Con quite de colaboración en dos áreas, el Ejecutivo prepara una oferta salarial para los municipales

Mientras el Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil -STMT- buscan encausar la negociación con vistas a alcanzar un acuerdo que permita actualizar los salarios del conjunto de empleados de la comuna, personal del Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, del de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas” y del Cementerio cumple con el segundo día de protesta con dos horas por turno de retención de tareas en reclamo de una oferta oficial para discutir.

En ese marco, la comuna adelantó la reunión que se había convocado para ayer y mantuvo este lunes una conversación con la comisión directiva, en la que presentó un esquema de mejora salarial que se ajuste a la inflación sin un porcentaje concreto, y se llevó una contrapropuesta para evaluar.

En ese sentido el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi, destacó que “se está trabajando de los dos lados”, y marcó que “hay pretensiones bastante alejadas y es difícil encontrar el término medio”.

En diálogo con el ciclo radial “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM) sostuvo que la protesta comenzó el lunes e incluyó el quite de colaboración de tareas por dos horas en el Sistema Integrado de Salud Pública y en la Dirección de Cementerio, mientras que en Vialidad “se suspendió” a partir “de algunas gestiones que hemos hecho”, dijo.

Pero también basados en que resulta “un poco apresurada” la resolución adoptada puesto que se mantiene “el diálogo permanente, negociando la cuestión paritaria”.

El esquema
propuesto

Luego expresó que “venimos de dos reuniones paritarias” y que en el último acercamiento presentaron un esquema salarial para este año sin porcentajes y luego el gremio hizo una contrapropuesta.

“No entregamos la propuesta que íbamos a entregar ayer (por el lunes) y volvimos para analizar presupuestariamente lo que ofertó el sindicato”, repasó y definió que “si no ha habido una propuesta hasta el momento no ha sido para especular y dilatar la situación sino porque se está trabajando en encontrar la mejor propuesta sin que se produzcan medidas de fuerza”.

El secretario de Gobierno explicó que, en función de las declaraciones del gremio, las acciones responden a una “advertencia” al Departamento Ejecutivo por la demora en la presentación de una propuesta formal, y enseguida justificó que “no se ha hecho porque se está trabajando”.

En tanto, insistió que el 45 por ciento pretendido resulta “imposible” de otorgar “porque no hay demanda de esas características y porque ningún Estado municipal está en condiciones de hacerlo”.

En ese sentido garantizó que “el salario no se va a depreciar respecto al proceso inflacionario acumulado este año”, por eso defendió la idea de evaluar en forma bimestral el contexto “e ir acomodando los salarios básicos de acuerdo a lo que vaya sucediendo con la inflación”.

Reconoció el riesgo de esta propuesta pero valoró que al menos con ello el salario del trabajador municipal de las categorías más bajas pueda acompañar la inflación.

Retención de tareas

Por su parte, el secretario de organización del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil –STMT-, David Marconi, abordó las medidas de fuerza en ambas áreas y trazó un escenario respecto de la negociación en pos de alcanzar un acuerdo que permita recomponer el salario.

Dijo que “hasta el momento” el conflicto se mantiene en el Hospital y en el Cementerio y advirtió que los trabajadores de otros sectores manifestaron su voluntad de sumarse “si no hay un avance cierto y una oferta concreta”.

Y no descartó una escala en el conflicto aunque se mostró esperanzado de poder arribar a un acuerdo prontamente.

Las acciones, explicó, se fundan en la demora por parte del Ejecutivo en convocar a una reunión para reabrir la paritaria. “Los trabajadores entendieron, junto con el sindicato, que era necesario empezar a demostrar el descontento en esta dilación, que no se entendía como razonable en un año complicado”, contextualizó.

Frente a este escenario “se tomó la decisión de realizar este tipo de medidas parciales”, que además implican un respaldo a la gestión del sindicato y a las negociaciones que llevan adelante y “un llamado de atención” al Ejecutivo para que redoble los esfuerzos y alcanzar un acuerdo “en una mesa de diálogo donde estén los números”.

El escenario actual

A propósito de la discusión salarial, Marconi defendió la antelación con la que elevaron su pedido (en noviembre del año pasado) y planteó que “lo más sano” hubiese sido que “nos sentáramos antes de que se confeccione el presupuesto”.

“Si uno mira los acuerdos salariales de los últimos tres o cuatro años, la pauta siempre estuvo alejada de lo que pretendía otorgar unilateralmente a lo que pretendíamos nosotros, pero nunca como este año”, cuestionó haciendo especial hincapié en el 17 por ciento previsto y el 45 por ciento solicitado.

El secretario de organización objetó el escenario y planteó que la discusión previa se centra en la importancia de “recuperar parte de lo que se perdió el año anterior y alcanzar un porcentaje nuevo”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario