Clausuraron Perdón Ramón tras una nueva denuncia

El boliche Perdón Ramón, situado en Santamarina 655, fue clausurado ayer en horas de la madrugada luego de que desde Inspección General del Municipio constataran la presencia de menores de edad dentro del lugar. La situación se produjo a raíz de la denuncia de Gladys Peralta, la madre de la joven que fue salvajemente golpeada a la salida del bailable el pasado 13 de diciembre, y que ayer fue víctima de nuevas amenazas cuando se encontraba dentro de la discoteca.
Cabe recordar que el 13 de diciembre, cuando Mariel Peralta salía de bailar, fue salvajemente golpeada por un grupo de cinco adolescentes que la atacaron hasta dejarla inconsciente, tendida en el piso, y luego se dieron a la fuga. Posteriormente, las cinco agresoras fueron identificadas por la policía (tres de ellas eran menores), y se inició una causa.
En diálogo con El Eco de Tandil, Gladys Peralta explicó que su hija estaba en Perdón Ramón cuando la llamó, a alrededor de las 3.30, para pedirle ayuda porque estaban las chicas que la habían golpeado y la agredían en forma verbal permanentemente.
“La fui a buscar. El dueño de Perdón Ramón había dicho que no las iba a dejar pasar más, pero no cumplió. Yo fui a retirar a mi hija, y me dio mucha bronca que el dueño empezara a sacar a los menores cuando vio que llamé a Defensa Civil”, cuestionó.
Peralta contó que “fueron cuatro inspectores y lo clausuraron porque encontraron menores adentro y a su vez, a varios sin documentos pero fue a raíz de que yo llamé por lo que estaba pasando”.
“Yo le pegué un sopapo a una de las chicas después de que me dijo tres veces que la había golpeado a mi hija”, confió.

“Las amenazas
continúan”

Además, contó que “en el Facebook una de las chicas puso una foto mía y me dedicó un testamento. En los comentarios reconocen que la golpearon entre tres, y dicen que lo van a volver a hacer, que el ´bardo´ va a seguir, dicen con las palabras de ellas”.
En tanto, explicó que ayer “tuvo que venir la ambulancia a casa y llevarla al Hospital porque se descompuso”.
Además, debió ser asistida por profesionales porque “el daño psicológico sigue, las amenazas siguen, están públicas en el Facebook”.

La clausura
Por su parte, el subsecretario de Comunicación del Municipio, Mauricio Acosta, aseguró que se trató de dos inspecciones de rutina.
Uno de los controles fue “en el horario de ingreso al boliche y otro a mitad de la madrugada. En la segunda ronda de inspección se constató la presencia de menores de edad, de 14 y 15 años, y había más personas sin documentación que se supone que también eran menores”.
Por tal razón, se labró un acta y se determinó la clausura preventiva. Ahora pasará la causa al Juzgado de Faltas que será quien determinará cómo sigue el proceso. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario