Condenaron a cuatro años de prisión al autor de varios ilícitos

En un reciente juicio abreviado, el Tribunal Criminal 1 resolvió condenar a José Martín Rivero, actualmente alojado en la Unidad 15 (Batán), a la pena de cuatro años y cuatro meses de prisión, por resultar autor penalmente responsable de delitos varios.

A saber, se le endilgó el “Robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no se pudo acreditar y hurto agravado de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa, en concurso real”, por los hechos que se le imputaran como cometidos en Tandil, el 9 de junio de 2014 en perjuicio de los propietarios del comercio Buloncas; “Hurto agravado de vehículo dejado en la vía pública”, por el hecho cometido el 17 de enero de 2014 en perjuicio de Eusebio y Pablo Andrés Alberto; y “Robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no se pudo acreditar” por el hecho cometido el 8 de junio de 2014 en perjuicio de los propietarios del comercio El 52, todos en concurso real.

Para el Tribunal se dio por acreditado que el 9 de junio de 2014, siendo aproximadamente las 19.30, dos hombres, siendo uno de ellos José Martín Rivero, previa división de tareas entre sí, ingresaron al comercio denominado Buloncas, sito en la avenida Lunghi 2244 y, mientras el desconocido intimidaba a la empleada con un arma de fuego, Rivero, que vestía una campera negra con tres rayas blancas en sus mangas, saltó el mostrador desde la zona de atención al público, retiró de la caja la suma de 1.600 pesos aproximadamente, dos bonos contribución y una lapicera plateada con detalles dorados, ajenos, propiedad de María de los Angeles Echeverría Castanino y su hijo, retirándose ambos del comercio con los elementos sustraídos.

Luego de ello, advirtiendo Rivero y su compañero que en la avenida Lunghi, a pocos metros del comercio se encontraba en la vía pública estacionado un ciclomotor, intentaron apoderarse del mismo, no logrando consumar su designio delictivo, al ser advertida la maniobra por el propietario del mismo, quien profiriendo un grito logró que los sospechosos huyeran del lugar sin poder lograr su cometido.

 

Otra causa

 

En otro orden, también se dio por acreditado que el 17 de enero de 2014 entre las 13 y 15, al menos José Martín Rivero se apoderó ilegítimamente sin ejercer violencia de un automóvil marca Fiat Uno dominio GYG-764, propiedad de Alberto Eusebio y Pablo Andrés Eusebio, el cual se encontraba estacionado en la vía pública frente a la vivienda sita en calle Quintana 575.

Asimismo, se dio por probado que siendo aproximadamente las 21 del 8 de junio de 2014, dos personas (una de ellas Rivero), ingresaron al local comercial denominado El 52, de la calle Alvarado 250, propiedad de Julio Eduardo Danelutto, vistiendo Rivero una campera deportiva negra con rayas blancas con cuellito de argentina -blanco y celeste- colocado, a quien le faltaba un diente, y el restante vestía campera de color oscuro y capucha, de estatura más baja que el anterior, portando Rivero un arma de fuego con la cual intimidó a las empleadas que se hallaban en el mencionado local, a la vez que manifestó “quedate quieta, yo esto lo hago por mi familia, no te va a pasar nada y no me mirés, mirá al piso y no llames a nadie”, sintiéndose las empleadas del comercio totalmente atemorizadas e intimidadas, logrando doblegar sus voluntades, dado lo cual no opusieron ningún tipo de resistencia, oportunidad en que el otro sujeto no identificado se dirigió a la caja registradora de la cual se apoderaron ilegítimamente de dinero -aproximadamente quinientos pesos-, además de sustraer una notebook, propiedad del dueño del polirrubro, dándose posteriormente a la fuga ambos sujetos, consumando de esta manera el ilícito.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario