Cómo cuidarse ante las comidas de las fiestas

Primeramente señaló que debemos pensar: “No es el último día que voy a comer”, sino que los platos que se preparan para celebrar también se pueden cocinar en otros momentos del año. En este sentido también mencionó la importancia de comenzar el día como si fuera uno normal, por lo que es imprescindible no llegar con hambre a la hora de la cena, sino desayunar y respetar las comidas diarias.

En una mesa de dulces se pueden incorporar 1.700 calorías, que es la cantidad que necesita la mujer promedio, aunque esa misma cantidad se ingiere en una picada y también en un plato principal, por lo que se adquirirían las calorías equivalentes a tres comidas diferentes. Por eso se debe considerar a qué se quiere dar prioridad y dejar aquellas cosas que se pueden comer otro día.

A quienes siguen una dieta en particular, recomendó comenzar con un plato de vegetales para que luego todo lo que se coma sea con conciencia. A la hora de la mesa dulce, sugirió reconocer cuáles son las cosas que cada uno disfruta más para hacerlo de a poco y satisfacer el apetito con lo que más se desea. Incluso, se pueden hacer tragos con gaseosas light y frutas, sin necesidad de acudir a bebidas altas en azúcar.

Incluso, enfatizó: “Más no es calidad, sino que se trata de saborearlo, diluirlo. El placer que uno siente es el contacto de la papila gustativa con el alimento. Por lo que si se come rápido, el cuerpo necesita más cantidad para sentir ese placer”.

Finalmente, recomendó realizar los ejercicios que cada uno desee para intentar relajarse ante las tensiones de diciembre y afrontar los días con paz, ya que, de lo contrario, indefectiblemente se come más.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario