Con el oído agudo

Plata quemada

En la película que dirigió el argentino Marcelo Piñeyro, tres delincuentes que asaltan un camión de caudales terminan quemando el botín. En la que se imaginaron podían rodar desde el radicalismo tandilense para las elecciones estudiantiles en Ciencias Humanas (Tandil) de la Unicén, la plata también terminó quemada.
Sucede que, sectores universitarios de izquierda e independientes vencieron a Franja Morada (UCR) en esa Facultad, en Ingeniería (Olavarría) y en Ciencias Económicas (Tandil), dejando a los morados como vencedores sólo en Ciencias Sociales (Olavarría).
?Gasten toda la plata que sea, pero ganen? les habría dicho a sus correligionarios universitarios uno de los concejales de la UCR tandilense, atento a la lógica de jugar en todos los frentes posibles.
Lo cierto es que buena parte de los remises que se movilizaron hasta el campus universitario habría sido financiada desde la vieja caso de calle Mitre, donde ya hacen sus primeras armas algunos chicos y chicas que -desde FM- saltan luego a la administración pública o a alguna lista legislativa.
Algunos pensaban que los mismos ediles o funcionarios más comprometidos con la Reforma del 30 eran los que pondrían desde su bolsillo para el aparatazo universitario, pero parece que la generosidad de la caja R -que se alimenta de lo que retiene a salario público de concejales y funcionarios- ha jugado, una vez más, a la timba.

Pablito clavó un clavito

Pero no sólo el escolazo electoral universitario de los recursos de calle Mitre, fue uno de los temas de esta semana.
Algunos de los apostadores en esa timba tuvieron una participación que trascendió más allá de los resultados.
?Los clavó contando votos a los estudiantes hasta las 5 de la mañana en el Campus? confesó una voz indiscreta a este Oído, en referencia a la tesitura de un joven radical que reparte sus horas diarias entre su función como colaborador de Desarrollo Social, su cargo en el Comité de la UCR, sus estudios y su militancia universitaria.
Al parecer, el muchacho clavó a los apoderados de la lista de la izquierda de Ciencias Humanas hasta entrada la madrugada, contando voto por voto, tras la derrota de los morados.
Sabido es que a las 5 de la mañana no hay micros que lleguen desde el alejado predio universitario hasta el centro de la ciudad, pero igual cuentan que los seguidores del Che volvieron algo cansados pero más que conformes con el mensaje de las urnas.
Pablito clavó un clavito, que clavito clavó Pablito.

Facturas en bondi

Pero si de transporte hablamos, algo de ello hubo también en ese reducto universitario por los carteles que empapelaron algunos pasillos repletos de folklore electoral.
Algunos, por demás duros, encanaban a una joven concejal del radicalismo de reconocido y reciente pasado morado, por alguna decisión que tomó no hace mucho tiempo en Belgrano al 400 perjudicando a sus ex compañeros de clases.
El afiche en cuestión describía la agenda cotidiana de legisladora y ?entre almuerzos y peluquería- indicaba que la dama no debía olvidarse de ?votar el aumento del boleto?, en referencia de la posición adoptada por la morada cuando se trató el último incremento de las tarifas, que incluyó el bono estudiantil universitario.
Si el morado es el color representativo de los jóvenes del radicalismo universitario, el rojo es el de la izquierda y, precisamente, en ese tono dicen que se la pudo ver a la también ex funcionaria de Desarrollo Social cuando observó que buena parte de los escarches hicieron epicentro en su figura.

Plagas peronistas

Pero el rojo no solo caracteriza a la izquierda y es parte del morado, sino que caracteriza también el color de determinadas erupciones en la piel del ser humano cuando es picado o mordido por alguna alimaña, insecto o plaga.
Precisamente con ronchas rojas se la vio esta semana a una concejal del Frente para la Victoria que, mientras aguardaba un encuentro en la sala de reuniones del FPV, confesó a una de las presentes: ?Acá hay pulgas? dijo la legisladora K, en referencia a que cada vez que pasa por ese recinto parlamentario sale más atenta a la picazón que a los avances de tal o cual proyecto.
Al parecer, la dama justicialista cree efectivamente que una plaga de pulgas se las agarra con quienes se reúnen en esos altos de Belgrano al 400.
De todos modos, las ronchas que decoran el sarpullido del PJ parlamentario salieron también de otros rincones.
Cuentan que, envalentonado, un concejal FPV se acercó a un jardinero municipal para preguntarle si no lo entusiasmaba pasar a trabajar como placero ahora que presentaron el proyecto para recuperar el oficio.
?¡Ni loco!? cuentan que le contestó el municipal al legislador cooperativista, y agregó: ?Hoy los chicos en las plazas están sacados y hasta te enfrentan?, completando una negativa inesperada para los impulsores de la iniciativa.
Trascartón, a través de un carta abierta volvió a escena la ex concejal Cristina Faroppa para plantear que la idea de recuperar los cuidadores de plazas ya había sido presentado por ella en el recinto, en el 2004.
Picazón y ronchas para las huestes peronistas, en el legislativo serrano.

?Fernandismo? puro

Desde este Oído Agudo se ha planteado en alguna oportunidad que una de las premisas de la postergada reforma política en Argentina debería considerar limitar, en algún porcentaje, el permanente ingreso de Fernández a la política y la administración pública.
Cristina (Presidenta), Aníbal (Seguridad y Justicia), Alberto (ex Jefatura de Gabinete) y Carlos (Economía) en el justicialismo de Casa Rosada, ayudan a ironizar sobre la talla del ?fernandismo? en ese máximo nivel gubernamental.
Pero también Carlos (Jefatura de Gabinete), Lino (Servicios Urbanos), Verónica (Medioambiente), y hasta Nilda (ex presidenta del Concejo), también nos pueden hablar del ?fernandismo? lugareño.
Lo cierto es que el fernandismo sigue tallando y puede dejar su sello de cara a la renovación de la conformación privada del Directorio de la Usina Popular y Municipal de Tandil.
Voces indiscretas contaron a esta sección que el ex presidente de la Cámara Empresaria, Patricio Fernández, ya tendría el camino allanado para parapetarse en la futura conducción de la entidad energética.
De hecho, esas mismas fuentes describieron que ya lo habría abrochado con otro Fernández, con apodo diminuto, como parte de una estrategia para intentar sacar a la USICOM de su letargo.
Nadie se va a quedar helado con la noticia, pero el abroche ?fernandista? pretende sumar precisamente a ese directorio a un joven empresario del rubro de enfriados y congelados.
Los encuentros para cocinar la estrategia desde la mesa chica se realizaron en reductos muy pequeños, como los iglúes esos que se asocian comúnmente con los esquimales, que los han usado toda su historia como refugio temporal para cazadores durante el invierno.
A fin de cuentas, fernandistas y cazadores.

Atando cabitos

Si de frialdad, congelamiento y energía hablamos, al que dejaron congelado durante todo octubre fue al justicialista Jorge San Miguel, a quién se le venció el contrato en la presidencia del Organismo de Control de Energía de la Provincia de Buenos Aires (Oceba).
En Tandil, quienes manejan la información más fina de la Usina Popular y Municipal está atando cabitos y anticipan por lo bajo que el futuro de la conducción del Oceba no quedaría en manos del tandilense.
Un solo dato político y el más fresco. A mediados de semana, el gobernador Daniel Scioli recibió a los integrantes de la Mesa Coordinadora Interfederativa de Cooperativas Eléctricas de la provincia que agrupa a 200 cooperativas del interior, en el marco de las políticas implementadas con el sector.
Scioli estuvo en el mitin acompañado solamente por el subsecretario de Servicios Públicos provincial, Daniel Guastavino, en un encuentro que se realizó en el despacho de la Casa de Gobierno provincial. También estuvieron presentes también los diputados Julián Domínguez y Mario Cura.
Esas ausencias hablan más que las presencias, dicen, quienes desde hace semanas están, con energía, atando cabitos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario