Con el oído agudo

 
 
 
…Y LOS RADICALES 
CAMINARON POR PERON
 
En el marco de la recorrida por la obra de repavimentación integral de la avenida Perón, en un día soleado, el intendente Miguel Lunghi conversó con la prensa. Tras una distendida entrevista, donde el pediatra resaltó la importancia de los trabajos realizados tras varios años de haber presentado el proyecto que finalmente en 2008 fue aprobado, se le transmitió un comentario atípico que surgió de una ingeniosa reflexión de un ocurrente cronista.
“Un día peronista caminando sobre la avenida Perón recién repavimentada…”, le comentó la periodista, a lo que el Intendente cuestionó: “¿Pero eso está en algún evangelio? Estamos caminando una avenida de un presidente que lo hizo ganar el pueblo en varias oportunidades y es correcto que tenga su avenida, pero lo del día peronista, si quiere, lo discutimos”.
Lo cierto es que, con o sin discusión, los radicales transitaron la renovada avenida Perón, en un día soleado al que muchos –pese al fiel planteo del Intendente- suelen llamar “día peronista”. 
 
 
 
 
RECLAMO RADICAL
 
La espera de la llegada del ministro Arlía al Centro Cultural Universitario tuvo dos escenarios separados por varios escalones. Es que el jueves al mediodía se concretó la apertura de sobres para la mejora estructural de la Ruta 74, y todos pretendían estar presentes en el anuncio de esta obra vital. 
En la vereda de Yrigoyen al 600, aprovechando el sol, estaban todos los concejales del Frente para la Victoria y los candidatos, menos Pablo Bossio que arribó en el mismo auto que el titular de Infraestructura y el tandilense Guillermo Scarcella.
En el segundo piso, los radicales Miguel Lunghi y el intendente de Ayacucho Pablo Zubiaurre planeaban una estrategia para solicitarle al ministro controles de carga tendientes a prevenir el rápido deterioro de la millonaria obra, presupuestada en más de 55 millones de pesos. En ronda junto a funcionarios de ambos municipios, acordaron abordar al funcionario provincial ni bien terminara el encuentro. Durante la charla, se escuchó: “Es mucha guita para que en dos años esté destruida”. 
 
SIN PROTOCOLO
 
Sin embargo, la grajea máxima del acto por la Ruta 74 la dejó el director de Ceremonial y Protocolo del Municipio. Desde temprano se mantuvo alerta y fue el encargado de aportar los nombres y cargos de las autoridades de Tandil y Ayacucho para la presentación formal. 
Al llegar la comitiva del ministro, el titular de Aguas Bonaerenses SA Guillermo Scarcella pidió que sentaran al candidato del Frente para la Victoria Pablo Bossio en la mesa del anuncio.
Ante esa situación, Héctor Llorens se descontroló. Pasó cerca de Bossio y le dijo: “Sos un desubicado”. Advertido, el ministro llamó al director municipal y lo levantó en peso. Lunghi, que estaba sentado a la izquierda de Arlía, se vio obligado a pedir disculpas, aunque también estaba molesto por el protagonismo otorgado al hermano del titular de la Anses.   
A pesar del papelón, Llorens volvió a la carga al salir de la sala B del Centro Cultural Universitario. “Sos un desubicado”, insistió, al tiempo que “pechaba” al candidato del FpV. Y Bossio le respondió: “Y vos sos un maleducado”. 
Con los ánimos cada vez más caldeados, intervino Nacho Fosco, quien apeló a su serenidad y le dijo al radical: “Vamos Héctor…”, y lo empujó lentamente hacia las escaleras evitando que los protagonistas terminaran a las piñas.
 
INDIGESTION
 
La previa del acto para presentar el proyecto de las 628 viviendas que construirá la Nación a través del Procrear fue muy amena. En el “vip” dispuesto en una enorme carpa estaban ubicados los funcionarios radicales que acompañaron al intendente Lunghi. Fueron varios los que decidieron “hacerle el aguante” al pediatra, que debió subir al escenario junto a Diego Bossio y Daniel Scioli.
Con sus pulseras naranja del banco Hipotecario, los radicales estaban bien ubicados, en un living de sillones blancos de cuerina. Además, había un servicio de catering y hasta calefacción. En la puerta, personal de seguridad controlaba el acceso.
Mientras disfrutaban de la espera de las comitivas de Nación y Provincia, los lunghistas aprovechaban a probar todo aquello que les acercaban las mozas. Pero esa sensación confortable y amena viró a una indigestión cuando el jefe de campaña del Frente para la Victoria ingresó al living y estudió el panorama. “Se están comiendo el gasto obsceno”, les marcó Rubén Sentís y salió rápidamente. 
 
 
 
APLAUSOMETRO
 
Ya comenzado el acto, el locutor oficial fue el encargado de presentar a los funcionarios con energía, como arengando a los presentes que seguían con atención los movimientos de los protagonistas proyectados en pantalla gigante. El clima era realmente festivo, y la obra lo ameritaba.
Según el aplausómetro de este Oído, el que generó gran efusividad fue Rogelio Iparraguirre, jefe de Anses y candidato a concejal por el Frente para la Victoria. Cierto es que siempre llega acompañado por los militantes de La Cámpora, agrupación que conduce y que suele elevar los decibeles, poniendo en clima a los militantes de más edad.
Desde el sector de las familias invitadas a recibir los certificados de sus créditos Procrear y de los dirigentes de la Cámara Empresaria sonaron las palmas más fuertes para el intendente Lunghi, que jugaba de visitante en un acto armado por el bossismo. 
 
 
 
CELOSOS Y CHINCHUDOS
 
El multitudinario asado que llevó adelante el intendente Miguel Lunghi para celebrar la década de gobierno dejó algunos heridos que no hicieron demasiado esfuerzo para disimular. Es que tras el ágape en la Sociedad Rural, circulaban haciendo “pucheros” por los pasillos de la Municipalidad.
Es que el Intendente, de quien todos los integrantes del gabinete reclaman especial atención, sólo nombró a dos de sus colaboradores durante su emotivo discurso, en esos instantes donde estuvo al borde de las lágrimas. Los únicos mencionados fueron el presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik, a quien no reparó en definir como “un amigo”, y el jefe de campaña Julio Elichiribehety.
Luego del brindis y de la algarabía, el lunes hubo caras chinchudas por las oficinas más cercanas al despacho del Intendente…
 
 
PIC NIC ANTICIPADO
 
Una de las críticas que la oposición suele hacerle al Ejecutivo local es que no controla. Si bien no la asume verbalmente, en 2013 implementó algunos métodos para disuadir a los jóvenes que salen de noche, toman alcohol y manejan.
Este año fueron los inspectores del Tránsito los que se hicieron un “pic nic” anticipado. Es que estuvo la decisión política de realizar controles cerca del Campus Universitario, donde se desarrolló el baile del estudiante, y engancharon a varios conductores pasados de copas. 
Los agentes municipales, con apoyo de la policía, efectuaron más de cien test de alcoholemia, labraron actas y secuestraron tres vehículos. Una verdadera sorpresa para los que regresaban de los festejos y planeaban seguir en la Plaza de las Banderas… 
 
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario