Cartas de lectores

Carta abierta a los miembros del Concejo Deliberante de Tandil

 

Señor Director:

Con todo respeto me dirijo a los miembros del Concejo Deliberante de Tandil, algunos de los cuales son amigos míos, y otros que poseedores de una envidiable  juventud avasallante que veo muy positiva, (aunque se equivoquen) podrían ser mis hijos.

A todos ellos quiero manifestares, por las atribuciones que creo tener como hombre público que fui y como miembro de la comunidad tandilense que sigo siendo, la gran alegría y satisfacción que me produjo escuchar al señor concejal Claudio Ersinger cuando en un programa televisivo local anunciaba un anteproyecto de ordenanza para poner fin a la falta de respeto por todos conocida y que es la inscripción  indiscriminada de los frentes de casas particulares y edificios públicos.

Por tal motivo, quiero decirles que no solamente estoy de acuerdo con la serie de medidas que anunció para controlar ese lamentable flagelo urbano, sino que  me permito sugerirle algo más:

-Considerar la posibilidad, (si es jurídicamente posible) entre otras medidas que fueron anunciadas por  el resarcimiento por el daño causado, que  las personas que se encuentren culpables realicen trabajos comunitarios en algunas de las tantas ONG que prestan ayuda a tantos hermanos carenciados que lamentablemente existen.

-Que no quede en  la aprobación de la Ordenanza la intención de un mero “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”, ya que es también por todos conocidos, y a las pruebas me remito, la abundancia de inscripciones e innecesarias y caras pegatinas políticas en propiedades privadas y públicas, de candidatos, los que,  y no es necesario que los nombre, algunos son los mismos que van a aprobar la bienvenida ordenanza. 

Ing. Agr. Saúl Salvador Viscardi

 

Falta de respeto a los jubilados

Señor Director:

Me causa gracia el pedido del director ejecutivo de Anses en cuanto al deseo de que la delegación local sea ejemplo en el país.

Señor director ejecutivo, hoy 17 de enero de 2014 he comprobado que cuenta usted en esta delegación con un material humano excelente ya que en la fecha me han atendido con el mayor de los respetos, pero dadas las directivas recibidas, no supieron darme las razones de las mismas.

Paso a explicarle que como todos los meses fui a cobrar mi jubilación al Banco que “yo elegí” para este trámite y me entero que en mi cuenta no hay depósito alguno.

Me dirijo entonces a la delegación de Anses donde me comunican que mi cuenta “sin mi autorización” había sido derivada a otra entidad bancaria, no sólo sin mi consentimiento sino también sin haber recibido ninguna notificación al respecto.

Hago la aclaración de que mi enojo no es hacia ninguna de estas entidades ni hacia su personal, sino que tuve que hacer todos los trámites en una hora pico de 38 grados (tengo 76 años). Mi enojo va a los “ejecutivos” que toman estas decisiones sin tener en cuenta que están manejando a su antojo y sin respeto a la clase pasiva; parece ser que estos “ejecutivos” han nacido de un repollo, ya que desconocen el respeto que merecemos las personas mayores.

Señor director ejecutivo, el material humano está, lo que falta es el compromiso respetuoso de las autoridades.

Esther A. Fernández

DNI 3.586.805

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario