Con el oído agudo

Mar y sierras. Tras confirmarse que Mar del Plata es sede de la final de la Copa Davis, acompañada por Tandil, los jefes comunales de la zona se envalentonaron con la posibilidad de que se convierta en el principio de una estrategia conjunta para concretar otros proyectos vinculados a la región.
Tal es así que el viernes pasado, y en esa localidad costera, los intendentes de Tandil, Balcarce, Pinamar y Villa Gesell y representantes de General Alvarado, Necochea y Mar Chiquita se reunieron con Gustavo Pulti para diseñar políticas de trabajo conjunto para potenciar la actividad turística.
Pulti reconoció en declaraciones a los medios que ?la excusa de la Copa Davis resulta útil para que presentemos juntos la oferta de la zona desde lo que es Mar del Plata hasta el Museo Fangio de Balcarce, la serranía de Tandil, los bosques de la costa atlántica hacia Pinamar, Cariló y Villa Gesell, el bosque encantado de Miramar y la albufera de Mar Chiquita?.
La idea de los municipios es lanzar un circuito turístico que contemple los principales atractivos naturales e históricos de la región. ?Disponiendo de un vehículo, en apenas un rato, se puede conocer un lugar muy lindo del mundo, que al ser difundido, puede atraer turistas que decidan pasar aquí sus vacaciones, generando más trabajo y progreso?, expresó el intendente.
En la reunión, Pulti propuso hacer desde Mar del Plata, en forma conjunta, un portal con un link referido a la oferta de cada ciudad. De la presentación de la Web participaría el secretario de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, lo que actuaría como estrategia de comunicación y difusión en la prensa internacional. Se conocerían así, cuáles son las oportunidades que ofrece la región para la visita, la recreación, el descanso y hasta el turismo de aventura.

Estilo K. Así como los K la emprendieron contra las huestes de Julio Cleto Cobos en Casa Rosada tras su voto ?no positivo? en el Senado, el seno del gobierno municipal de Miguel Lunghi le facturó al más novel de sus funcionarios rurales un acercamiento al más inquietante de sus opositores.
El joven Martín Islas dejó de ser subdelegado de Vela, señalado desde el lunghismo por haber estrechado vínculo con el senador del Frente para la Victoria Néstor Auza, con el asunto de la repavimentación del acceso a esa localidad como telón de fondo.
Según pudo saber este Oído, Islas fue visto junto al ex rector universitario durante la Fiesta del Dulce de Leche y, enterados del asunto, los lunghistas interpretaron esa foto como una traición vituperable y emprendieron la caza.
Fue el corolario de una semana que tuvo cruces entre el lunghismo y el auzismo por los asuntos de María Ignacia como así también por el alcance de la futura legislación de canteras, Acuerdo Marco incluido.
Así como el Intendente le había puesto el gancho para su nombramiento, trazó con su firma la eyección del muchacho R del esquema oficial, confinándolo al limbo no lunghista.
El episodio recuerda cuál fue la reacción de los L hace casi dos años cuando un administrativo del Hospital Municipal Ramón Santamarina blanqueó a los gremios los ingresos en concepto de atenciones a PAMI, desatando una puja con los sindicatos por la redistribución legal de esos fondos públicos.
En esa oportunidad, desde los despachos de Belgrano al 400 lo enviaron al limbo anti L disponiendo un rápido traslado interno hacia un área dependiente de la Secretaría de Asuntos Legales.
Todo eso, luego de que el oficialismo anunciara desde el Concejo Deliberante la adhesión de Tandil a la celebración del Día de la Tolerancia…

Estilo K II. Y por si algún otro dato faltaba para hacer calar desde la política esto de la tolerancia a la diversidad de ideas, esta semana dos radicales que forman parte del esquema oficial, pero que tienen cierta anuencia en otra trascendente institución fueron convocados de urgencia.
¿Por qué? Sucede que los L apuestan a uno de los proyectos que pugna por la conducción de ese ámbito cercano, mientras que estos dos R estarían jugando por otro ajeno a los intereses palaciegos.
Hubo un fuerte tirón de oreja, según dejaron trascender desde el entorno del Gobierno L, en referencia a los reproches en el interior de un radicalismo dispuesto a jugar en todo terreno donde pueda hacer pie.
Una semana de tirones, listas negras y estilo K.
Lo curioso es que, durante la reyerta entre los chacareros y la Casa Rosada, Lunghi salió a quejarse por los futuros pases de factura y azotes pingüinos para los que se paran en la otra vereda.
Al parecer, y casi como una cuestión de Estado, los bulevares lunghistas también transitan una mano única y poco toleran a los que se acercan a los cordones para amagar salirse de las filas oficiales.
?Tenemos que tener de una vez por un país maduro, que debata todos los días, que busque la participación de la gente, porque creo que de esa manera no se hace un país, porque así es la democracia? le pidió L a K, a mediados de año desde un lado del mostrador.
Del otro lado de ese mostrador, la lógica de ejercicio de poder y gobierno, se ejerce el más fiel estilo K.

Desunidos y dominados. En las huestes que intentan arrebatarle el poder a los L los pases no son menores y se reavivan a medida que se acerca la elección interna programada para el último fin de semana de noviembre.
En su intento de discutirle la sede del PJ a quien hoy tiene las llaves, Rubén Sentís, hay quienes apuran contactos para lograr presentar una lista, ahora que los plazos de presentación se extendieron hasta el 27 de octubre.
Con esa premisa la quijotada para intentar desbancar al hoy cerrajero de calle Pinto busca ahora unir las voluntades de Raúl Escudero, Marcelo Cifuentes y hasta el gremialista César Trapote (Smata), a quien otros señalaban con intenciones de presentar una tercera nómina.
Como sea y más allá del dato exclusivamente tandilense, que versa sobre lo lejano de la unidad en la reorganización partidaria, la demora de los plazos habla de la dispersión en general de los justicialistas en la mayoría de los distritos.
Si ir más lejos, su Día de la Lealtad tuvo epicentro en cuatro actos distintos, como intentos por arroparse con algo de la mística del movimiento que alumbró Juan Domingo Perón hace 63 años.
El ex presidente fue el orador principal del acto en Paraná, donde lo acompañó sobre el escenario el pleno del Consejo Nacional Justicialista.
Su esposa Cristina encabezó otro acto de celebración peronista en el estadio de San Miguel, en Los Polvorines (Malvinas Argentinas), donde dio contención a los barones y la militancia del conurbano, uno de los principales sostenes del poder kirchnerista.
Pero desde la muerte del General, la lealtad peronista vive dispersa. Por eso, hubo acto del antikirchnerismo en el microestadio de Ferro, con muchos de los que se nuclearon alrededor de Eduardo Duhalde en los últimos meses.
Buena parte de la concurrencia la aportaron los gremios de la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo.
También el acto en Concordia del ex gobernador entrerriano Jorge Busti, que amenaza con dividir definitivamente al peronismo de esa provincia, pero que cambió de tono después del reencuentro del miércoles con Kirchner en la Quinta de Olivos.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario