Con gas pimienta, un penitenciario puso en fuga a un joven que atacaba a una menor

Aproximadamente a las 7 de ayer una adolescente de 17 años sufrió la agresión por parte de su novio en momentos en que abandonaba un local bailable cercano, según las primeras informaciones.
Circunstancialmente, y mientras la víctima reclamaba auxilio, pasó por el lugar un integrante del Servicio Penitenciario que utilizó un aerosol con el denominado ?PPQ? o gas pimienta.
Con la irritación provocada por el elemento que usualmente es utilizado por las fuerzas de seguridad para disuadir grescas, el agresor se dio a la fuga en dirección a Pasteur.
Prontamente se dio aviso a la policía sobre las características e identidad del agresor, por lo que se montó un amplio operativo de rastrillaje que dio por resultado la interceptación del acusado en la zona de Magallanes y Beretervide, en Villa Italia Norte.
El agresor, de 18 años de edad, se mostraba sumamente alterado y también afectado por la sustancia con la que fue obligado a cesar el ataque contra la joven, no obstante lo cual rechazó el ofrecimiento de atención médica, según se indicó.
El joven fue trasladado a la Seccional Tercera, dependencia a la cual se trasladó una ambulancia del Hospital Municipal Ramón Santamarina, cuyo servicio volvió a ser rechazado.
Además se informó que el padre del acusado se presentó en la comisaría. generándose algún momento de tensión que con el paso de los minutos fue superado.
En tanto, de acuerdo al informe oficial, médicos del hospital que revisaron a la joven atacada señalaron que no presentaba heridas de gravedad, iniciándose una causa caratulada legalmente como ?Lesiones leves?, desconociéndose si la víctima inició acciones penales.

El gas pimienta

El gas pimienta o aerosol de pimienta es un agente lacrimógeno que integra la clasificación conocida entre las fuerzas de seguridad como PPQ (protección personal química).
Se trata de un compuesto químico que irrita los ojos hasta el punto de causar lágrimas, dolor e incluso ceguera temporal, el cual se utiliza para dispersar disturbios o como defensa personal, incluso, contra animales peligrosos.
Sus efectos incluyen ceguera temporal con duraciones de 15-30 minutos, una sensación ardiente de la piel que dura hasta una hora, espasmos de la parte superior del cuerpo que fuerzan a la persona a doblarse hacia delante, además de provocar una tos incontrolable que dificulta la respiración y el habla durante varios minutos.
Cabe indicar que el gas pimienta está prohibido internacionalmente para la utilización en la guerra desde la convención de Armas Biológicas de 1972, pero no para la utilización de la seguridad interna.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario