Con el oído agudo

Bautizaron al Intendente

 

Alguna vez, en plena campaña se sintió ninguneado en un acto y generó una fuerte polémica. Ahora se equivocaron el nombre…

Al parecer desde Nación están empecinados en fastidiarlo al jefe comunal Miguel Lunghi que, en esta oportunidad no pasó a mayores ya sea por tratarse de un detalle o porque ya no se está en campaña y no hacía falta victimizarse. Por lo pronto la agencia Télam a la hora de anunciar la crónica de la presencia del vicepresidente Boudou en la ciudad, más precisamente en el Campus para la inauguración formal de la Biblioteca Central, aludió a las presencias, entre las cuales mencionó como asistentes al “intendente municipal, Emilio Lunghi”, entre otros.

Negociaciones

La amenaza de un escrache de la CCC en el acto del Campus por la inauguración promovió reuniones previas con autoridades de la Anses en pos de acallar el reclamo y evitar la embestida que, finalmente, se cristalizó en pleno acto aunque sin mayores contratiempos, quedando casi confundidos entre las agrupaciones kirchneristas que estratégicamente rodearon a los manifestantes con más manifestación, de adhesión obviamente.

Llegó a este Oído que una de las reuniones previas fue encabezada por Jorge Mono Lezica y Rogelio Iparraguirre, quien en pleno debate le dijo que debía cesar con la actitud siendo que pertenecían a una agrupación nacional, por la que tenían los resortes necesarios para evacuar sus pedidos sin necesidad de una manifestación local.

Lezica, según dejaron trascender desde la Anses, sorprendió con su respuesta, afirmando que le interesaba poco sino nada, lo que pasaba en el orden nacional con su agrupación, sobre cuyos máximos referentes emitió cuestionamientos varios, para luego afirmar que era un díscolo y que se manejaba independientemente de la estructura de la Corriente. Así las cosas, Iparraguirre salió de la sorpresa para luego trasladar semejante postura a los órganos nacionales a la hora de racionar o quitar directamente los aportes, ya que se movían como una agrupación netamente localista. Habrá que ver hasta dónde llega la tensa relación entonces…

 

Evitar el protocolo

 

El acto de inauguración formal de la Biblioteca Central del Campus de la Universidad Nacional del Centro estuvo marcado por un estricto protocolo de seguridad desplegado por la Nación a propósito de la presencia del vicepresidente Amado Boudou.

Mientras se aguardaba la llegada de los funcionarios -que se demoró alrededor de una hora-, la concejal del PJ–FPV, Stella Maris “Cacha” Cena buscó la forma de evitar los caprichosos requerimientos de los organizadores que pretendían ubicarla en una de las sillas de adelante, junto a sus compañeros del Concejo Deliberante.

Fiel a su estilo, la titular de la asociación civil De Corazón Tandilense salió del salón principal del edificio donde se montó el escenario y pasó algunos minutos en la explanada para liberarse de la formalidad exigida.

Mientras encendía un cigarrillo reconoció que buscaba escapar al protocolo. “No me gusta”, dijo con cierta molestia. Es que su intención era estar junto “a las chicas” en la parte posterior del lugar donde el nivel de protagonismo disminuía.

El acto comenzó y Cacha Cena logró mezclarse entre los invitados.

 

 

El Gobierno, una familia

No es la primera vez que se puso el acento sobre la cantidad de familiares que fueron incorporados en las huestes lunghistas en la estructura municipal. El pediatra siempre habló de su equipo y de cierta familiaridad que se ha generado cual mística frente a la administración. Sin embargo, no pocos insisten en los acomodamientos de familiares de los distintos integrantes del equipo, con funciones más o menos claras. Ahora el turno fue para la subsecretaria de Cultura, Natalia Correa, sobre quien no objetan su trabajo ni su compromiso, pero sí que varios integrantes de su prole forman parte también de la estructura comunal, entre hermanos y demás lazos sanguíneos.

 

Interna PJ

Ya lanzada la candidatura de Diego Bossio para presidir el Partido Justicialista vernáculo, no pocos comienzan nuevamente a moverse al son de las especulaciones y armados, con eventuales candidatos a ofrecer resistencia o competencia, como se prefiera.

En ese colectivo imaginario ya se subió el sindicalista y massista Daniel López, quien si bien habló en una nota a este Diario sobre cierta prudencia, sí confió que ha mantenido reuniones en pos de un armado para competir la interna.

En ese espacio que está dispuesto a dar pelea, se enfilan Jorge “el rengo” Fiori y Darío Mancini, quienes apuran el armado habida cuenta que el martes venidero cierra el plazo de presentación de listas, aunque se esperanzan en que se dé una prórroga para arribar a la competencia con más fortaleza que pueda competir contra “el aparato bossista”, teniendo como eslogan un partido presidido por verdaderos peronistas…

 

Más nombres

 

En dicho escenario justicialista, mientras se aguarda si la fórmula Bossio-Escudero se cristaliza, no pocos señalan que dicha posibilidad sería un arma de doble filo para el referente de la casa Rosada en Tandil. Al no estar siempre en la ciudad, quien ejercería la presidencia terminaría siendo el mutualista que, a nadie escapa, no goza de toda la confianza del bossismo habida cuenta de los recurrentes coqueteos y zigzag que suele protagonizar el actual presidente del partido.

Cabe consignar que para dicha elección interna habría habilitados un poco más de seis mil afiliados (no pocos ponen en duda semejante limpieza que se dio en el padrón), de los cuales, se especula, no más de dos mil y algo irían a votar, por consiguiente Bossio necesita una fuerte pata peronista con historia dentro del partido para asegurar el triunfo. De allí surge la necesidad de Escudero y, de no llegar a un acuerdo, no se descarta al propio Rubén Sentís, quien sí parece ser un dirigente de extrema confianza del titular de la Anses.

 

Despedidas y movidas

 

Y si se habla de la Anses, parece que la decisión personal ya en su momento anticipada por el concejal electo Rogelio Iparraguirre de dejar su cargo en el organismo nacional para dedicarse full time al Concejo Deliberante empujó a que otros en la misma situación lo sigan.

En ese tren, hicieron llegar a este Oído sobre el inminente alejamiento también de los concejales y también funcionarios nacionales José Ignacio “Nacho” Fosco y Fernando Rossi, quienes han sido insistentemente criticados por propios y extraños por mantener los dos cargos y acusados de cobrar en ambos puestos. Otra que seguiría el camino de Iparraguirre sería Corina Alexander, quien se le ve gozosa de regresar al Concejo y ocupar una banca.

 

Reemplazos

Frente a las posibles idas de los citados, también comienza la danza de nombres para reemplazarlos. Mucho ruido y quejas por lo bajo se escucha de los empleados de planta frente a los eventuales candidatos a comandar el organismo nacional. Pareciera ser que las fichas estarían depositadas en Facundo Llano o Javier Levigna, quienes no gozarían de la simpatía de quienes allí trabajan.

 

Otro cargo para Auza

 

Hablando de cargos, siempre al concejal, ex rector y senador Néstor Auza se lo menciona para ocupar cargos varios, desde organismos nacionales como provinciales. De hecho durante la semana tuvo que responder sobre la versión de una posible designación dentro del gabinete sciolista. En paralelo, también trascendió que Bossio le habría ofrecido el Anses regional. Ahora surgió otro ofrecimiento arropado de rumor. Al parecer el responsable de la Anses habría dado directivas para que el PAMI sea dividido (actualmente la cabecera está en Mar del Plata) y Tandil podría transformarse en cabecera de ciudades limítrofes. En esa nueva regional de PAMI, el veterinario podría ocupar la jefatura…

 

!Suban la música!

Durante la marcha pidiendo justicia y la captura de Hugo Ramírez el sospechado de haber abusado de varios menores,  los manifestantes se dirigieron al Palacio Municipal enterándose allí  que el Intendente se encontraba en el Teatro del Fuerte asistiendo a la inauguración del Festival de Cortos. Hubo un inmediato cambio de planes y la marcha dobló la esquina plantándose ante el teatro entonando diferentes cánticos y golpeando sus bombos.     Dentro de la sala alguien habrá pedido de inmediato  subir la música de fondo, cosa que se hizo y de ese modo quedó -por unos minutos- como un murmullo el discurso de turno. La tensión no duró mucho y es probable que varios de los asistentes ni se hayan dado cuenta. Pero no fue una sorpresa agradable.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario