Con otra movilización, reclamaron intervención del Municipio para garantizar el acceso a la garrafa social

Mientras aguardan por respuestas precisas, vecinos y referentes del Movimiento Evita, de la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) y de Patria Grande, montaron ayer por la tarde una intervención cultural frente a las puertas del Municipio en otro intento por evitar que el reclamo por el acceso a la garrafa social sea desoído.

La soleada y cálida jornada reunió, en el veredón de la sede de Gobierno, a un grupo de personas que bajo la consigna planteada hicieron visible el pedido para que se mejore el proceso de adquisición del gas en garrafa a 97 pesos, precio máximo establecido en el Plan Hogar.

Unidos bajo una preocupación común ambos movimientos políticos insistieron con su pedido para que el Ejecutivo intervenga en la regularización del precio de la garrafa social y la garantía de distribución en los puntos establecidos en Tandil.

En tanto, como otra acción, un grupo de representantes acudirá hoy al Concejo para conocer el estado de la nota entregada días atrás.

Acciones

Como se informó en estas páginas, una movilización popular que tuvo lugar el miércoles 27 de julio puso en agenda el pedido por la “urgente intervención” de las autoridades comunales para facilitar el acceso a la garrafa social.

En aquella oportunidad los manifestantes entregaron a los presidentes de los bloques del Concejo Deliberante un petitorio en el que, bajo el título “El tarifazo a los que menos tienen”, sustentaron las bases del reclamo, entre ellas, la escasa cantidad de unidades disponibles para la venta de parte de las empresas distribuidoras.

En respuesta, el martes de la semana pasada se concretó un encuentro en el Deliberativo que congregó a representantes de todos los bloques legislativos con militantes de la CTEP, Evita, Patria Grande, y familias de la ciudad para avanzar en conjunto en acciones tendientes a mejorar la logística en los barrios, a la que se sumó el titular de la UDAI Tandil de Anses.

Finalizado aquel capítulo los impulsores del reclamo destacaron la predisposición a evaluar el tema pero admitieron que se iban tal como habían llegado, sin una solución.

Que se activen
los mecanismos

Frente a ese escenario sumaron un nuevo capítulo bajo el objetivo de hallar una salida. En diálogo con El Eco de Tandil Nicolás Carrillo (Movimiento Evita) y Juan Arrizabalaga (Patria Grande) trazaron los principales aspectos que sustentan el reclamo, el cual impulsaron en función de la preocupación de las familias de distintos barrios que carecen del servicio de gas natural por red.

Mientras comenzaba a montarse la propuesta en la explanada, con carteles y algunos elementos que hacían referencia al planteo, Carrillo ratificó que con la actividad planteada pretenden que el Municipio “active los mecanismos para que la garrafa llegue a todo el territorio con el precio fijado por el Programa Hogar”.

Respaldado en el plan del Ministerio de Energía de la Nación que se gestiona a través de Anses el dirigente advirtió que “si se cobra más de 97 pesos hay que denunciar”, y graficó que la realidad indica que en promedio la garrafa social se adquiere a unos 150 pesos.

Entonces, con estas acciones, apuntan a “cuidar el bolsillo” de ese “25 por ciento de la población que no accede a la red domiciliaria de gas” en un contexto marcado por una “recesión económica, donde el salario alcanza menos porque los alimentos de la canasta básica y los servicios han aumentado”, repasó Carrillo.

“Hay que generar una experiencia testigo para que nadie se aproveche de la situación de los más vulnerables”, expresó a modo de aviso.

Entre las circunstancias a las que se afrontan los vecinos que requieren de este tipo de alternativa indicaron que a cada garrafa se le aplica un plus de 40 pesos por el traslado de Mar del Plata a Tandil y luego, desde la planta distribuidora hacia un barrio otros 50 pesos.

“La gente necesita certezas”

A su vez se mostraron desilusionados en relación a la falta de presiones en cada uno de los acercamientos logrados, por lo que reeditaron el pedido. “Lo están estudiando”, dijo con tono irónico Juan Arrizabalaga, quien pese a este escenario, se mostró esperanzado de lograr “algo más concreto” en el transcurso de la semana. “La gente necesita certezas”, reclamó el excandidato a intendente.

Entre las exigencias planteó que el gobierno de Miguel Lunghi debe “garantizar que las garrafas lleguen a los barrios y con ese precio de referencia del Programa Hogar” y pidió acciones para que la diferencia “no sea costeada por los vecinos”.

Para finalizar Carrillo demandó celeridad al Ejecutivo: “La misma que tiene para otros temas, como la cautelar que se pidió en media hora para desalojar un conflicto de trabajadores cuando hace dos meses que está el tema en discusión”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario