Carta de lectores

Donación al Grupo Memoria por la Vida en Democracia

Señor Director:

El lunes 11 de julio, en un emotivo acto realizado en el centro cultural La Compañía -Alsina 1242- del barrio de la Estación, la artista plástica tandilense Marita Fernández Barragán concretó la donación al Grupo Memoria por la Vida en Democracia, de una pintura de su autoría titulada “Cati Espera”. La misma forma parte de la serie “Cati”, que la autora ha presentado en diversas salas de arte del país.
“Cati Espera” expresa dolor, la herida abierta de aquella que espera a quienes nunca volverán. Este cuadro había sido expuesto por la autora el 24 de marzo de 1996 en la Plaza Independencia, en aquel multitudinario acto en que se conmemoraban los 20 años del último golpe cívico-militar. En esa circunstancia, los familiares de detenidos desaparecidos allí presentes, con gran emoción estamparon sus nombres sobre la tela, convirtiendo la obra en una verdadera creación colectiva.
Fue allí que Marita Fernández Barragán empezó a considerar que la obra ya no le pertenecía y que debía ser del Grupo Memoria por la Vida en Democracia, emblema tandilense en la lucha por Memoria, Verdad y Justicia, el depositario de la misma.
Las integrantes del Grupo Memoria por la Vida en Democracia aceptaron la donación y, finalmente, decidieron que “Cati Espera” debía estar en el centro cultural La Compañía, un lugar profundamente democrático y comprometido con los derechos humanos, que cobija la más amplia variedad de expresiones culturales y que está siempre abierto a las inquietudes de su comunidad.
A partir del lunes 11 de julio de 2016 “Cati Espera”, puede admirarse en un espacio cedido por el centro cultural La Compañía. La obra está acompañada por una bella instalación con “grullas”, símbolo de la paz y la esperanza, realizada por las artistas Sofía Gallinal Cassarotti, María Laura Larraya y Sabrina Molina Márquez.
Llegue el agradecimiento del Grupo Memoria por la Vida en Democracia a la señora Lliana Giannatasio y a toda la comisión directiva del centro cultural La Compañía, a las artistas Marita Fernández Barragán, Sofía Gallinal Cassarotti, María Laura Larraya y Sabrina Molina Márquez, y a todos los amigos y vecinos que se acercaron, en la fría tarde del lunes 11 de julio, a compartir este acto de emoción y compromiso con la memoria de los treinta mil compañeros detenidos desaparecidos.
Recordar el pasado para no repetir errores.

Grupo Memoria
——

Medidas de fuerza

Señor Director:

Se viene hablando de una posible unidad en la Central Obrera, con amenaza de paro en todo el país. ¿Es justo realizar esa medida en un país que ha sido desquiciado? ¿De dónde se sacará el dinero para satisfacer las demandas? La paralización del trabajo empeoraría la situación económica y por lo tanto se alejarían las pretensiones de los dirigentes.
Creo que antes de un paro debieran discutirse los reclamos con responsabilidad, presentando luego un petitorio a las autoridades del trabajo, con propuestas concretas, puesta la mirada en los sagrados intereses de la Nación. Pero ¡atentos!, que hay antecedentes muy fuertes acerca de operaciones para desgaste de la autoridad presidencial, dirigidas precisamente por la Central Obrera. Corresponden a expresidentes de origen radical, a saber: doctor Arturo Illia: hizo una buena gestión pero estando en pie la proscripción del peronismo, sin duda influyó para que le hicieran la vida imposible. La metodología del desgaste consistía en ejercer un constante hostigamiento al presidente, desde la sede de la CGT, con el metalúrgico Rucci como secretario. Desde allí se lo molestaba por su manera de proceder, con burlas que llegaban al colmo en soltarle tortugas en actos públicos oficiales, para significarle su lentitud en resolver problemas. Tanto hicieron para desgastarlo que finalmente el doctor Illia fue desalojado de la Casa Rosada, prácticamente a los empujones, retirándose con dignidad a su domicilio particular. No terminó su mandato.
El otro ex presidente era el doctor Raúl Alfonsín, fogoso político, que se impuso con holgura al peronista doctor Luder. Le tocó nada menos que restaurar las instituciones democráticas después de los militares del “proceso”, pero la situación económica era sumamente preocupante. A pesar de su gran voluntad para encaminarla, no logró ninguna mejoría. No contó con ayuda legislativa para votar proyectos importantes, ni tampoco de los empresarios, ¿recuerdan lo que dijo su ministro de economía doctor Pugliese padre?: “Los traté con el corazón y me contestaron con el bolsillo”. Ni hablar de la CGT con el cervecero Saúl Ubaldini como secretario, haciéndole ¡trece (13) paros generales! durante su gestión.
Como consecuencia de todo ello se produce una inflación ¡jamás vista!, razón por la cual en conversaciones con el doctor Menem resolvió anticipar las elecciones.
Como puede apreciarse, siempre es mejor el diálogo y el acuerdo, antes de ir a un paro inconsulto ¿Qué se ganó con esas bravuconadas de aquel entonces?: lo que estamos pasando ahora, lamentablemente. Recordemos aquella sabia frase que dice: “No matar a la gallina de los huevos de oro”. Muchas gracias.

Ismael Alfredo Fuentes
DNI 5.355.846

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario