Cómo proteger de los estruendos a las mascotas estas fiestas

Mencionó que se desconocen efectivamente los motivos por los que algunos perros se asustan y otros no, aunque existen teorías que aseguran que se trata de una cuestión genética. Estos postulados aseguran que las razas de caza no se asustan porque estarían acostumbrados a los disparos, gracias a generaciones anteriores que desarrollaron una defensa ante estos ruidos fuertes. Aunque también se relaciona con la sensibilidad auditiva que tienen. Por su parte, los gatos son afectados en menor medida y, en vez de huir, se esconden en un lugar de la casa en el que ellos se sienten seguros.

Para cuidarlos, la veterinaria señaló que es esencial colocar los perros en algún lugar de la casa donde se sientan resguardados y no presente ningún posible peligro, ya que su primer reflejo es salir corriendo sin dirección ante los fuertes ruidos que les causan fobia y miedo. También puede ser alguna habitación aislada o con música encendida, donde no haya ventanas con las que se pueda lastimar y que, al mismo tiempo, sienta que se puede resguardar. Asimismo, tener al animal cerca lo ayuda a sentirse cómodo y a no entrar en pánico.

Otra alternativa, que Laborde aconseja considerarla la última opción, es sedar al animal. Las conocidas ‘gotitas’ son un pre anestésico y se debe tener en cuenta que siempre hay efectos secundarios. Es por ello que para su administración es indispensable el asesoramiento de un veterinario, ya que la dosis adecuada depende de la condición del animal. En caso de ponerla en práctica, recomendó probar la medicación días antes para conocer cuál es la reacción del animal luego de su administración.

La importancia de la provisión de estos cuidados reside en la necesidad de evitar que luego de las fiestas haya perros atropellados o perdidos. O que, incluso, aquellos perros que se encuentren cerca de los estallidos, sufran pérdida de la audición, una afección irreversible, mientras que los gatos pueden sufrir heridas a causa de los fuegos artificiales, ya que algunos al contrario de huir, se acercan al objeto de estruendo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario