Comerciantes reclaman formar parte integral de la peatonal ?A Cielo Abierto?

Esta vez, a través de los comerciantes del lugar, quienes según cuentan, conviven con la presencia constante de “banditas” de adolescentes que se juntan dentro de la Galería de los Puentes o en el mismo pasaje. Además reclaman mayor seguridad, iluminación, barrido y limpieza, y darle vida a la Plaza de las Artes; entre otras demandas.
Cuentan además que desde que se comunicó el proyecto para la primera cuadra de “A Cielo Abierto” sobre calle 9 de Julio, la idea era incluir esta céntrica arteria en la renovación del paseo. Los comerciantes participaron en varias reuniones en la Cámara Empresaria, entusiasmados apostaron a esta iniciativa que los incluía y que hoy, varios meses después, la realidad les demuestra lo contrario.
Relatan que enviaron varias cartas y emails, tanto al Municipio como a la Cámara Empresaria, que nunca tuvieron respuesta. Aclaran además que su reclamo sólo es para mejorar una galería que “no es galería”, este pasaje que “no es pasaje”, en una peatonal que “no es peatonal”.
Ellas son Nora Val, comerciante de la Galería de los Puentes; Victoria Adam del local “MV Tienda de Diseño”; y Verónica Cerdeira de “Este loco Corazón” -ambos comercios ubicados sobre el Pasaje Fournier 22- pusieron de manifiesto su reclamo, que se suma al de los vecinos del edificio San Jor ubicado sobre la misma arteria.

“Estamos expuestos”
 
Victoria Adam contó que “la cuestión comienza cuando decidimos abrir los locales, abalados por la Cámara Empresaria y por la Municipalidad con el proyecto de que el pasaje y la galería, junto con Da Vinci, iban a ser un espacio familiar, que se iba a renovar un poco porque este pasaje era un lugar muy oscuro donde se juntaban barritas de chicos y había muchos grafitis”, situación que “supuestamente” se iba a revertir.
Contó que cuando comenzó la construcción de la peatonal y la reforma del pasaje, las tres integraron la comisión de la Cámara Empresaria, junto a representantes de la Municipalidad, de 9 de Julio, del pasaje y de la galería, con quienes se reunían una vez por semana para tratar varios temas -entre ellos- revalorizar la plaza como un espacio público, “donde también estuvieron involucrados los vecinos en estas charlas informativas; pero llegamos a febrero sin ningún tipo de respuesta, sin ningún tipo de avances de las obras, ya con los locales puestos, entonces lo que terminó sucediendo es que empezamos a mandar notas a la Municipalidad y a la Cámara con este efecto de formalizar los pedidos y que queden por escrito, nunca obtuvimos respuesta de ninguno de los dos sectores que hasta el momento venían acompañándonos en esto, hoy estamos a agosto de 2012 y no se ha hecho nada”.
Si bien Adam reconoció que “somos conscientes de que la peatonal se va haciendo en etapas y todo junto tal vez no se pueda hacer”, apuntó a que “lo que estamos pidiendo concretamente es no volver atrás, no retroceder y que el pasaje siga oscuro porque tampoco se hizo mucho refuerzo de iluminación, cuando se fue Da Vinci (restobar) la galería volvió a ser tierra de nadie y los locales que están adentro –como es el caso de Nora- es autogestionar, embellecer la galería para que no quede un lugar tan desierto; pero así y todo baja el sol y se llenan de banditas de chicos, vuelven a escribir todas las paredes…”, situación que sufrió en su propio local.
Expresó también que “estamos expuestos permanentemente a que entre gente a la galería y se generen situaciones confusas, hay una sensación de inseguridad que eso hace que la gente que pasa por la peatonal no quiera ingresar ni al pasaje ni a la galería”.
Poca iluminación
En tanto, Nora Val denunció “la falta de iluminación”, y mencionó que en febrero de este año le enviaron una nota dirigida al intendente Miguel Lunghi, con firmas de vecinos, comerciantes del pasaje y de la galería, y habitantes del edificio San Jor, porque en ese entonces lo que les preocupaba era “la plaza porque es hermosa, que debería estar lleno de chicos. Es un desperdicio este espacio, es más nos ofrecimos nosotras mismas poner la pintura y pintar”, pero no pasó nada.
Describió que “después de un año y pico nosotras estamos involucradas todavía en la obra de la otra cuadra con materiales y un baño químico que viene la gente de la otra cuadra a utilizarlo”.
Consideró esto como “injusto”, porque es “es muy poco lo que hace falta, acá hace falta voluntad”. Asimismo, Val contó que “el día sábado yo personalmente llamé dos veces al 101 para que vinieran a sacar a los chicos de la galería. Vos vas ahora y está desierta, los chicos suben y se quedan arriba, es remar en el barro la verdad porque no podés con los chicos porque te insultan, te contestan mal, te amenazan, te pintan los vidrios. Llamé y me dijeron que no podían hacer nada porque son menores, a ver si podía hacer algo yo”.
 
Recolección de residuos
 
Además de los pedidos que se hicieron puntualmente cuando comenzaron en la Cámara Empresaria, la comerciante Verónica Cerdeira pidió por su parte “tener la continuidad en el pasaje de barrido y limpieza, y recolección de residuos, que ni el edificio, ni las oficinas ni los locales que estamos acá tenemos tachos para los residuos ni un contenedor, y vuela la basura que se acumula en la plaza”.
“Un perro muerto había el otro día”, comentó Val, a lo que Cerdeira acotó que “nos dijeron que esa plaza no se puede tocar porque es municipal, entonces que se encarguen de ponerla en orden. Nosotras ponemos nuestra voluntad, hacemos limpiar los vidrios y todo, pero la pintura de las casas ya están arruinadas, de las oficinas también”.
Más allá de los chicos, Val pidió que “si no hay ningún encargado o a nadie le interesa que nos autoricen a nosotras a que podamos intervenir en eso”, tanto a comerciantes como a vecinos. Propuso “poner un pochoclero, traer espectáculos, mil cosas”, a lo que Adam y Cerdeira se sumaron al confesar que incluso ya lo han presentado como alternativa y tampoco obtuvieron respuesta.
 
Parte integral
de la peatonal
 
“Queremos también es que esto sea parte integral del proyecto de la peatonal, que incluye 9 de Julio desde Pinto y ahora hasta Sarmiento, pero el pasaje que es parte de la 9 de Julio no es parte integral del proyecto, si bien figura nadie se hace cargo de eso”, critico Adam.
“Están nuestras notas presentadas en la comisión de la Cámara Empresaria, se pueden pedir, y pedir además qué hicieron ellos por los comerciantes hasta el día de hoy”, dijo Cerdeira, y acotó que “se sumaron más vecinos, gente de los cafés”.
Si bien admitió que no todo depende del Municipio sino del emprendedorismo de los mismos comerciantes del lugar, cuestionó que “es una peatonal que no tiene una normativa, que no funciona a 9 meses de estar inaugurada”.
Para Adam, “todo queda en el aire y tampoco se necesita tanto, se necesita que se corte el pasto, se sacaron todos los árboles, creímos que era por una causa, con un criterio, se sacaron los juegos, cada vez es menos plaza pero ponen un cartel que anuncia Plaza de las Artes al fondo; es incoherente”.
Cerdeira pidió además que pongan cámaras de seguridad porque advirtió que hubo robos de motos que estaban estacionadas al fondo del pasaje, sumado a lo ocurrido en las cocheras cuando ingresaron malvivientes hace algunos meses. Dijo también que al ser mujeres “hay corridas” y tienen miedo.
 
“Necesitamos un motivo”
 
Adam reconoció que necesitan que el pasaje “tenga un motivo, una plaza, un espacio público y familiar, al igual que la galería porque son lindos”. Se lamentó luego al decir que empezó con 6 macetas y barrotes, y ahora quedan sólo 2, a raíz del deterioro y del vandalismo.
Por último, Val expresó por su parte que esto “no es plata, es desidia, es dejarlo porque total lo atamos con alambre”. Admitieron que tienen toda la voluntad pero que no pueden “ir solas”.
“Tendrían que apoyarnos porque somos pequeños comerciantes y qué quieren lograr, que otra vez quede todo vacío”, dijo Cerdeira, y resaltó que “la parte de los vecinos también han hecho carta por la seguridad, por la entrada a la cochera, nosotros como comerciantes nos vemos desamparadas por la Cámara Empresaria también, no sólo Fournier, no hay reuniones desde antes de Semana Santa, no hay aportes, lo que se debería revalorizar de un Cielo Abierto es que la gente encuentre un paseo agradable es todo lo contrario”.
Por último, Adam subrayó que “nosotros apostamos a este espacio que era un espacio que no tenía vida comercial, justamente por el proyecto que iba a venir, entonces encontrarnos a un año de eso sin haberse concretado es como que te estafaron en tu buena fe”, por lo que apuntaron a que esto se mejore.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario