Con el oído agudo

 

CAUSA HIDALGO
Casi en silencio, avanza sin prisa pero sin pausa la instrucción penal mediáticamente conocida como el “Caso Hidalgo”, delegado municipal que denunció irregularidades en la Secretaría de Desarrollo Social.
Lo que llegó a este Oído, concretamente, es que, en efecto, el expediente viene sumando fojas y fojas de testimonios que, a priori, no harían más que confirmar las presuntas anomalías a la hora de distribuir subsidios, empero,  claro, resta arribar a las conclusiones del fiscal para luego determinar si lo observado reviste la figura de un delito penal y las respectivas responsabilidades de los funcionarios en la mira, quienes además tendrán su derecho al descargo.
Por estas horas (en realidad hace tiempo ya) desde la instrucción se aguarda paciente la documentación requerida al Municipio, que no se ha mostrado con mucha celeridad a la hora de responder a dichas solicitudes. 
Asimismo, en los pasillos del Juzgado también se escuchó que el fiscal interviniente pretende cerrar la instrucción este mismo año, con las consecuencias que entienda pertinentes como representante del ministerio público. Puntualmente el plazo autoimpuesto deviene de saber que el año entrante serán tiempos electorales, y se evitará estar en medio de las lógicas pujas políticas partidarias que el caso puede motivar.
 
ESPERANDO AL
GUITARRISTA
 
Por primera vez, la cantante Ana Bayerque deleitó a los afiliados al Partido Justicialista durante la celebración por el Día de la Lealtad.
Más allá de su experiencia, en la previa a su actuación vivió momentos de nerviosismo e incertidumbre ya que su guitarrista, Argentino Irrutia, no llegaba al lugar pese a que había sido citado para las 20.30.
Si bien la situación podría resolverse con una pista musical, la artista quería un acompañamiento en vivo.
Después de la espera, finalmente se acercó el músico quien al parecer se encontraba en otra zona del inmueble donde funciona la sede partidaria.
“Me hizo transpirar la camiseta”, le endilgó con una risa Ana Bayerque a su compañero ante el público presente antes de comenzar con su repertorio.
 
 
SILLAS A TIEMPO
 
Parece que todos los años, el presidente del PJ, Raúl Escudero, busca darle un toque especial a la sede partidaria para el Día de la Lealtad, una fecha tan importante para los peronistas.
El 17 de octubre pero de 2010, el mutualista aprovechó el encuentro para presentar las obras de reacondicionamiento del auditórium que incluyeron la pintura integral del espacio, la modernización de las luminarias, del cielorraso, y las mejoras en los baños.
Este año apuntó a dotar de mobiliario propio al lugar y consiguió sillas plásticas para colocar en la sala. Pero más allá de la calidad o resistencia que puedan presentar, lo que llamó la atención fue su color: verde manzana y naranja. 
La elección estuvo en boca de algunos de los concurrentes y evidentemente no pasó inadvertida. Además, tenían una clara reminiscencia a las de Gestar Igualdad.
Según lo que le contaron a este Oído, Escudero planeaba mandar al frente, en pleno acto, a algunos funcionarios que no hacen aportes al partido. Sin embargo, allegados a Diego Bossio se encargaron de hacerle llegar las nuevas sillas y alcanzaron a taparle la boca al ex presidente de Santamarina.   
 
CON LAS MANOS
BIEN LIMPIAS
 
En el marco del Día Internacional del Lavado de Manos, el Municipio se sumó a la iniciativa con una jornada de educación y concientización. Fueron el director de Bromatología, Omar Olivera, y su par de Atención Primaria, José Ignacio Gilabert, quienes dieron a conocer en conferencia de prensa, con colorida folletería, las actividades que se estaban llevando adelante. 
Lo paradójico fue que el anuncio coincidió en la víspera con una protesta que se había dado horas antes: delegados de los centros de Atención Primaria de la Salud habían realizado un escrache en las oficinas de la Dirección y entregaron una nota dirigida al responsable del área, donde le manifestaban su disconformidad con la reubicación de cinco agentes.
Con lo que había pasado, era lógico que al divisarlo a Gilabert, toda la prensa le iba a preguntar qué había pasado. El, sin embargo, no supo responder. Sólo dijo que no estaba al tanto de lo que había ocurrido. Uno de los reporteros le facilitó una copia de la nota en cuestión. Gilabert reiteró: “No sé nada”. 
Ya dispuestos en la sala de prensa para comenzar la conferencia con su par Olivera, el mismo periodista le dijo a modo de broma: “Justo presentás el día del lavado de manos”, por la respuesta esgrimida minutos antes sobre el escrache que lo había tenido –literalmente- a él en la mira. 
En definitiva, como dijo el mismo Gilabert, “el lavado de manos salva vidas” pero de las preguntas del periodismo, inevitablemente no se salva nadie.
 
 
A QUIEN
CORRESPONDA
 
Una ruidosa protesta llevó adelante el jueves la comunidad de las localidades rurales. El tema de fondo: la preocupación por el transporte escolar. La marcha comenzó a media mañana en la esquina de Yrigoyen y Sarmiento, luego siguió por Rodríguez hasta doblar por Belgrano y llegar a la Municipalidad.
El tránsito estuvo interrumpido en pleno horario de comercio. Pero no importaba. Los comerciantes saludaban al paso, los autos se sumaban con bocinazos y gritos de aliento. Con banderas, los manifestantes iban tranquilos, cantando, exigiendo la vuelta de los chicos a las escuelas de concentración y rurales. 
En plena marcha, a la altura de calle Rodríguez casi esquina Pinto, pasó el titular de Control Urbano Vehicular, Walter Villarruel, a las corridas, pero no sin dejar un comentario chistoso: “¿Por qué no van a decirle esto a Scioli?”, lo que causó risas entre los manifestantes y el mismo orador. 
Es que sabiendo que la última palabra para destrabar el conflicto saldrá de la órbita provincial, estuvo bien en nombrar al Gobernador bonaerense.
De todos modos, en el mientras tanto, le guste o no a Villarruel, la gente se movilizará una vez más el próximo martes, sin decirle nada a Scioli –al menos no por el momento- y cortando el tránsito en el radio céntrico de la ciudad.
 
 
FARANDULA ACCIDENTADA
 
Dos anécdotas le aportaron un toque de humor al evento estudiantil más importante del año. El primer episodio involucró al Intendente, que se avocó a recorrer las carrozas y saludar a los alumnos secundarios. 
Al llegar a una de las formaciones, los trajes de los chicos estaban colgados en el trailer y Lunghi los rozó con su brazo. Para su sorpresa, aún estaban frescos de pintura y el jefe comunal quedó teñido con los colores del atuendo festivo. 
Le tendrá que sumar los gastos de tintorería al movido fin de semana de la familia y los estudiantes…
 
POCAS PULGAS
 
La otra grajea tuvo como protagonista al director de Juventud, quien se mostró molesto con el personal encargado de la seguridad. Aparentemente, los agentes debían controlar que el público se mantuviera detrás del vallado pero no ponían demasiado empeño en la tarea.
A ellos fue dirigido el reclamo de Pablo Civalleri, quien les advirtió que si no cumplían con su trabajo no iban a cobrar el salario acordado. Parece que los muchachos tenían pocas pulgas y optaron por retirarse del lugar, sin mayores miramientos. 
De todos modos, la situación logró ser encauzada y los estudiantes pudieron actuar sin problemas frente al palco del jurado.  

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario