Con la nueva tasa, buscan duplicar las cámaras, comprar móviles y sumar programas

Durante el tratamiento legislativo del Presupuesto 2016 y el debate por el incremento de tasas, con la creación del tributo para seguridad, concejales de los distintos bloques valoraron el plan de acción de la Secretaría de Prevención Ciudadana. Rescataron la exposición del secretario Atilio Della Maggiora y del subsecretario José Denisio, quienes detallaron las propuestas y metas para este año.

En una extensa entrevista con este Diario, Atilio Della Maggiora dio detalles de la planificación del trabajo para las direcciones de Protección Ciudadana, a cargo de Martín Romano; de Defensa Civil y Asistencia a la Víctima, que conduce Pablo Esquivel; y de Control Urbano Vehicular que encabeza Walter Villarruel. Entre esas dependencias se distribuirán los 48,5 millones de pesos que esperan recaudar con la nueva tasa.

“Hemos intentado armar un proyecto que empieza a trabajarse durante 2016 pero que muchas de sus líneas van a continuar en otros ejercicios y que una vez que se cumplan algunas etapas, nacerán necesidades de otro tipo. Nuestra meta para este año es duplicar la capacidad del Centro de Monitoreo, pero después surgen otras cosas porque a partir de tener mayor cantidad de cámaras también se pretenderá incorporar otro tipo de tecnologías. Por lo tanto, es un camino que uno va empezando”, resaltó el secretario.

Y evaluó que “la propuesta inicial que estamos haciendo es bastante global, porque toma distintas áreas de trabajo que estamos pensando en la Secretaría de Protección Ciudadana, tanto en lo que es la violencia en sí misma ligada a la cuestión delictiva o policial como en lo que tiene que ver con la prevención social y comunitaria, la asistencia a la víctima, fortalecer la seguridad vial con las campañas educativas y de concientización con vocación de permanencia”.

 

La tasa “acorde” al proyecto

 

Desde ese marco, el funcionario consideró que “se necesita un presupuesto bastante abultado inicialmente y ha generado el debate en torno a lo que es la tasa, en su cuantificación. Tal como hemos previsto el proyecto, la tasa es acorde a la envergadura de lo que queremos hacer con la Secretaría de Protección”.

En cuanto a la distribución de los recursos, señaló que antes los recursos más importantes se destinaban a Control Urbano Vehicular y, para dar un ejemplo, Defensa Civil tenía una participación muy acotada en el presupuesto. “Es un área que estamos potenciando, con una mejora en el plan de trabajo y en lo que tiene que ver con la seguridad vial a nivel de programas de concientización, de sensibilización permanente, a lo largo de todo el año, para todo tipo de destinatarios, desde niños, adolescentes que están próximos a tener licencias de conducir y los conductores”.

En este sentido, diagramarán campañas con permanencia durante todo el año, con una presencia constante en temas específicos de la seguridad vial. Por ejemplo, el consumo de alcohol, la incidencia del teléfono celular, el exceso de velocidad, el uso de cinturones de seguridad, el ciclista y motociclista. “En todas esas áreas estamos tratando de robustecer la participación presupuestaria”, afirmó Della Maggiora.

 

Seis líneas de acción

 

La Secretaría de Prevención Ciudadana definió seis líneas de trabajo o programas, entre los cuales se repartirán los recursos presupuestarios estimados en 48,5 millones de pesos pero que podrán variar de acuerdo al nivel de cobrabilidad.

Las áreas son Centro de Monitoreo y el sistema de cámaras de videovigilancia; apoyo a la Policía de Prevención Local; apoyo a la Policía de la Provincia de Buenos Aires; Programa de Prevención Social y Comunitaria; Defensa Civil y Asistencia a la Víctima y Control Vehicular.

El primer desafío es duplicar la cantidad de cámaras instaladas en la ciudad, lo que implica desde la extensión de la red de fibra óptica hasta tomar operarios y mudar la base operativa y administrativa del Centro de Monitoreo.

En cuanto a la Policía Local, proyectan adquirir diez motos de mediano porte, que sean versátiles a la hora de circular por el centro, y cuatro camionetas livianas para acceder a las zonas serranas sin inconvenientes.

Además del apoyo a la policía de Seguridad, proponen comprar dos camionetas para la Patrulla Rural, una necesidad del sector. Pero además, es una forma de devolverle al campo sus aportes, teniendo en cuenta que el tributo de seguridad se cobra en la Tasa de Mantenimiento y Conservación de la Red Vial, además de en la Retributiva de Servicios y Unificada a la Actividad Económica.

La mudanza de Monitoreo y otras cien cámaras para prevenir delitos

 

Un cuanto al programa para el Centro de Monitoreo, Atilio Della Maggiora adelantó que “estamos trabajando sobre la hipótesis de una ampliación”, ya que hoy cuenta con cien cámaras y ocho operadores. La meta concreta es duplicar su capacidad operativa durante 2016.

“El aumento paulatino de personal es consecuencia de que expandimos la red de videovigilancia. Esto significa extender la red física de fibra óptica y nuestra meta sería alcanzar cien cámaras más”, precisó el secretario.

Desde lo técnico, hoy el Municipio dispone de una red de fibra óptica de unos 80 kilómetros, distribuida en distintos puntos de la ciudad. Al colocar nuevas cámaras, debe alcanzar las locaciones específicas donde se colocarán.

“Vamos a privilegiar las cámaras tipo domo por sobre las fijas. Esto también implica una inversión cualitativa importante porque son bastante más costosas, pero también el nivel de captación que permite el domo es muy superior a la fija. Incluso hay ciudades que están trabajando en combinación -vamos a ver si lo implementamos o no-, con una cámara domo con dos o tres fijas en el mismo punto, lo que permite la cobertura de 360 grados en forma casi permanente”, subrayó.

La ventaja del domo es que permite “barrer” un campo de visión, pero se le escapa lo que ocurre a su espalda. Presenta un joystick que habilita al operador a seguir una situación, aunque si elige mirar hacia un punto cardinal pierde lo que ocurre hacia en sentido opuesto.

“Hoy un domo cuesta alrededor de 50 mil pesos por unidad. Por lo tanto, si hablamos de cien cámaras, son aproximadamente 5 millones de pesos”, calculó el secretario.

Ante la importante inversión, confirmó que existen casos de vandalismo que afectan a las cámaras de vigilancia, aunque no son muy frecuentes. De todos modos, el Municipio optó por proteger los dispositivos con unas jaulas que no impidan la visión.

Por otra parte, en este programa se planificó el mantenimiento preventivo del Centro de Monitoreo y de la red, ya que es necesario controlar los cableados de fibra óptica que se encuentran expuestos a distintos inconvenientes, además de la limpieza de las cámaras.

 

Nuevas tecnologías

 

Otro aspecto que contempló la Secretaría de Prevención Ciudadana fue la “paulatina incorporación de tecnologías aplicadas a seguridad, entre ellas, el software del lector de chapa patente de vehículos que se puede completar con otros específicos, como por ejemplo, para interpretar personas”, dijo el letrado y confirmó que es el recurso que funciona en el municipio de Tigre.

En este sentido, consideró que “hay que encontrar una racionalidad al nivel de gastos, porque la incorporación tecnológica es sumamente cara. De pronto, encontramos que la tasa pareciera excesiva, pero en realidad está presentando un crecimiento importante de una función que para el Municipio es relativamente nueva y que, en alguna medida, la estamos creando casi de cero”.

 

Mudanza y plazos

 

La inversión en el Centro de Monitoreo contempla la mudanza del sector de los operarios, la ampliación de la red de cámaras de videovigilancia, la provisión de equipos tecnológicos y la ampliación de la capacidad de almacenamiento de la información para soportar el doble de dispositivos.

En cuanto a los plazos, estimó que durante el primer semestre deberían concretar la mudanza y ampliación del Centro de Monitoreo. El sector operativo y la administración se mudarán a la planta baja y primer piso de un edificio ubicado en Belgrano entre Chacabuco y 14 de Julio, que alquiló la comuna. Contar con más espacio habilitará a contratar el doble de personal para seguir a las futuras 200 cámaras.

En tanto, en la Municipalidad se mantendrá el data center, con el almacenamiento y hardware, que necesita resguardo tecnológico, y seguridad física y eléctrica.

Concretado ese paso, para el segundo semestre del año se aguarda concretar la ampliación de la red de fibra óptica, el montaje y la puesta en funcionamiento de las cámaras.

 

Siete propuestas para la Policía Local

 

Otra línea de trabajo importante es el Programa de Apoyo a la Policía de Prevención Local, que contempla siete aspectos. En primer lugar, el equipamiento de automotores. “Previmos la incorporación de 10 motocicletas tipo 150 ó 200 cc, importadas, de buena tecnología, durables, que de hecho están probadas por la policía y son resistentes al uso, al deterioro, con motores durables y de bajo mantenimiento”, anunció Atilio Della Maggiora.

También contemplaron la compra de 4 vehículos para la Policía Local que se sumarán a los 15 autos (10 Toyotas y 5 Fiat Siena) que hoy están en funcionamiento. En este caso van a optar por vehículos tipo subdere y están observando el comportamiento del Renault Duster, que incorporó el municipio de Junín. “Es un auto de un precio intermedio, porque una camioneta es mucho más cara. Este tipo de vehículos reemplaza razonablemente la función de la camioneta, sobre todo en lo que tiene que ver con despeje del piso que permite el acceso cómodo en los lugares más escabrosos de la ciudad, como Las Tunitas, Villa del Parque, Golf, Uncas, Cerro Granito, Villa Cordobita y toda la zona de caminos de tierra”, detalló.

Por otro lado, se sumaron los gastos de combustible, reposición de neumáticos, mantenimiento y reparación de los vehículos. “Los autos que están en uso llevan 2 meses y tienen entre 10 y 12 mil kilómetros por bimestre, con lo cual en un año van a estar en alrededor de 60 ó 70 mil kilómetros, y hay que comprar neumáticos para todos. Eso significa, a valores de aproximadamente 2 mil pesos por neumático, cuatro gomas por quince autos. También es una inversión que se incluye en la previsión presupuestaria”, agregó.

En cuanto a la base operativa -segunda línea de trabajo para la Policía Local- se incluyó el alquiler del inmueble de Ugalde y Actis; mantenimiento y reparación; la extensión de la red de gas e incorporación del sistema de calefacción y aire acondicionado en la oficina de guardia.

 

Más herramientas

 

En tercer lugar, se sumarán tecnologías aplicadas al servicio de la función policial. En este sentido, planean colocar rastreadores móviles para los autos ya operativos y pretenden incorporarlos al AVL que el Municipio paga para el seguimiento de los vehículos municipales y policiales.

Además, dotarán de rastreadores a los efectivos que caminan. “Nos va a permitir hacer un control hacia adentro de la planificación del trabajo que hacen los efectivos caminantes y al mismo tiempo,  un mejor control frente a algunas demandas u observaciones que a veces nos hacen los vecinos, que van a poder ser contrastadas con esta tecnología”, destacó el secretario.

Por último, otra novedad será la instalación de cámaras en los móviles de la Policía Local para filmar los procedimientos que realizan los efectivos en situación de flagrancia.

 

Equipamiento

 

Otro aspecto es la indumentaria. El Municipio adquirió capas de lluvia para los efectivos que están en funciones -no estaban previstas en el uniforme que brindó la Provincia- y deben comprar nuevas para la camada que egresa este año. También pensaron en ropa especial para los motociclistas y para los bicipolicías que ya están reforzando las tareas en el centro con la versatilidad que permiten los rodados.

Además se incluyó el equipamiento en comunicaciones, que si bien hay un compromiso de la Provincia de proveerlo y lo ha cumplido, a veces el Municipio ha tenido que complementar porque no han llegado las unidades suficientes o se han demorado.

Por otro lado, la asistencia a la Escuela de Policía de Prevención Local. Desde noviembre y diciembre la comuna comenzó a proporcionar las viandas para los cadetes que están cursando su formación profesional. “Era una política establecida por el Ministerio de Seguridad, pero la Provincia interrumpió la provisión al 31 de octubre. Por lo tanto, todos los que siguieron en formación en este tiempo, que son los que conforman el segundo grupo que está próximo a ser puesto en funciones y los que están cursando, que se preveía que iban a concluirla en febrero o marzo pero el nuevo gobierno ha anunciado que prolonga el período de capacitación y lo lleva a tres meses más, con lo cual vamos a ir hasta junio”, explicó.

Además, deben afrontar otros gastos como provisión de agua envasada, reparación de bancos, pintura de la sede del Instituto de Educación Física donde funciona la academia y otras tareas de mantenimiento.

 

Dos camionetas para la Patrulla Rural

Otro aspecto del programa es el apoyo a la Policía de Buenos Aires que depende de la Superintendencia de Seguridad, donde las líneas principales son el mantenimiento de automotores, el pago de alquileres, los servicios de policía adicional, el servicio de Megatrans (AVL) para el control de los móviles y un paquete de distintos aportes debido a que las cajas chicas de las comisarías son muy pequeñas y no pueden atender a las demandas básicas de funcionamiento.

“A nivel de automotores estamos previendo la incorporación de dos camionetas para la Patrulla Rural, y el gasto fuerte, que tiene que ver con combustible y mantenimiento: reparaciones mecánicas, de carrocería, tanto de automóviles, camionetas y motos; y reposición de neumáticos”, enumeró Atilio Della Maggiora.

En cuanto a los nuevos móviles, precisó que “hemos atendido que hubiera algún refuerzo adicional para la Patrulla Rural con esta posibilidad de incorporar dos móviles. Fue una idea a partir del conocimiento de cómo era la composición de las tasas. Distintas entidades y personas ligadas a la actividad y al sector nos preguntaban qué tipo de previsión íbamos a tener dentro de la Patrulla Rural. Nos parecía razonable, porque básicamente lo que tiene que ver con la ruralidad es esta posibilidad del desplazamiento y es donde hay dificultades a veces con los móviles de ellos”.

El funcionario detalló que hoy la Patrulla tiene cuatro móviles pero en condiciones operativas hay dos y el tercero está “más o menos. De hecho el Municipio en este momento lo está reparando”. Por eso destacó que “si pudiéramos incorporar otros dos, estaríamos volviendo a la condición inicial que fue dividir el partido en cuatro zonas y que cada una tuviera un móvil. Estaríamos volviendo al primer estadío en que se diseñó el sistema de Patrulla Rural”.

El otro rubro importante en el apoyo a la Policía de Seguridad son las distintas dependencias que provee el Municipio. Se trata del alquiler de ocho edificios con una previsión presupuestaria de 1.037.000 pesos, además de las refacciones en los inmuebles y los seguros.

Además, se aumentaron los recursos para el servicio de Policía Adicional, destinado a actividades que promueve el Municipio como el carnaval, donde necesita efectivos de noche y escapa al sistema regular de prestaciones.

Por último, mantendrán el sistema de seguimiento satelital por el AVL, al que se incorporan los vehículos de la Policía Local.

 

La pata social

 

Una de las novedades de la Secretaría de Protección Ciudadana es la coordinación de esfuerzos con las instituciones que trabajan en el aspecto social y la contención, tarea que estará a cargo del ex subsecretario de Desarrollo Social Rubén Diéguez.

“Hemos hecho una extensión presupuestaria en otra línea de trabajo, que es particular de la manera que hemos diseñado el funcionamiento de la secretaría, son los Programas de Prevención Social y Comunitaria, a donde hemos destinado una parte del presupuesto con mucha ductilidad, un conjunto de cuentas que permitan una utilización muy flexible de esos fondos, que tampoco son exclusivos porque la prevención social y comunitaria significa articular políticas sociales con participación de las comunidades”, explicó el secretario Atilio Della Maggiora.

Y aclaró que muchas veces “los programas necesitan alguna base de dinero que active algún circuito o algún refuerzo presupuestario o provisión presupuestaria rápida que escapa a las políticas sociales tradicionales que puedan manejar Desarrollo Social, Salud, etc. Entonces, también hemos hecho una previsión en este sentido, porque cuando presentamos la secretaría dijimos que íbamos a trabajar en las dos líneas: tanto en la prevención situacional como en la prevención social y comunitaria”.

 

Impulso a Defensa Civil y Atención a la Víctima

 

Por otra parte, el secretario de Protección Ciudadana destacó que en Defensa Civil y Atención a la Victima se realizó un “rediseño del presupuesto en las dos áreas”. La intención es reforzar estas áreas, darle un nuevo impulso y crear programas puntuales.

En principio, en Defensa Civil se contempló incorporar equipamiento para poder llegar a distintos lugares ante problemas climáticos, como temporales o jornadas de muchas lluvias que generan inundaciones puntuales en algunos barrios. Por ejemplo, un vehículo y herramientas para el trabajo en el momento en situaciones como la caída de un árbol.

En Asistencia a la Víctima, anticipó un programa para facilitar el acceso a la Justicia a las personas de condiciones más vulnerables o a víctimas de delitos muy graves, como homicidios, violaciones, homicidios en ocasión de robo, violencia de género y violencia familiar. “La idea es que estas personas puedan procurarse asistencia legal, que es en lo que generalmente fracasan todos los sistemas que están pensados y funcionan hoy en día en la materia”, resaltó el abogado.

“Estamos previendo un programa en este sentido, que lo había anunciado el Intendente en la campaña y lo estamos estableciendo en el área de Asistencia a la Víctima. Estamos trabajando en este momento en el proyecto de implementación del sistema. Estamos estudiando, por ejemplo, el estatuto de la víctima de España, que es reciente, de 2015. Es una ley integral, pensada a nivel país, y nosotros estamos viendo algunas herramientas que ha introducido esa ley, cómo las podemos adaptar a las necesidades locales y atendiendo demandas que, por ejemplo, el movimiento Ni una Menos hacía en este sentido”, reseñó.

Della Maggiora reparó en que “el acceso a la Justicia generalmente es el punto flaco de todos los instrumentos legales de protección. Se declaran los derechos en el sentido de que se sabe que se pueden tomar medidas, pero cuando la persona necesita introducirse en el proceso y ejercer el derecho por ella misma, muchas veces las imposibilidades económicas hacen que esos derechos naufraguen. Está la declaración pero no está el instrumento de acción. Por lo tanto, hemos pensado dentro del área de Asistencia a la Víctima trabajar en esta línea, estableciendo un fondo cuyo criterio iremos perfilando, aunque éste es el primer esbozo”.

 

Capacitación en violencia

 

En tanto, confirmó que hay un grupo de la Policía Local especialmente capacitado y adiestrado en violencia de género que opera normalmente en la calle pero ante un alerta o llamada, pedido de colaboración o socorro a las fuerzas policiales, se desplazan los efectivos de ese equipo.

Este cuerpo especializado está integrado por unos 10 agentes de la Policía Local, que atienden a una problemática que ha cobrado gran visibilidad en los últimos años. “Es un capítulo que fue pensado para el programa operativo de seguridad cuando se elevó a la Provincia, a principios de este año. Fue una idea que tuvo consenso en el Concejo Deliberante para que así fuera y se trabajó en esa línea”, describió.

De todas formas, aclaró que en el programa de capacitación de la policía se brindan pautas para actuar en estos casos. “Pero lo que se hizo localmente fue potenciar la capacitación en la materia y conformar un equipo especial dentro del grupo de efectivos para trabajar en esa temática, lo cual potencia el sistema de la Casa Abrigo, con la que interactuamos a través de Asistencia a la Víctima con la Secretaría de Desarrollo Social. Es un punto de convergencia que tenemos muy fuerte el tema de violencia de género”, subrayó.

 

Control Urbano Vehicular, una demanda del vecino

 

En relación a la Dirección de Control Urbano Vehicular, Atilo Della Maggiora adelantó que se prevé incorporar mayor equipamiento, con la adquisición de una grúa con la tecnología del remolque lateral, es decir, que pueda levantar un auto que se encuentre estacionado entre otros dos vehículos. La mejora radica en que la grúa no necesitará de un espacio de estacionamiento delante, que es lo que ocurre con las unidades actuales.

El funcionario afirmó que detectan graves problemas por el estacionamiento en espacios prohibidos, sobre todo en el centro, donde no está permitido parar sobre la izquierda, y en zonas más alejadas incide la obstrucción de garajes. “Necesitamos equipamiento específico para ir resolviendo este tipo de problemáticas”, manifestó.

En relación a la circulación de motos, muchas con escape libre y que corren “picadas”, consideró que “las herramientas de control son las básicas. Es muy residual el caso del conductor que ande con una infracción a nivel del escape solamente. En el operativo, el que infringe la sonoridad de la motocicleta también está en infracción por falta de documentación y de casco o no tiene licencia de conducir, con lo cual pensar en algo específico por el lado de las infracciones a los decibeles admitidos se puede trabajar, pero ciertamente no aparece como algo autónomo”.

Ante las múltiples quejas de los vecinos, aseguró que están intensificando los controles, situación que se comprueba ante la cantidad de vehículos secuestrados. En simultáneo, avanzarán con capacitaciones al personal a cargo de los operativos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario