Con gran cantidad de artesanos y espectáculos se desarrolló la Fiesta del Dulce de Leche

A las 10.30 de la mañana comenzó la jornada festiva con el habitual desfile y a las 12 se realizó la apertura formal del evento con palabras del intendente Miguel Lunghi y la directora del establecimiento educativo Cristina García. Luego, se abrieron los coloridos stands con una amplia gama de productos artesanales de distinta índole: desde budines, tortas, alfajores, bombones, mayonesa y quesos hasta bijouterie e indumentaria. Y por supuesto, el infaltable y tradicional dulce de leche.
Asimismo, al mediodía estuvieron listos los fogones para todos aquellos que se dispusieron a almorzar en el lugar.
Durante el transcurso de la tarde los concurrentes, mayormente familias de Vela, Tandil y la zona, disfrutaron de diversos espectáculos de danza y canto, visitas guiadas por lugares históricos y juegos deportivos.
Alrededor de las 17 se dirigieron al Bar Tito donde se realizó, tal como se hace tradicionalmente, las remembranzas de Ferrer y Di Paola. Por último, se dio cierre a la jornada festiva con la presentación de Sergio Llera y baile popular.

Gran variedad de productos
 
Ana Poulsen, una de las artesanas oriunda de Tandil, contó que “elaboramos alfajores artesanales, dulces y mermeladas, frutas en almíbar, panqueques. Es la primera vez que participo de la fiesta. La verdad es que la respuesta de la gente es muy buena”.
Marta Susana Pane hace dos meses que vive en Vela y señaló que “es mi primer año en esta ciudad y me encanta. La primera vez que participo de la fiesta con un puesto, si bien he venido de visita. Lo que vendo es todo casero, hecho por mí, cosas dulces. Me dedico a esto y también vendo viandas para los comercios. La fiesta está hermosa, mucha gente”.
Y agregó que “participé también del desfile de motos porque estoy en el Motoviajeros, que el 4, 5 y 6 de enero hacemos un encuentro de motos acá en Vela”.
Silvia Tellería de Gardey explicó que “yo estoy con mi stand particular de tortas y al lado mío están los chicos de la Escuela Técnica de Gardey que venden bombones. Es la primera vez que venimos y está muy linda la fiesta”.
 
“El colegio nos resultó chico”
 
Por su parte, la directora de la institución Cristina García afirmó que “es un día para encontrarse, este año tenemos 50 stands, que para nosotros es muchísimo porque siempre hemos andado entre los 16 y 20. Año a año ha crecido muchísimo, así que la verdad es que el colegio nos resultó chico esta vez”.
“Mucha gente nos acompaña y eso es tan gratificante porque lo recaudado no queda para la escuela, sino para cada institución de las que están participando. La escuela salva los gastos y se queda con lo recaudado por el dulce”, señaló en diálogo con El Eco de Tandil.
Asimismo, explicó que “hay tres salones que son muestras de los chicos y ofertas educativas. Inclusive están demostrando algunas experiencias que han visto en algunas materias, pero el resto de los salones los hemos cubierto con artesanos. Lo mejor es que ya están participando ex alumnos, para nosotros eso es maravilloso”.
“Creo que esto vale la pena, no se prepara en un rato, lleva mucho tiempo y además no pagamos los espectáculos ni nada, así que es mucho más complicado conseguirlo, que haya gente que trabaje así en forma desinteresada y que nos acompañe es espectacular”, destacó.
 
Empezar a pensar en una fábrica
 
El profesor Claudio Franchini, uno de los impulsores de la Fiesta del Dulce de Leche, explicó que “por suerte una vez más ha colmado las expectativas, año a año nosotros trabajamos mucho desde la escuela para tratar de que esto siga creciendo”.
“Nació en el año 2004 con un esfuerzo de un grupo de docentes y alumnos y hoy seguimos con la ayuda de la Municipalidad que nos da un apoyo muy importante. Esto sigue creciendo y ya hay proyectos muy importantes para lo que podría pasar el año que viene, hemos hablado con el director de Turismo, con el Intendente, con el delegado, porque ya llega un límite en el cual logísticamente la escuela es superada por lo que tenemos que llegar a hacer”, sostuvo.
A su vez recalcó que “la producción de dulce es algo que nos está superando, ya tenemos que empezar a pensar en una fábrica porque lo que se produce no alcanza para abastecer el requerimiento de la gente”.
Con respecto a la producción de dulce de leche para la fiesta explicó que “al ser un dulce de leche artesanal tiene una fecha de vencimiento mucho más corta de la que puede llegar a tener uno industrial como el que uno compra en cualquier supermercado. No tiene ningún tipo de conservante, esto es leche, azúcar, vainilla y algún secreto que trabajan los chicos, tiene una fecha de vencimiento muy acotada y eso obliga a que el período de producción sea muy escueto”.
“Hemos empezado a producir hace dos meses y lo hemos guardado todo para este día. Para esta oportunidad se elaboraron alrededor de 500 frascos. Se hace revolviendo en ollas de 30 ó 40 litros, lleva todo un día, es un  proceso largo que necesita mucha atención de los chicos que lo están haciendo y mucho control. Eso también imposibilita que se pueda producir en masa, que es una de las características, que es artesanal, que es como el dulce de leche que hacía la abuela, que no es el repostero o industrial, que tienen químicos, y por eso es el más buscado”, remarcó.
Y añadió que “hoy por hoy en la parte comercial no se hace porque económicamente no es un dulce que rinda por todo el proceso que lleva y el costo que finalmente puede tener”. u

“Esto le da vida, proyección y futuro a Vela”, dijo Lunghi
 
Por su parte, el intendente Miguel Lunghi sostuvo que “es una fiesta que todos los años se va afianzando y lo lindo es que el dulce de leche lo hacen los alumnos de la escuela, que es algo muy importante. Aparte, esto sirve también para hacer una fiesta de pueblo, juntar a todas las demás instituciones y eso le vida, proyección y futuro a Vela”.
“Los velenses quieren mirar al futuro, buscar que el pueblo se agrande, que avance. Yo soy optimista en eso, va a avanzar, primero porque tienen un sentido de pertenencia, y segundo porque las escuelas andan muy bien, se presentan en concursos y ganan a nivel provincial y nacional. Entonces todo lo que sea la educación y el conocimiento es lo que en definitiva va a llevar una ciudad hacia arriba”, recalcó en diálogo con El Eco de Tandil. 
A su vez, recordó que “nosotros estamos trabajando con las cloacas y también vamos a llevar gas detrás de la estación que no hay. Acabamos de terminar este año el agua potable detrás de la estación. Se está trabajando sobre una planta de aceite de soja con capitales que no son de la zona. Va a ir creciendo, nos queda siempre el acceso que escapa a nosotros, ya hemos hecho los reclamos y no es que el Gobernador no lo quiera hacer, sino que tiene problemas económicos”.
“Nosotros rehabilitamos toda la sala de primeros auxilios, cuando yo ingresé estaban todas cerradas y conseguimos un médico que va un día por semana más que nada a hacer prevención, que es lo más importante porque todas las salas de primeros auxilios están más que nada en las escuelas de concentración”, señaló.
Respecto a la reciente incorporación del médico de guardia para Vela, dijo que “hay subidas y bajadas en el sentido que por momentos tenés todo cubierto y por momentos se cansan, se van y después para conseguir cuesta mucho. Indudablemente hay trabajo médico en Tandil y están más tranquilos trabajando en un solo lugar y no saliendo a la parte rural. Por ahora está cubierto, esperemos que se asiente, que continúe y también hay un factor de relación humana que implica que a la gente le agrade”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario