Con nueva agenda de temas y para intentar ahuyentar rumores de división, se reunió la Mesa de Enlace

Antes y después del encuentro, que se realizó en la sede de Coninagro, los dirigentes rurales intentaron dar muestras de “unidad”, aunque admitieron “que puede haber diferencias” de criterio. Los participantes del cónclave coincidieron en la necesidad de abordar otros temas como la lechería, las economías regionales y la carne, y elogiaron el proyecto de ley que impulsa el senador Carlos Reutemann, que prevé un esquema diferenciado de retenciones para pequeños productores.
También mostraron dudas sobre el alcance del decreto que puso fin a las retenciones móviles y que se publicó en la víspera en el Boletín Oficial, ya que habla de “límite” y no de “derogación”. El titular de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías, aseguró que las cuatro entidades del campo seguirán “juntas por mucho tiempo”, aunque consideró “evidente que puede haber diferencias”. Llambías dijo que no tiene “ningún problema personal” con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y aseguró que “tiene que haber un cambio de políticas y no sólo de nombres” en el Gobierno.
El titular de CRA afirmó que la relación de las cuatro entidades “es muy buena” y volvió a criticar al Gobierno porque “no realizó ninguna autocrítica” luego de la derrota en el Senado cuando se trató el proyecto de retenciones móviles. Por su lado, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, consideró que ahora “es tiempo de consensuar con el Gobierno” una nueva política agropecuaria.
“El proyecto de Reutemann sobre retenciones tiene la ventaja de realizar una segmentación importante, con retenciones bajas para productores chicos. Además, tiene beneficios fiscales que son positivos”, afirmó Miguens tras el cónclave rural. El vicepresidente de la entidad, Hugo Biolcati, afirmó que las entidades del campo “estamos más fuertes que nunca” y señaló que tras la derogación de las retenciones móviles “es lógico que nos sentemos a razonar sobre los pasos a seguir”. “La alegría después del triunfo en el Senado, no evita que nos tengamos que ocupar ahora de los pequeños productores”, sostuvo Biolcati, en declaraciones a la prensa antes de entrar a la sede de Coninagro.
Agregó que “los pasos a seguir son si se puede consensuar con el Poder Ejecutivo un proyecto de ley” para tratar la situación de los pequeños productores, un sector que está “lleno de problemas”. “El plan de Reutemann es el proyecto que sintetiza el pensamiento en general, pero tenemos que consensuar con el Ejecutivo toda la política agropecuaria y luego buscar el respaldo de una ley”, remarcó Carlos Garetto, vicepresidente de Coninagro. Los máximos dirigentes de la Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria, CRA y Coninagro volvieron a verse las caras, un día después de que el Gobierno nacional oficializara la derogación de la resolución 125, que había dado origen a las retenciones móviles a las exportaciones del campo.
Ya sin el reclamo por este régimen de retenciones, que motorizó más de cuatro meses de conflicto entre el campo y el Gobierno, las entidades rurales pretenden ahora que el Estado instrumente una serie de beneficios que permitan el desarrollo de los productores de menor envergadura. Con esta reunión, los dirigentes del campo quieren comenzar a delinear una serie de objetivos que, en su momento, piensan elevar a la presidenta Cristina Kirchner.
Hasta hablaron de “borrón y cuenta nueva” e invitaron a la Presidenta a la inauguración de la Exposición Rural de Palermo, con el fin de distender la relación con el Gobierno.
La necesidad de implementar políticas diferencias en favor de los pequeños productores fue reclamada por el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, ya que su entidad representa a ese sector. Además, las cuatro entidades no ocultaron sus diferencias, pero apostaron a continuar con la Mesa de Enlace.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario