Con la colocación de baldosas, comenzó el homenaje a los desaparecidos

Ayer en horas de la tarde comenzó el homenaje a los desaparecidos en Tandil mediante lo que se denominó “Baldosas de la memoria”, y quedó plasmado el recuerdo de las víctimas en dos lugares de los que fueron secuestrados. Con la presencia de organizaciones de derechos humanos, familiares de víctimas y concejales del Frente Para la Victoria, se desarrolló un breve acto en el Hotel Turista, de calle 14 de Julio 60 y en la esquina de Uriburu e Yrigoyen.

El homenaje comenzó a las 16 en el hotel citado, lugar del que fueron secuestrados Carlos Martínez y María Hebe Traficante.

Petra Marzocca explicó que “estuvimos en el recupero de la historia de María Hebe Traficante y Carlos Martínez, él era geólogo y había venido a cubrir el cargo de su padre en la cantera Montecristo y ella estaba estudiando en La Plata pero se radicaron acá. Los secuestraron del hotel en el medio de la noche, de la oscuridad y el silencio, porque nadie se animaba a enfrentarse a una patota militar y nunca más se supo de ellos. Creemos que ella estaba embarazada, la familia tiene casi la certeza, así que buscan a ese hijo, si es que ha nacido”.

“Eran vecinos nuestros, compañeros, familiares y no se puede sesgar la historia, que nunca más la recorten”, remarcó.

 

En Yrigoyen y Uriburu

 

Luego, alrededor de las 17.30 se descubrió la baldosa con el nombre de Reinaldo Medina en la esquina de Yrigoyen y Uriburu, donde vivía el abogado junto a su mujer, Elizabeth Kennel.

Luego de la lectura de una poesía, se entonaron las estrofas del Himno y Pilar Jaureguiberry, de Incubadora de Arte, expuso que “en el día de hoy nos reunimos de dejar plasmado en baldosas la memoria reciente, reconociendo y resignificando a cada uno de nuestros compañeros detenidos desaparecidos”.

Además, se hizo lectura de la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante que avala la colocación de las baldosas por la memoria. La iniciativa surgió de la agrupación  Memoria por la Vida en Democracia y fueron los integrantes de Incubadora de Arte quienes realizaron las baldosas. Además, los familiares de las víctimas colaboraron colocando las letras que formaron los nombres de sus seres queridos.

“Con el fin de reconocer a las víctimas de la dictadura se constituye esa marca territorial que aportan a la construcción de la historia local instalando en la comunidad la idea de memoria como el evento histórico cotidiano y parte de un proceso de todos para nunca más vuelva a instalarse el miedo, la tortura y la muerte”, versa la ordenanza.

Petra Marzocca, de Memoria por la Vida en Democracia, explicó que el hijo del abogado Medina y su esposa, Simón, no pudo estar presente y por eso brindó unas palabras al público para recordar al joven desaparecido.

De acuerdo a la historia que pudieron reconstruir, el doctor Medina fue asesor del Ministerio de Bienestar Social de la Provincia durante el Gobierno de Bidegain, y tomó varios habeas corpus de las primeras desapariciones a fines de 1975 e inicios de 1976.

“El haber participado de un gobierno popular y el haber tomado habeas corpus en defensa de los presos y detenidos políticos ya significaba que se lo siguiera y estuviera marcando para eliminarlo. Se radicaron en Tandil, comenzó a trabajar en Metalúrgica y una noche irrumpieron y lo sacaron de su casa. Encapucharon a su mujer, no le permitieron salir hasta unos minutos después y nunca más supimos de él”, sintetizó Marzocca.

Y resaltó que “era una de los tantos trabajadores comprometidos de ese período, de esta historia que nos han recortado y que a casi tres generaciones no nos han hablado de esto, y que la estamos recuperando desde distintos lugares. Esto realmente es volver a tener presente al compañero Medina y recuperar su historia”.

Asimismo, recordó que “un año después desapareció Elizabeth que trabajaba en el Hospital Santamarina, era asistente social, y la secuestraron regresando de Mar del Plata a Tandil. Es el recuerdo de un luchador popular, de una persona comprometida con su tiempo como los demás compañeros”.

 

Recordar

la historia

 

Por su lado, María del Carmen Silva, expresó su emoción de “haber llegado a este momento de poner estas baldosas recordando para hoy, para el futuro”, y resaltó la importancia de que “todos los que pasen por este lugar van a saber lo que tanta gente se ha venido olvidando en estos 40 años que llevamos desde que sucedieron estos hechos, que una noche, un grupo de tareas de las fuerzas armadas que deberían haber estado al servicio de la Nación, porque los armamos nosotros con el dinero de nuestros impuestos, vinieron y se llevaron en este caso al doctor Medina, un abogado que no hacía más que ejercer su profesión y cumplir con su obligación”.

“El barrio tuvo tanto miedo en aquel momento que se olvidó la historia y no la transmitieron a las generaciones siguientes. Esto es algo importantísimo porque los actuales vecinos no sabían que había pasado algo tan grave en esta esquina”, sostuvo.

 

En las escuelas

 

Hoy a partir de las 13.30 se realizará una marcha en la cual se recorrerán las escuelas donde se descubrirán las baldosas y hablarán familiares de las víctimas. El encuentro comenzará en Normal, luego Sagrada Familia, Técnica 2, San José y por último en la Escuela 1.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario