Cartas de lectores

“El Estado es mal administrador por excelencia”

 

 

Señor Director:
“El Estado es mal administrador por excelencia”. Esta frase la pronunció un gran exponente educativo de nuestro medio en la secundaria que cursé. Ya soy mayor y analizando hechos que se producen a diario y en muchos de los ámbitos, esto es una gran y lamentable verdad.

Tomemos un simple ejemplo: Recibí el 27 de mayo por Correo Argentino las facturas por Impuesto Inmobiliario correspondiente a la tercera cuota de patente de mi auto con vencimiento el 11 de mayo, es decir que me cobraría una multa por atraso de pago de 16 días. Previendo que esto me sucedería y sabiendo, por la factura anterior, que el vencimiento sería el 11 de mayo, me presenté en las oficinas de Renta el mismo día solicitando la liquidación de la tercera cuota que pagué ese día en el Bapro.

Procedí de esta manera porque facturas anteriores las pagué con su correspondiente multa (por pagar fuera de término).

En su momento elevé mi queja por nota a la oficina de Arba en Buenos Aires, guardando copia de mi carta como también la contestación, donde se manifiesta que las facturas se entregan en tiempo y forma al Correo y que es esta entidad la que se atrasa al entregarlas a destino, modalidad que ya está incorporada en nuestro folclore. La culpa siempre la tiene el otro, no se trabaja con “responsabilidad de servicio”, no hay idoneidad. No quiero pensar que esto se haga ex profeso, recaudar y recaudar, aunque fuese deshonestamente, y en desmedro del pueblo.

Otra. Dentro de los sobre de Arba venían incluidas dos notas idénticas donde hacen publicidad respecto a gestionar el pago del impuesto vía internet (la gran mayoría no tiene ni conoce este moderno adelanto tecnológico, deben incluso hacer cursos operativos, instalar un equipo, tener lucidez mental e invertir dinero que en muchos casos no lo tienen, apenas pueden subsistir, careciendo incluso de casa propia o trabajo estable, son de edad avanzada o jubilados)

En mi caso recibí cinco sobres con diez propagandas idénticas. Da que pensar, nuestro dinero se despilfarra sin ton ni son y nos saturan con papelería cuya impresión costó dinero (¿habrá intereses creados?)

A los que les cabe la responsabilidad les sugiero se pongan las pilas y trabajen con honestidad, responsabilidad e inteligencia. Es necesario buscar acercamiento con “Juan pueblo”, no agrandar la zanja de separación que nuestro proceder aumenta día a día.

“Juan pueblo” es el laburante que mantiene los exorbitantes sueldos y regalías que se generan fuera de su conocimiento (¡menos mal!).

¿Podemos algún día poner los puntos sobre todas las íes? ¿Habrá una persona honrada que tenga las cosas bien puestas y elimine toda la gran y execrable lacra existente?

No sólo se debe pregonar y prometer; un gran estratega y estadista nos dijo “mejor que decir es hacer”.

 

Fiore Di Bello

DNI 93.678.007

 

 

****

 

 

Y… bueno, “es lo que hay”

 

Señor Director:

 

Recientes, graves y lamentables episodios de violencia deportiva, y también recientes y más lamentables y graves fallos judiciales que involucran a menores, han hecho florecer como hongos tras la lluvia una frase maldita con la que los argentinos pretendemos justificar lo injustificable: “Es lo que hay”.

Esas cuatro palabras, vaciadas de contenido, son la certificación gozosa de una  resignación suicida que esgrimimos con una inexplicable y cordial benevolencia. ¿Corrupción en los gobiernos? “Es lo que hay”. ¿Violencia en el deporte? “Es lo que hay”. ¿Recortes en las libertades? “Es lo que hay”. ¿Justicia a discreción y a pedido del interesado? “Es lo que hay”. ¿Mafias? “Es lo que hay”. ¿Delincuencia e inseguridad? “Es lo que hay”.

Es extraño, pero nunca hay un “es lo que hay” para el científico talentoso, el deportista de excelencia, el médico abnegado o el anónimo que encuentra plata y la devuelve. Tal vez “es lo que hay” es sólo tontería disfrazada de estoicismo. Pero oculta, tras una mirada pícara y amoldada, una impotencia fatal ante lo que nos hiere, y ya no nos animamos a cambiar y ni siquiera a cuestionar.

Las sociedades florecientes, y aún las que lo son pero van en camino, no se hicieron sólo con lo que había sino con lo que se podía mejorar de lo que había. Y ni hablar si lo que había erosionaba los cimientos de esa sociedad. Las palabras que usamos dicen quiénes somos. Y las frases que armamos con ellas dicen cómo somos. Muchos no estarán de acuerdo con esto. Y dirán: “Es lo que hay”. Convengamos que la sociedad argentina está en el horno. Y no se salva nadie.

 

José Brunetta

DNI 12.314.589

 

 

Por una política de Estado

en seguridad ciudadana

 

Señor Director:

 

El Frente Renovador Tandil agradece a los vecinos de Tandil la cálida recepción que dieran al diputado nacional y precandidato a presidente de la Nación Sergio Massa, en su reciente visita a nuestra ciudad.

Asimismo valoramos positivamente la actitud del Intendente municipal, quien en muestra de un diálogo político sano y productivo participó junto a su gabinete de un intercambio de experiencias de gestión (especialmente las vinculadas a la seguridad) y de opiniones sobre el futuro del país que sin dudas resultó productivo para todos.

En ese sentido, y sosteniendo su intención de participar en el diseño y puesta en ejecución de una política de estado municipal en materia de seguridad ciudadana, el Frente Renovador Tandil reitera su voluntad de colaborar con las autoridades municipales en la búsqueda consensuada de esos objetivos.

Consecuentemente, hacemos votos para que sigan adelante las propuestas legislativas presentadas en el Concejo Deliberante por la concejal Beatriz Fernández, incrementando la capacidad humana y las herramientas tecnológicas disponibles en nuestra ciudad al servicio de la seguridad ciudadana y así mejorar la calidad de vida de los vecinos tandilenses.

 

Carlos Mansilla

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario