Con el oído agudo

Doble tirón de orejas 

La conjunción de los intereses de la Dirección de Tránsito y la Policía Vial arrojan novedades casi todas las semanas, más allá de la cantidad de infracciones por sobrepeso en camiones y otras transgresiones sobre las rutas, que vienen siendo sancionadas en el marco de los operativos.
Por eso, esta semana se conoció que la dependencia de Vial desactivó un acopio ilegal de piedra, ubicado estratégicamente en cercanías de la Ruta Nacional 226, con la premisa de disminuir la recarga de camiones que salen de Tandil hacia otros distritos.
Tal es así que, enterado de la sanción, el responsable del acopio ilegal en cuestión se fue derechito hasta esa dependencia policial a quejarse y, como respuesta, le solicitaron los papeles del auto particular, notando que también incumplía algunas condiciones legales.
?Vino a quejarse en el auto y se fue caminando?, confirmó una fuente en referencia al doble tirón de orejas que el hombre recibió en pocas horas, por no ajustarse a la ley, como el resto de los argentinos.

No se quería venir

Si bien se insistió y bastante desde el Municipio para que los egresados de la Policía Bonaerense retornaran a su lugar de origen, al menos uno de los efectivos repatriados se agarró la cabeza cuando le indicaron que debía hacer las valijas y volver a su terruño.
Sucede que en la dependencia en la que se encontraba prestando servicios, en uno de los partidos del Conurbano bonaerense, podía obtener un plus salarial por los adicionales que ?ahora- ya no estarían tan al alcance de la mano.
Lo cierto es que sorprendido se mostró el ?refuerzo? cuando durante el primer día en la ciudad desde la comisaría asignada lo enviaron a su casa, porque aún no tenían tareas ?asignadas? por acá.
Al parecer no todos los que estaban por allá se querían venir a Tandil, de hecho por estas horas algunos señalaban que -en ciertos casos- el deseo de retorno corre más por cuenta de los padres que de los nuevos efectivos.

16 millones de dólares

Con esa cifra la venta de cuatro hipermercados Toledo situados en el interior bonaerense le ha dado respiro y capacidad de desarrollo a la cadena marplatense.
La firma se desprendió de sus grandes superficies en Olavarría, vendida a la cadena Walmart Argentina; Azul, trasladada a La Anónima; Tandil y Balcarce, a sus colegas Carrefour, lo cual les ha permitido hacerse de un satisfactorio monto de 16 millones de dólares.
De ese dinero, un tercio ha sido utilizado para saldar su deuda con los bancos y permitirles así oxigenarse y enfrentar este verano con todo. La empresa confía que podrá resolver la convocatoria de acreedores y sanear casi la totalidad de los compromisos con los bancos, en tanto que inyectará capital de trabajo importante que podrá ingresar a las sucursales de Mar del Plata.
El acuerdo de venta llegó en un momento oportuno: antes de la temporada de verano y justo cuando cayó el subsidio que el Gobierno le pasaba a la compañía -600 pesos por cada puesto de trabajo- en el marco de los ?preventivos de crisis? que sirvieron para sostener y reactivar a muchas empresas en todo el país.

Editorial en línea
con la Asamblea

La preservación de las sierras generó algunas cuestiones curiosas, como llamados entre ultra opositores como Carlos Fernández y Néstor Auza, pero también una editorial en La Nación que, en principio, no cayó nada bien en el despacho del Intendente.
Sucede que el histórico matutino capitalino si bien se hizo eco de lo sancionado por el Senado bonaerense, acordado entre el gobierno local de Miguel Lunghi, el provincial de Daniel Scioli y el senador Auza, basó centralmente su argumentación en los planteos de la Asamblea Ciudadana para la Preservación de las Sierras.
El diario mencionó que ?este acuerdo recoge el pedido unánime de garantías de ingresos para los trabajadores mineros de las canteras que cerrarían, pero deja demasiadas dudas sobre su efectividad en algunos de sus puntos, como es el caso del plazo otorgado a las canteras para seguir explotando y la omisión de la problemática de la construcción sobre las sierras?.
Y agregó que ?en materia ambiental, el plazo cierto para el cese de una determinada explotación provoca, a menudo, el uso intensivo, desmesurado, de tal actividad como consecuencia del interés por obtener en poco tiempo lo que estará prohibido en el futuro. Es por eso que, en este caso particular, si se recoge el deseo de la comunidad y no el de los intereses sectoriales, debe ordenarse el cese inmediato de las explosiones. De igual manera, se debe evitar que el cambio de uso de la tierra constituya una herramienta para su mayor fraccionamiento?, advirtió.

Una luz para vedados
 
En línea con algunos concejales oficialistas que ante la salida de Julio Elichiribehety y Carlos Fernández sostiene que ?el cementerio está lleno de imprescindibles?, hay entusiasmo entre radicales que tenían prácticamente ?vedado? su ingreso a la intimidad del lunghismo.
Uno de ellos se retiraba el jueves al mediodía desde el palacio municipal hacia el despacho de la Usina Popular y Municipal cuando un periodista, indiscreto por cierto, le preguntó qué le parecía el nuevo gabinete de Lunghi.
?Un lujo?, se despachó el ex funcionario y remató: ?Ahora sí vamos a poder participar de las reuniones y debatir adentro?, en referencia a la luz verde que varios de los vedados avizoran en el semáforo lunghista, con el alejamiento de los popes de calle Mitre.
Sucede que los salientes eran los que esgrimían sus botines de punta, no sólo hacia fuera y en respuesta a las críticas de los opositores, sino también hacia sus propios correligionarios puertas adentro cuando las cosas no iban como se pretendían.

Cruzando la cordillera

Pero no sólo por la nueva legislación en materia minera Tandil generó atención periodística a kilómetros de aquí, sino que el diario El Mercurio de Chile también dedicó algunas líneas a nuestra realidad.
?Crece la movilización social en Argentina en contra de la inseguridad? fue el título que eligió ese diario trasandino para describir la protesta social en la localidad de Wilde en reclamo de mayor seguridad.
El diario señaló que ?la tasa de delitos y homicidios en Argentina es claramente menor que las que se registran en países de Centroamérica, pero la sensación de inseguridad crece entre la población y no sólo en las grandes metrópolis?.
Y agregó en tal sentido: ?Un ejemplo es Tandil, una tranquila ciudad bonaerense y codiciado destino turístico de quienes buscan paz en sus sierras. Sin embargo, tiene armado su propio mapa del delito, con decenas de atracos, y también fue escenario de protestas populares?.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario