Charly García salió del neuropsiquiátrico y se alojó en un campo de Palito Ortega en Luján

El músico Charly García fue externado ayer de la clínica neuropsiquiátrica porteña donde estaba alojado desde el mes pasado y continuará su tratamiento en un campo del cantante y ex gobernador tucumano Palito Ortega, en la localidad bonaerense de Luján.
El rockero abandonó ayer por la tarde la clínica neuropsiquiátrica Dharma, en el barrio porteño de Parque Patricios, y fue llevado a un campo de Palito Ortega en Luján.
La externación de García se concretó con autorización judicial, pero el músico deberá continuar con su tratamiento de recuperación de la adicción a las drogas.
García estuvo internado en Dharma desde el 13 de junio, luego de un breve paso por la Unidad Presidencial del Hospital Argerich.
El tratamiento, de acuerdo a lo dictado por la Justicia, debe ser “domiciliario y estricto, con visitas limitadas”, por lo que sólo lo podrán tomar contacto con Charly personas autorizadas previamente por el juzgado interviniente.
Hace algunos años, Ortega y García compartieron varios días en la quinta que Palito tiene en Luján, donde también tiene armado un estudio de grabación, y dejaron plasmados algunos trabajos conjuntos.
Charly había tenido una crisis de nervios en Mendoza, donde incluso sufrió heridas al destrozar dos habitaciones del hotel, y debió ser internado en una clínica de la provincia, donde se le detectó una neumonía.
Trasladado por vía aérea a Capital Federal, García estuvo alojado algunos días en el Argerich, desde donde los médicos decidieron dar intervención a la Justicia y aconsejar su tratamiento neuropsiquiátrico.
Desde el incidente en Mendoza Charly no consume drogas, y el tratamiento que se le siguió en los primeros 20 días fue sólo para desintoxicarlo.
La relación entre Charly García y Palito Ortega se inició en 1977, pero de manera poco convencional si se toma en cuenta el momento que hoy los une.
En ese tiempo, Charly había criticado con dureza una de las películas filmadas por Ortega, y éste le inició un juicio que terminó cuando García se retractó.
En 2005, Luis Ortega, uno de los hijos de Palito, invitó a Charly a un evento en el Faena Hotel y allí se produjo el nuevo encuentro entre ambos músicos, uno surgido del “Club del Clan” y toda la música pop, y el otro cuya base armónica estaba en el rock nacional.
Luego Palito le ofreció su estudio de grabación en Luján y Charly aceptó armar allí su disco “Kill Gil”, que hasta el momento no vio la luz.
La misma situación que atraviesa ahora García la transitó el ex futbolista Diego Maradona en abril de 2004, cuando por decisión propia abandonó la Clínica Suizo Argentina y continuó su recuperación en una quinta de la localidad bonaerense de General Rodríguez.
Sin embargo, los excesos de Maradona, como comer más de la cuenta -cuando pesaba más de 110 kilos-, obligaron al médico personal Alfredo Cahe a tener que internarlo nuevamente en la Clínica Suizo Argentina. (NA)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario