempo en recuperar toda la documentación (y otras)? ¡Creo que no! Afirmo ameritaba un gracias mucho más agradecido, más emocionado ante el acto del doctor Crovetto que hizo lo correcto, lo que pocos hacen.
Lo admiro doctor y amigo Alberto Crovetto por su idoneidad como veterinario, por su compromiso con sus pacientes y por su don de señor con mayúsculas.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario