Cartas de lectores

Aclaración

Señor Director:

Desde la Asociación Patronal de Conductores de Taxis de Tandil nos dirigimos a usted a fin de aclarar sobre una equivocada forma de presentar su aumento de tarifa una remisera en vuestros medios y otros.

Aclaramos que las llamadas bajadas de bandera (arranque y compensación por viaje fallido), y ficha (precio por cada tantos metros), son ítems exclusivos de la tarifa de taxi, y refieren únicamente al funcionamiento de reloj taxímetro, instrumento que, a través de cuyo apócope taxi, precisamente da nombre a ese servicio público en todo el mundo, y que en sus primeros modelos funcionaba indicando una banderita lo primero, y con un sistema mecánico de fichas a caer según el movimiento del coche, lo segundo.

Por más que se le siga permitiendo hacer nuestro trabajo, el remís es otra cosa, un servicio privado con tarifa libre y precio pactado. No es taxi.

Con la intención de que llegue a la gente y se eviten confusiones, quienes hacen esta carta saludan cordialmente.

 

Marcelo Foschino

DNI 12.059.402

Presidente de APCT

———

 

Polivalente, la historia sin fin

 

Señor Director:

 

Ya pasaron 23 años desde que comenzó el plan del nuevo edificio de Polivalente. Muchas noticias han afirmado la conclusión del mismo, pero después de la rescisión del contrato de tres empresas, seguimos a la espera. Debido a la falta de compromiso de las mismas, aún no se ha podido concluir la obra.

Actualmente, estamos esperando una nueva licitación que fue programada hace tres meses por la Provincia, pero no queremos seguir de esta manera. Necesitamos la finalización total del edificio de 4 de Abril y Sarmiento y es por eso que una vez más nos hacemos oír.

La necesidad se hace urgente ya que, si bien el establecimiento actual está en funcionamiento, nadie conoce mejor que nosotros las malas condiciones en las que se encuentra: los días de lluvia se inunda y no se puede caminar porque no hay patios cubiertos y no podemos salir de los salones; esto también provoca que las paredes tengan electricidad y nosotros corramos peligro de electrocución; la galería de pastos presenta pozos ciegos, por lo cual no podemos circular por allí; el altillo está en peligro de derrumbe. A esto se le suma que no hay lugar para guardar los instrumentos musicales ni tampoco las obras de arte. Otro problema es que no podemos tener gimnasia en el edificio viejo porque no hay espacio adecuado, y en el nuevo no entramos todos, por eso tenemos que recurrir a otros establecimientos, cuyos alquileres paga la cooperadora de la escuela.

Muchos de los problemas mencionados anteriormente se deben en gran parte a que el establecimiento es un hotel refaccionado y no un lugar acorde a las necesidades propias de una escuela de arte, como corresponde. Con respecto a ello, creemos oportuno recordar el inciso j del artículo 126 de la Ley de Educación Nacional 26206, que expresa: “Los alumnos y alumnas tienen derecho a desarrollar sus aprendizajes en edificios que respondan a normas de seguridad y salubridad, con instalaciones y equipamiento que aseguren la calidad del servicio educativo”. Sin embargo, nosotros pensamos que este derecho no está siendo respetado. Además de las problemáticas de las que hablamos con anterioridad, día a día ocurren adversidades, por ejemplo, el pasado 29 de agosto, voló una madera, se desprendió una chapa y se cayeron unos ladrillos del techo del edificio de Alem y Pinto a consecuencia de un fuerte viento. Por lo que se puede observar, no podemos seguir así por mucho tiempo más.

Queremos creer que no están esperando que ocurra algún accidente en la institución para hacerse cargo de la problemática.

¿No les parece que ya esperamos demasiado tiempo?

 

Alumnos de 3 C de la Escuela Polivalente de Arte

Promesas

 

Señor Director:

 

Días pasados tuve una entrevista con Rubén Diéguez, quien prometió ayuda para terminar de construir mi humilde casa, levantada con mis propias manos. Por causa de mis escasos recursos económicos, solicité ayuda con materiales a la mencionada persona y ahora me encuentro con que la promesa de Rubén Diéguez no sirve. Por este motivo sé que otras mujeres están padeciendo la misma farsa y las convoco para que nos reunamos para pedir que respeten lo prometido.

 

María Gladys Sosa

DNI 13.320.727

 

Chau, amigo

Señor Director:

 

Como un día cualquiera me despierto temprano y como a veces no tengo apuro para levantarme porque mi actividad laboral comienza después de las 9, prendo la radio que está en la mesa de luz, y justo empezaba el noticiero. El locutor con voz entrecortada dio una triste noticia que no pude creer.

‘Anoche, por causas naturales, murió Moncho Techeiro’. La noticia fue como una bomba explosiva, me agarró como un escalofrío, no lo podía creer, pensé que estaba soñando pero al transcurrir las horas todos hablaban de la infausta noticia.

Cómo se pudo ir un tipo tan querible, tan bueno y tan respetuoso, sin saludar a nadie, con tantos amigos que tenía.

Fuiste un tipo que amaba la música, el deporte, principalmente el boxeo. ¿Te acordás las largas charlas que teníamos sobre el deporte de los puños? Conocías mucho porque los nombrabas a todos. Y del viejo y querido club Santamarina, que lo frecuentabas desde niño. Un día te comenté que iba a empezar un programa de box por radio y te pusiste contento. “Dale para adelante”, me dijiste. Y cuando me inicié con la revista fuiste uno de los primeros en saberlo y siempre me diste tu apoyo. Siempre te compré los cassettes para hacer las notas periodísticas, pero me enojaba con vos porque nunca me los cobrabas. Todavía conservo esos posters grandes que me regalabas de púgiles como Bonavena, Clay, Leonard. Cuando pasaba con mi moto por calle Rodríguez, frente a la Plaza donde tenías tu negocio, era una cita obligada. Siempre bajaba esa escalera para saludarte y siempre hablábamos de nuestro deporte favorito, que es el boxeo.  Sufriste mucho cuando se fue tu hermano “el pibe”, siempre lo mencionabas, pero ahora están juntos.

Chau amigo, te vamos a extrañar. Hasta siempre.

 

Alfredo Cicopiedi

Cloacas

Señor Director:

 

Se conformó la comisión para gestionar la instalación de cloacas en el barrio Brisas del Lago, que crece día a día.

Ya se han llevado a cabo varias reuniones en el restaurante Aureli (Lorca entre Coronel García y Brivio, frente al Lago), luego cedido gentilmente por su dueño.

Para la realización de los diversos trámites se cuenta con la invalorable colaboración de los ingenieros Mario Civalleri, de Obras Públicas, y Carlos Panozzi, de Obras Sanitarias.

Ya está solicitado el presupuesto para realizar la obra mencionada (costo por metro lineal y forma de pago), el que se le comunicará oportunamente a los vecinos.

Teniendo en cuenta la dificultad que ofrece el terreno, esta obra es de alto costo y sólo va a ser posible con el esfuerzo de propietarios y el Municipio.

Por eso es que:

-La construcción de la red troncal (entre el Club de Pesca y la calle Sandino) y la instalación del equipo de bombeo (que estaría ubicado en inmediaciones del club de Pesca), previa gestión, sería una colaboración de la Municipalidad.

-El resto del tendido y la conexión de cada propiedad correría a cargo de los beneficiarios, es decir de cada vecino.

Haciendo suyas palabras del Martín Fierro, la comisión directiva formada para gestionar la instalación de cloacas en el barrio Brisas del Lago se despide diciendo: “No es para mal de nadie, sino para el bien de todos”.

 

Cipriano García

LE 5.126.190

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario