Caruso Lombardi dejó de ser el entrenador de San Lorenzo, luego de una larga reunión

Tras una extensa reunión de casi cuatro horas, en las oficinas de Ideas del Sur, propiedad del vicepresidente de la institución, Marcelo Tinelli, Caruso Lomabrdi acordó su alejamiento con el presidente de la entidad Marcelo Lammens.
"Me parece que para descomprimir era lo más lógico irme, hubo buena voluntad de las dos partes. Me estiré todo lo que pude, pero a los dirigentes les costó mucho hacerles entender algunas cosas, pelearon mucho la plata del club", explicó Caruso Lombardi a la salida de la reunión en la noche del martes.

El ahora ex entrenador de San Lorenzo añadió que "lo más importante es haber llegado a buen término. Había voluntad de ellos pero creo que no era lo lógico. Me duele tener que irme de San Lorenzo. Querían que dirija en Mendoza con Godoy Cruz (partido de undécima fecha), pero me iré mañana tras la práctica".

"Lo mío no es sólo lo económico, no tuve una relación mala con los dirigentes. Sé que los jugadores querían que siga, pero me parece que es la salida más lógica y concreta", prosiguió el DT.

Por último, Caruso Lombardi indicó que "llegamos a un acuerdo, no hubo renuncia, tampoco me la pidieron. Mañana dirijo yo, pasado capaz que también, no quiero dejar a los jugadores en banda. Hasta que necesiten estaremos ahí", concluyó.

Esta noche, pasadas las 19, Caruso Lombardi llegó al edificio de Ideas del Sur para arreglar su desvinculación. 

Sin bajar de su auto habló con los medios y manifestó: "no es lógico lo que hicieron. Primero tienen que arreglar conmigo y después hablar con otro técnico. Es falta de experiencia y le voy a decir las cosas cara a cara, como corresponden".

De buen ánimo añadió que "hoy vengo a hablar de plata. Las cosas cambiaron respecto de la propuesta que le hice ayer a Matías  (Lamenns)".

Finalmente, señaló que "lo que hicieron los deja mal parados como dirigencia, nunca me quisieron y no me comparen porque nunca hice lo que hizo (Juan Antonio) Pizzi".

El entrenador, quien dijo que lo llamaron siete jugadores para pedirle que por favor se quedara, ingresó a la reunión con el presidente Lamenns y el tesorero Leonardo Lipera, mientras que extrañamente no estuvo el vicepresidente Tinelli.

Esta mañana, Caruso Lombardi le había exigido a los dirigentes "que lo echen" si quieren su salida ya que él no dejará el cargo porque siente "el apoyo de todo el plantel".

"Es mentira que no tengo fuerzas para seguir. Yo no me voy porque me quieren todos los jugadores, aunque me insulte todo el estadio me voy a quedar. Lo de (Matías) Lammens (presidente de San Lorenzo), que me dijo que hoy venía y no apareció fue de mal gusto", disparó Caruso Lombardi en Radio La Red.

Caruso Lombardi arremetió aún más contra la dirigencia y aseguró que "estoy asombrado. Me atacan como persona y no como director técnico. Si mañana Pizzi dirige la práctica será una de las vergüenzas más grandes del fútbol argentino".
"Basta de ensuciarme, me tienen podrido. No me importa si hablaron con Pizzi. El DT de San Lorenzo soy yo. Si mañana voy a la práctica y está Pizzi, les pediré que me paguen todo el contrato", adelantó furioso.
En tanto, por la tarde, Pizzi había arreglado los números de su posible contrato con la institución, en un acto de desprolijidad de la dirigencia de San Lorenzo que se puso en contacto con un entrenador cuando Caruso Lombardi aún no se había desvinculado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario