Con nuevos proyectos y eventos para juntar fondos, la Biblioteca del Club Ferro festeja su aniversario

Las puertas de la Biblioteca Juan A. Salceda están siempre abiertas. En su sala se suceden talleres para grandes y chicos, música, literatura, charlas y encuentros. Hay cursos de tejido, hay encuentros de agrupaciones, hay actividades artísticas y lecturas compartidas. La Biblioteca Juan A. Salceda, que nació junto al Club Ferro en 1919 y se inauguró el 19 de junio de ese año, volvió a su lugar histórico en la avenida Colón en octubre de 2015 y hoy, consecuencia del esfuerzo de su comisión directiva, recuperó la personería jurídica. ¿Qué se viene? además de los eventos a beneficio que buscan recaudar fondos para mejorar la infraestructura del lugar, el camino de la Biblioteca está lleno de proyectos.

Camino allanado.

“Este año, de los avances más importantes que tuvimos, (que por ahí no se ve tanto en la atención pero para la biblioteca es fundamental) es que pudimos acomodar todos los papeles, y tenemos de nuevo la personería jurídica”, explicó María Salceda, presidenta de la comisión directiva, a El Eco de Tandil. ¿Por qué se trata de un paso fundamental? Salceda explicó: “Si nosotros queremos presentar un proyecto al Fondo Nacional de las Artes, que de hecho estamos trabajando en uno, o queremos recibir los fomentos de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip) o queremos reparar infraestructura, lo primero que debíamos hacer era acomodar toda la situación administrativa de la biblioteca, que era un desastre. Desde hace más o menos un mes contamos con todos los papeles, entonces pudimos comenzar a trabajar en un montón de proyectos asociados a la biblioteca que no solo son para mejorar la infraestructura sino que están enfocados también en hacer crecer el proyecto”, expresó Salceda.

Además de la personería jurídica, Salceda resaltó como importante la decisión de ofrecer la sala no solo como biblioteca sino también como espacio cultural. “Le metimos muchas pilas en organizar actividades, a veces vinculadas con libros y a veces no, pero que nuclean cosas que pasan en el barrio de la Estación y en otros lados”, aseguró, y agregó: “Trabajamos con escuelas que van a la Biblioteca, hacemos lecturas y los chicos dibujan, hay talleres de distinto tipo, de arte y literatura para adultos mayores, de tejido, de lengua de señas. Al tener la biblioteca abierta, podemos ofrecer el espacio para la gente que necesite lugares de reunión, o prestarlo y usarlo como un espacio que nuclee distintas cosas”.

Desde que la Biblioteca salió del edificio del club y volvió a la Avenida Colón el número de socios creció. Este hecho además respondió a que, desde la comisión, se decidió el año pasado que todos los socios del club sean también socios de la biblioteca. Sin embargo, todavía faltan algunas cuestiones, como mejorar la infraestructura o acceder a subsidios para poder mantener, por ejemplo, una bibliotecaria tiempo completo. Con los papeles actualizados y el trabajo de la comisión, la esperanza está en conseguir más subsidios y poder ofrecer horarios más amplios.

Volver a brillar.

Al 1479 de la avenida Colón, muy cerca de la esquina con Arana y en pleno corazón del barrio de la Estación, la Biblioteca Popular Juan Antonio Salceda fue, durante muchos años, símbolo cultural de la ciudad: los intelectuales se reunían allí para debatir, los libros circulaban entre los vecinos y los más chicos iban en busca de revistas. Sin embargo, los tiempos difíciles y el deterioro obligaron al club a cerrar la biblioteca y mudarla al edificio de Arana.

Bautizada en 1988 en honor a un ex presidente de la institución y quien fuera uno de los intelectuales más valiosos que dio la ciudad, la Biblioteca se fundó trece días después que el Club. El año pasado, la dirigencia logró que recupere su lugar histórico: por medio de un acuerdo de cooperación mutua con el Colegio de Técnicos de Buenos Aires (Distrito V) se comenzó en el edificio de Colón la obra de restauración. El objetivo de a poco se cumplió: se retomaron las actividades, se mudaron allí los más de 15.500 libros, la sala de lectura, la videoteca, el rincón infantil y la hemeroteca y se le devolvió a esa antigua sala su función cultural.

Verona, a beneficio de la Biblioteca

Para poder avanzar en lo que falta de infraestructura como el sistema de calefacción, una pequeña cocina o la refacción de los baños, la Biblioteca necesitaba destrabar el tema de los papeles. “Todavía resta hacer obra pero para empezar a hacer esa obra necesitábamos meter proyectos, y para meter proyectos necesitábamos acomodar todos los papeles. Eso fue lo que terminamos de hacer hace un mes y realmente estamos recontentos porque es un tiempo medio récord”, aseguró Salceda. Mientras tanto, a través de espectáculos teatrales o festivales de rock a beneficio, la Biblioteca va juntando fondos.

Mañana, en el Teatro de la Confraternidad a las 19, se presentará la obra “Verona” a total beneficio de la institución. “En esta ocasión, el elenco se suma a la biblioteca Juan A. Salceda, del Club Ferrocarril Sud, para recaudar fondos que contribuyan a la concreción de proyectos de la institución del barrio de la Estación”, reza la invitación.

“En general, realizamos obras a beneficio para contribuir a que las organizaciones de la comunidad puedan concretar alguno de sus proyectos. En el caso específico de la Biblioteca Juan A. Salceda cooperamos porque necesitan, entre otras cosas, adquirir equipos de calefacción” explicó la directora Claudia Castro. Y agregó: “De paso, celebramos el cumpleaños de la Biblioteca”.

Analía Ríos es parte del equipo que trabaja en la Biblioteca para hacerla crecer. Gestora Cultural, Analía entre otras cosas abre todos los días el espacio, recibe a las personas de los talleres y a los chicos de las escuelas y coordina y organiza actividades para seguir creciendo. “Esta es una biblioteca que renació hace poco –le contó a El Eco de Tandil-, y camino a su centenario busca concretar mejoras y arraigar su pertenencia al Barrio de la Estación. Hay muchos proyectos que van de la mano con el club y la verdad es que es trabajamos en este lugar y buscamos y participamos de eventos para recaudar fondos porque es un barrio y un espacio al que queremos mucho”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario