Condena de ejecución condicional por un abuso

A través de un juicio abreviado, el Juzgado Correccional avaló la condena acordada por las partes para un acusado de abusar de una menor durante dos años.

El juez Carlos Pocorena dio por probado que en diversas oportunidades entre el mes de junio de 2013 y agosto de 2014, en el interior del domicilio donde residía el acusado, con ánimo libidinoso y con la finalidad de desahogar su sexualidad, realizó tocamientos impúdicos con sus manos sobre las partes íntimas de la menor que tenía a ese momento entre 12 y 13 años.

A los fines de acreditar el hecho, el magistrado tomó la propia declaración testimonial de la víctima, que si bien resultó ser el testimonio el único que permite reconstruir la materialidad delictiva del suceso traído a juzgamiento, se valoró sobre todo la espontaneidad del relato efectuado por la menor, su visible serenidad cuando se le interrogaba ampliamente sobre el accionar de esta persona, como la concordancia, coherencia de sus respuestas y la riqueza de su lenguaje al expresar los hechos.

El juez no dejó pasar por alto la correcta y valorable actitud asumida por Javier Roberto Quintana, director de la Escuela donde concurría la niña, quien alertado por el equipo de orientación de la dependencia, de la situación relatada por la menor, no sólo lo puso en conocimiento de la madre, sino que realizó la pertinente denuncia que dio inicio a las actuaciones.

En el fallo, consecuentemente se condenó a Jesús Alberto Garrigo, a la pena de seis meses de prisión, de ejecución condicional, por resultar autor penalmente responsable del delito de abuso sexual simple.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario