Con una sensación de dualidad, Cuenca manifestó que va a confiar en Zelarayán

Tras la reunión que las autoridades de Loterías y de la concesión tuvieron con los concejales, fue el turno de Jorge Cuenca y los trabajadores del Hipódromo de Tandil. Las primeras conclusiones lanzadas por el denunciante de las causas del Hipódromo, destacó que no hay controles efectivos de los subsidios, así como no se sabe adónde va el dinero ya que “lo que rinden allá es una cosa y lo que aportan acá es otra”.

En relación a los pedidos a las autoridades, Cuenca indicó que lo principal es tener una cancha razonable y la reparación de la villa hípica ya que “es impresentable”, manifestó.
“Voy a confiar en Zelarayán porque siempre lo hacemos, pero no hay plazo ni proyecto de inversión presentado”, advirtió Cuenca. Agregó que ni bien comenzó esta nueva concesión dijo que iban a improvisar y eso está pasando: “No se hacen las inversiones, pero el dinero para hacerlo está”. Además argumentó que la sensación es muy ambivalente porque en determinado momento dio la impresión de que venían a decirles que estas personas son buenas, pero recordó que tuvieron 6 meses de subsidio de 575 mil pesos y a partir de enero van a hacer 620 mil, pero la inversión no la vemos, no está, los premios no son los reales y las rendiciones contables son dibujadas”.

Las cuadreras

En lo que respecta a las carreras cuadreras, Cuenca explicó que en los hipódromos oficiales están prohibidas por la Loterías, el único que tiene injerencia y la posibilidad de habitarlas es el Municipio. Para eso existe la Ley 9233 que le otorga las facultades a los municipios a autorizar las carreras cuadreras, pero estos deben fiscalizar el juego y determinar a una persona ajena al Municipio que lo haga de manera sin fines de lucro.
El criador de caballos además le consultó a Juan Pablo Frolik sobre este tema e indicó que fue muy claro al decir que nunca se autorizaron las cuadreras, pero estas se corrieron siempre. Esto significa que nunca se controló el uno por ciento que le corresponde al Municipio por el turf de todas las apuestas; con lo cual todas las que se realizaron en este marco son ilegales.
Por otro lado, Cuenca especificó que Principi le dijo que en la reunión de octubre se habían rematado 950 mil pesos en las cuadreras y ahora a estas personas les dijo que habían sido 25 mil pesos. La resolución 9208 autoriza las apuestas de remate y tiene que haber una planilla, lo único que hay que hacer es que vaya una persona los días de reunión y levantar las planillas, controlar que ése sea el juego y luego tienen que darles este uno por ciento. “Por lo tanto en octubre el Municipio se perdió 9.500 pesos y a lo largo de todos estos años vaya a saber todo el dinero que perdió”, advirtió.
Por último resaltó la voluntad y el entusiasmo de Pablo Bossio, pero insistió que quiere saber hasta dónde va a poder definir, ya que el gobernador Daniel Scioli hace muchos años que sabe de esto.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario