Cartas de lectores

¿Qué capacidad de
embalse tiene el Dique?

Señor Director:
Considero que hoy nadie lo sabe con exactitud. Menos aún si lo que nació como dique seco para contención de las aguas a consecuencia de la tragedia que produjo once muertos y cuantiosas pérdidas materiales, ahora que se le instalan todo tipo de obstáculos -sin respetar, inclusive, los cien metros libres que establece una disposición legal a partir del espejo de agua- es capaz de contener una descarga pluvial de magnitud. Que es lo que realmente interesa.
  Construido poco más de 50 años atrás, el arrastre de sedimentos de diferentes tamaños fue levantando el piso. O lo que es lo mismo, fue provocando un menor volumen de retención de agua. A esto debe agregarse la irresponsable obturación con hormigón gunitado de los descargadores del fondo, que funcionaban como eliminadores del barro acumulado que, además, en medio siglo nunca fue extraído del lecho del espejo de agua.
Esto dio lugar a que quince años atrás, un estudio realizado por técnicos de la Universidad Nacional del Centro admitiera que la acumulación de lodo ya era preocupante. De ahí en más, la sedimentación fue creciendo y, obviamente, le fue restando buena parte de la capacidad de retención al embalse. Lo que importa saber ahora es si se han hecho los monitoreos correspondientes para establecer si la capacidad de retención no puede ser sobrepasada por una descarga pluvial de excepción. Y de no ser así, quién es el responsable de no haberlos realizado.
En estos días han caído en Tandil  230 milímetros en el término de una semana; pero aquí nomás, en Azul, cayeron 250 en menos de una hora. ¿Puede el Dique, ante un fenómeno meteorológico como éste, contener una descarga pluvial tan importante?
El trágico 27 de noviembre de 1951 cayeron aquí 125 milímetros en veinte minutos y se produjo la catástrofe. No había Dique entonces. Ahora que lo tenemos, ¿qué seguridad hay de que no ocurra algo que también debamos lamentar?
Entiendo que la Municipalidad no debe desentenderse de esta situación. Fácil le resultará, desde luego, atribuirle responsabilidad a la Provincia -como acostumbra hacerlo- ante lo irremediable, si algo ocurre. Pero… ¿ha hecho algo? ¿Hace algo? ¿Ignora que se puede hacer mucho previendo, advirtiendo, exigiendo, ayudando?
Este no es un caso de lavarse las manos, porque en esto va la seguridad de la población.
No esperemos que sea tarde para lamentarnos después.
                                                                 Juan Roque Castelnuovo
                                                                  LE 5.366.012
 
Ideas para transportes y comedores
Señor Director:
En torno a las actividades de las escuelas hay dos situaciones que me parecen recurrentes, repetidas, digamos, y no por ello menos problemáticas: el transporte de los alumnos a las escuelas de “concentración” y los comedores escolares.
¿Se repiten o es sólo mi imaginación?
Si la respuesta fuera no, hagamos de cuenta que no he dicho nada. Pero si fuera sí –se repiten–, busquemos soluciones duraderas.
¿Qué propongo? Que el Municipio se haga cargo del transporte con el Fondo Sojero. De los comedores, con la Tasa de Salud. Por supuesto, a partir del próximo ciclo lectivo 2013. Mientras tanto habrá tiempo para debatir, prever en el nuevo presupuesto, negociar con el Gobierno provincial y ajustar las formas operativas.
A manera de “fundamentos” dejo una reflexión final:
Los chicos son de Tandil, son nuestros.
El Fondo Sojero es “bien rural”. Alimentarse es salud.
¿Será así como los “impuestos vuelven al pueblo”?
                                                                   Carlos A. Pina
                                                                   DNI 5.380.521

Agradecimiento

Señor Director:
La Oficina Gremial (Delegación Tandil) de la Asociación de Empleados de Casinos Nacionales quiere expresar por este medio su profundo agradecimiento a las instituciones que el día 15 de agosto del corriente colaboraron en la realización del festival con motivo del festejo del Día del Niño en las instalaciones de la Escuela 32 del barrio Villa Gaucho de esta ciudad.
Concretamente, al subcomisario Ignacio Chio del Cuartel de Bomberos por facilitar la Unidad de Rescate que trasladó a los payasos hasta la escuela mencionada, al comandante de la Brigada Blindada I por ceder la cocina de campaña para servir el chocolate que se degustó en la ocasión y al Centro de Panaderos Regional Tandil que aportó las confituras para dicho evento.
Gestos de esta índole demuestran el grado de participación y solidaridad de las instituciones mencionadas, relacionadas estrechamente con la comunidad toda,  puestos al servicio de los que menos tienen.
                                                            Luis Alberto Borromeo
                                                               DNI 13.616.944
 

Tandil, Lugar Soñado (que no se convierta en pesadilla)
Señor Director:
En primer lugar quiero aclarar que soy nacido y criado Tandil, al igual que mi familia. Considero a esta ciudad como la octava maravilla del mundo, y es nuestro lugar que elegimos para vivir. En los últimos 20 años Tandil ha venido cambiando, es una ciudad mucho más grande en población, infraestructura, recursos y belleza. Esta última se debe gracias al esfuerzo de la Intendencia y toda la comunidad.
Hoy la persona que viene a visitar y conocer Tandil encuentra paseos, plazas, parques y atracciones turísticas como en ningún otro lado. Todo esto hace que nuestra ciudad sea cada vez más atractiva para turistas y visitantes de diferentes lugares. Esto está haciendo crecer la ciudad, especialmente en turismo. Pero quiero hacer hincapié en los recursos, nuestras sierras, plazas, parques, campos, calles y lugares de atracción, donde las personas encontramos descanso, diversión, distracción y por sobre todo relax.
El lema de Tandil es “lugar soñado”, pero estamos a tiempo de evitar que de soñado pase a pesadilla. Soy vecino de Tandil y tengo la suerte de poder vivir rodeado de sierras, cerca al Dique. Elegí este lugar por su tranquilidad y belleza.
Esta semana llovió en gran cantidad en nuestra ciudad y lo hizo hasta el sábado (cayeron más de 150 milímetros de agua en el acumulado de la semana). Se imaginan la cantidad de barro y agua acumulada.
Este domingo se organizó una de las tantas competiciones de descenso de bicicleta desde las sierras (actividad que se ha vuelto habitual en los últimos 2 años). Invito a todos a ver cómo después de la lluvia y el paso de las bicicletas, el barrial que quedó, dejando una imagen lamentable. Además, se suman los vehículos que participaron de la organización del evento. Esta actividad se realizó en la sierra donde está ubicado el monumento al Quijote con descenso hasta el Puñón Mapuche.
También, incrementan el daño los cuatriciclos y motocross que circulan a toda velocidad, sin precaución, en la misma zona que ocurrió el evento arriba mencionado.
Lamentablemente estamos perdiendo este paseo y la vista del lugar gracias a una actividad no controlada (o por lo menos eso es lo que parece). Soy amante del deporte, lo práctico desde chico y es lo que le inculco a mis hijos todos los días, como así también los valores y el respeto a los demás. Estamos en una sociedad libre, pero nos estamos convirtiendo en una sociedad donde hoy existe el libertinaje. Evitemos la pesadilla. Muchas gracias.
Rodrigo Cevedio
  
Pasión por el rugby
Señor Director:
Me comunico con ustedes para contarles algo que espero les guste. No sé si hago bien en ser yo quien lo cuente debido a que soy su mamá…
Les cuento que tengo un hijo de 17 años, quien por ser gordito y tras una larga depresión infantil, a sus 8 añitos comenzó a jugar al rugby porque allí lo aceptaban tal cual era.
Para nosotros fue un sacrificio lograr llevarlo, debido a que vivimos en María Ignacia Vela, un pueblito a 60 kilómetros de Tandil donde están los clubes de rugby.
Así lleva casi 10 años viajando martes, jueves, viernes a entrenar a Tandil. Pero este año llegó la noticia más linda, ¡fue convocado para el seleccionado de Mar del Plata! A lo que esto hoy por hoy le sumamos, lunes y miércoles ir a entrenar a Mar del Plata, lo cual son 200 kilómetros más… El amor por el rugby que Enzo (Macerata) siente nos fue contagiando. Mientras podamos, estaremos apoyándolo cada lunes y miércoles, recorriendo 260 kilómetros de ida y 260 de vuelta, más los martes, jueves y viernes 60 kilómetros de ida y 60 de regreso. Si esto no es amor al rugby, ¿qué es, chicos?
Espero que esto sirva a muchos y contagie a más, que la distancia no los asuste, la pereza no es un deporte sano… principalmente en los tiempos que vivimos.
Graciela Ramallo

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario