Cientos de personas festejaron el centenario de Fulton con espectáculos y actividades

La celebración se inició temprano por la mañana con la misa y luego se inauguró el mástil. A continuación, se realizó el desfile cívico rural, del que participaron agrupaciones criollas, instituciones educativas, autos antiguos, maquinarias agrícolas, motos y la murga de los niños que concurren a la Escuela de Fulton. 
Además, se descubrió la placa fundacional del proyecto de panificación de la escuela secundaria del pueblo. 
Al finalizar el desfile hubo un almuerzo con fogones populares habilitados y varios espectáculos artísticos durante toda la tarde. Entre ellos, el grupo Los Siesteros, Raúl Caamaño, danza a cargo del Centro Vasco Gure Etxea, un espectáculo circense y también se presentó la academia Raíz de Nuestra Tierra. 
 
Placas
A las 18 se descubrieron las placas que se colocaron en el acceso al poblado. Una de ellas lleva el nombre de Estación Fulton, otra es un recordatorio por los cien años, y por último se colocó otra con el nombre de la plaza Magdalena Schang, que fue quien donó en su momento los terrenos en los que está ubicado el espacio verde. Por su parte, el padre Raúl Troncoso realizó la bendición del lugar. 
Asimismo, se entregaron certificados a los pequeños que custodiaron el baúl de los recuerdos, que se abrirá dentro de 50 años. 
 
El acto
A las 19 se llevó a cabo el acto protocolar en el cual la presidenta de la asociación civil Estación Fulton, María Angélica Santamaría, agradeció al Intendente y a todos los que trabajaron para que la fiesta fuera posible. Además, pidió un aplauso para Marisa Smidt y su hija Paola Méndez, quienes realizaron la inmensa torta de 300 kilos. 
Luego, el intendente Miguel Lunghi recordó que “hace cien años el ferrocarril cumplía el rol de conectar territorios, ayudar a poblar y transportar las cargas por estas pampas. Por una cuestión operativa el modelo inglés de los ferrocarriles planificó paradas, es decir estaciones, donde se subían las cargas, se abastecían las locomotoras, y se organizaba el tráfico de ida y vuelta para consolidar un servicio esencial como es el tren, así los insumos que la comarca no producía, el correo, las personas que viajaban y la carga de cereales tejió una red que desarrolló nuestra pampa entre el siglo XIX y el XX”.  
Fulton nació como “estación del ferrocarril del sur, para unir Tandil con Lobería. En 1930 el progreso estiraba el cuello para mirar el futuro, los tambos, los quesos, la escuela para hacer el pueblo grande, el club, la biblioteca y la capilla”.  
“Esta sencillez de las cosas verdaderas, de la gente trabajadora, del campo como tractor de una economía regional no cambió nunca, ni pasó de moda, ni dejó de moverse, sólo el tren fue el que partió para no volver más, lamentablemente, y así fue silencio en la ruta”, expresó. 
Y añadió que “los fultenses no hicieron silencio ni dejaron de cantar y esta vida en calma con grillos y siesta amasó los sueños con el jardín de infantes, la escuela de concentración, el anexo de la escuela técnica y de adultos, y el club, porque aquí en la ruralidad, la vida se trepa feliz a cualquier nube”.
“Cien años es mucho como siglo, pero muy poca cosa para tanta historia y tanto esfuerzo”, concluyó. 
 
Una inmensa
torta
A continuación se presentó la gran torta de 300 kilos, que pudieron degustar todos los presentes. Marisa Smidt, quien la elaboró junto a su hija Paola Méndez, explicó que “hace exactamente 10 días que empezamos a elaborarla, tenemos un emprendimiento gastronómico que va a salir a la luz en marzo y ésta fue una forma de dar a conocer las características del mismo. Nos repartimos el trabajo, Paola se encargó de una parte muy importante, que es la que se come y yo me encargué de la parte de la decoración”.
“A pesar de que hace sólo 14 años que vivimos en Fulton nos hemos encariñado muchísimo con el lugar, es nuestra casa, nuestra familia y era una forma de expresar un poco toda la historia en algo distinto”, resumió.  
En tanto, su hija Paola indicó que “la idea fue hacer diferentes cuadros con distintos estilos de trabajo que hay ahora y cien años atrás. Cada cuadro se expresó con cosas distintivas de cada trabajo”. 
En primer lugar, realizaron una maqueta de la estación (que es la torta principal) “para que saliera lo más parecida posible”, la cual está representada con medida a escala, 25 en mil. 
Smidt afirmó que “fueron muchas horas diarias de trabajo, incluso anoche (por el domingo) no dormimos ninguna de las dos porque no nos daba el tiempo y terminamos de poner el último detalle cargando la torta”.
Por último, Paola remarcó que “todo salió bien, no se rompió nada, llegó todo a destino y tuvo un buen recibimiento por parte del público”. u
 
RECUADRO***
 
Lunghi planteó la necesidad de recuperar 
el ferrocarril de pasajeros y de carga
 
En diálogo con El Eco de Tandil, el intendente Miguel Lunghi expuso la necesidad de tener “una política previsible, que no es nuestra, para que la gente se siga quedando en estos lugares. Está cerca de Tandil, se vive más tranquilo sin tanto correr, a veces puede vivir la familia acá y trabajar el marido en la ciudad. Yo creo que estos pueblos van a reavivarse de a poco, hay que recuperar todas las vías ferroviarias, la carga tiene que ser por ferrocarril, es mucho más barata, es segura”. 
En ese marco, aseguró que “tenemos accidentes de tránsito terribles con mucho gasto, aparte de las muertes que es lo más grave. En todo el mundo usan los ferrocarriles y nosotros tenemos la habilidad de haberlos parado a todos. Hay que hacer una política de Estado de todos los gobiernos, y en varios períodos volver a recuperar todo esto”. 
A su vez, afirmó que “tendríamos que sacar toda la producción de Tandil por Quequén, está acá nomás en kilómetros y no por Capital Federal, y tenés las vías, hay que hacerlas nuevas pero es un ahorro de costos impresionantes. Con los camiones en Capital Federal para entrar al puerto esperás días, aumentando el costo, los accidentes, los problemas”.
“Esperemos que lleguen dirigentes que tengan un poco más de estadistas y se pongan de acuerdo en recuperar el tren. Con eso van a mejorar todos estos pueblitos rurales que son tan queridos por la gente”, subrayó. 
Además, recordó que el pidió al gobernador Daniel Scioli el tren para Azucena, Juárez y otros pueblos porque “soy un convencido de que hay que recuperar el tren, pero ir de a poco, y no solamente turístico, yo estoy hablando de pasajeros y de carga”.
Y recalcó que sería dinero muy bien invertido porque “las rutas se rompen, no se puede controlar el sobrepeso en la ruta, se asfalta una ruta y al poco tiempo otra vez empiezan a romperse. Hay que tomar la decisión y que en varios períodos vaya avanzando y eso va a reactivar todos los pueblos del interior”. 
“Gardey va a crecer mucho ahora con el gas y va a tener 40 nuevas casas del Procrear, eso es muy bueno. Mucha gente va a vivir allí y trabajará en Tandil, y si tiene el tren todos los días puede ir a trabajar en tren”, concluyó. 
 
El acceso
En cuanto a la mejora del acceso que reclaman los fultenses, afirmó que “yo estuve en el acceso allá lejos y hace tiempo porque en el ‘65 lo inauguró mi padre, que era intendente. Después tuvimos la no habilidad de mantenerlo, llegaba hasta el pueblo el asfalto pero se levantó todo por no mantenimiento, como el acceso a Azucena o La Numancia”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario