Con la presencia de distintas organizaciones sociales, se hizo la Marcha de la Gorra

En la tarde de ayer, en la glorieta de la Plaza Independencia, se realizó la primera edición de la denominada Marcha de la Gorra, con la participación de diversas organizaciones sociales que desarrollaron actividades culturales y talleres de formación sobre las problemáticas que experimentan los jóvenes de la ciudad, además de montar una radio abierta.

La Marcha de la Gorra se lleva a cabo en las principales ciudades del país con el objetivo de denunciar, erradicar y concientizar sobre el abuso policial, el gatillo fácil, la violación a los derechos humanos, las detenciones arbitrarias, la estigmatización y el etiquetamiento sobre los territorios más vulnerables, la autorización judicial para habilitar la demora de personas para su identificación, entre distintas situaciones problemáticas que las organizaciones identifican como relevantes y que producen y reproducen precarización en los niños, niñas y jóvenes.

Lucas Bilbao señaló que “es la primera Marcha de la Gorra que hacemos en Tandil, es algo que se viene realizando federalmente, hace casi una década. Nosotros, habiendo estudiado todo lo que sucede en los barrios y en la ciudad respecto al abuso policial y criminalización, sobre todo de los pibes, por su vestimenta, gorra o lo que fuese, nos hemos sumado al calendario local con esta marcha que se hace todos los meses de noviembre”.

En cuanto a la organización, señaló que “estuvimos trabajando alrededor de dos meses, y lo bueno es que muchas de las organizaciones sociales, políticas y de Derechos Humanos que trabajan con chicos, además del Foro de Niñez y Adolescencia en Tandil, venimos dándole forma. Es la primera, seguro faltaron cosas, pero lo importante es poder pensarla hacia el futuro, reivindicar y seguir visibilizando estas cosas que pasan en toda la ciudad, como los abusos de la policía, sobre todo hacia los menores, para poder trabajar desde ahí”.

Brenda Dispalatro indicó que “son varias las agrupaciones sociales que integran el Foro de Niñez que se han sumado a esta propuesta. A pesar de que tuvimos que correr la fecha por cuestiones climatológicas, la respuesta y el acompañamiento que tuvimos es bueno. Lo más importante es que se acercaron los jóvenes que son el sujeto, al que también hay que interpelar porque es al que le pasan las situaciones con la policía en la calle. Estamos felices porque hay distintas propuestas de talleres que nos ayudan a reflexionar”.

Tomar conciencia
y aprender

Desde La Poderosa, mencionaron que “formamos parte de la organización del evento, y particularmente estamos haciendo un juego de memo test que llamamos ‘Ni una bala más, ni un pibe menos’, para unir las situaciones de violencia institucional en conjunto con cada pibe que ha sufrido algunas de estas cosas, sea por gatillo fácil, desaparición forzada de personas o casos de torturas que no han llegado a asesinatos en época de democracia”.
Analizó que “lo que estamos visualizando son algunas situaciones que hay para tomar conciencia y aprender que sucede en todos lados y también para interpelarnos un poco y poder reflexionar de cómo lo vivimos en el ámbito local, con la Policía Bonaerense, Local y también Federal”.

Remarcó que “nos pasó que han interpelado a algunos chicos que estaban en la plaza San Martín y al ser de Villa Cordobita tienen que estar de la avenida para el otro lado. Para algunos ese espacio es de paseo y para otros de merodeo, donde si bien no tenemos un código de convivencia, por lo visto pareciera que sí, es un lugar para algunos pocos”.

Expresó que “la policía paró a cuatro chicos que iban a fútbol, en bicicleta, de nuestros espacios, interpelándolos de dónde habían sacado esas bicicletas que son de su propiedad. Eso no deja de ser una detención arbitraria por portación de cara. Ante el reclamo de la sociedad de pedir más fuerzas policiales, nosotros proponemos el control de esas fuerzas, aunque sabemos que para cambiar esas instituciones lleva muchos años”.

Desigualdad

Silvana Cetrone señaló que “se marca más a chicos de los barrios por una cuestión de desigualdad y de diferencia que uno hace, creyendo que los pibes de los barrios más periféricos son más peligrosos. La realidad indica que pasa en toda la ciudad, pero obviamente que hay sectores que están más desprotegidos, con derechos desde hace años vulnerados, entonces se ven expuestos mucho más a este tipo de situaciones. Son otros los riesgos con los que se corre, pero es una problemática que abarca a toda la juventud”.

Por último, Juan Zarini dijo que “en conjunto con todas las organizaciones hemos elaborado un documento de pedidos y reclamos. También la idea es poder seguir trabajando juntos durante todo el año para seguir luchando por esto que creemos que puede llegar a ayudar a los pibes”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario