Con baja expectativa y menor inversión, el agro espera la sesión legislativa del jueves

Escepticismo, hacia afuera. Baja inversión, tranqueras adentro. El campo es testigo por estos días de una semana clave en cuanto a la votación del próximo jueves en el Senado, al que la delegación de poderes llega con media sanción.
Pero esta vez, a diferencia de lo sucedido en la Cámara alta con la resolución 125, no hay confianza en que los legisladores rechacen la postura oficial.
?Es una semana trascendental, pero pasa nada más y nada menos que por el Senado. No tenemos mucho más margen de maniobra que ése.  Debemos seguir el tema hasta el final, a ver si hay alguna reacción, pero la verdad es que el diálogo ha resultado un fiasco, eso es obvio?, comenzó explicando ante El Eco de Tandil José Gorostiaga, uno de los voceros de los productores.
Su lectura política de los acontecimientos post eleccionarios observa que ?los partidos de la oposición se quedaron un poco dormidos y el Gobierno se recompuso y volvió a las andadas, empecinado en no tocar las retenciones.
-Hay escasas expectativas por lo que sucederá en el Senado…
-Se viene diciendo que el Gobierno tiene asegurado los votos, lo cual no quiere decir que esté todo cerrado. El gran tema que siempre peleamos es cómo puede ser que gente de las provincias que están más dañadas se alinee con estas políticas y no cierre filas en torno a sus comunidades.
-Después del jueves, en caso de que se apruebe la delegación de poderes y todo lo que ello conlleva, ¿qué?
-No sabemos, vamos a tener que discutirlo mucho.
-¿Hablaron de medidas de fuerza?
-Se piensa, porque es de una obstinación tan loca la de los Kirchner, intentando victimizarse. Habrá que evaluar los pasos, porque ellos se quejan de lo mediático pero hacen su manejo, son especialistas en tirar falsos argumentos a la opinión pública.
-¿Y tranqueras adentro?
-Este será un año de baja inversión, en el que todos los productores tratarán de sobrevivir, a la espera de que venga el nuevo Congreso. Mientras tanto hablaremos con todos los sectores políticos, pero el oficialismo no tiene la mínima intención de solucionar nada.

El desgaste

-¿No vislumbra que la extensión del conflicto y otras particularidades hayan llevado al sector a un desgaste, sobre todo ante la opinión pública de las clases urbanas?
-No. Mire, en plena campaña hicimos una medición, y la verdad es que no. La realidad es que la mayoría de la población, salvo un 20 por ciento que por distintas razones está vinculado a los Kirchner, ve con claridad que los argumentos del campo son válidos. Y otra mirada, más objetiva y menos politizada, apunta que llevarle aire al campo en este momento permitiría reactivar la economía.
-Ahora, en medio de tanta confrontación, a algunos representantes del sector también se les cortó la cadena…
-Sí, es factible, porque se ha tensado la situación a niveles irracionales. Agradezco a Dios que no se hayan soltado más cadenas, ante tanto nivel de mentira y persecución del Gobierno. Además, los representantes del campo son políticos aficionados. Hace un año y medio que están en un nivel de desgaste que nadie se quiso comer en todo el kirchnerismo. Trataría de ser benévolo con que cada tanto se manden un error conceptual claro o, en otros casos, algún exabrupto. Me parece que han ido corrigiendo muchos errores conceptuales y entendiendo el rol político, que antes el sector no lo entendía.

Incertidumbre
en la lechería

El productor lechero Claudio Ersinger se expresó en un sentido similar y, también con escepticismo abordó la problemática de la lechería. ?Esta semana se vuelven a tratar los proyectos de ley. La Mesa Lechera Nacional se expidió la pasada semana en rechazo a que se apruebe una ley a las apuradas, como el Proyecto Integrado de Cantero Gutiérrez, que incorpora ideas de otros proyectos  con el objetivo de juntar más gente para que se lo vote?, opinó Ersinger.
Para el productor lechero ?no contiene los elementos que debe tener una ley de lechería de cara a los próximos años. Básicamente plantea un sistema muy cerrado, muy burocrático, lleno de regulaciones y controles?.
El contexto general también es de ?una gran incertidumbre?, y actualmente los productores están presentando documentación para obtener los subsidios prometidos. ?La gente está preocupada por lo que pueda llegar a pasar a partir de que se dejen de cobrar esos subsidios?, agregó.
?Si no hay condiciones, el negocio no va a recuperar competitividad de manera automática?, concluyó Ersinger.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario