Continuaron ayer las diligencias judiciales para dar con el autor del crimen de Pereyra

Un importante despliegue ha realizado la policía en las últimas horas con la intención de dar con el paradero del sospechoso de ser autor de los puntazos que provocaron la muerte del albañil Juan Carlos Pereyra, que en abril pasado había cumplido 30 años de edad.
Si bien en fuentes oficiales la única respuesta es que por el momento no hay novedades trascendentes, las versiones señalan que a las pocas horas del crimen se contaban con pistas firmes y elementos que permitían encaminar la investigación, al punto que se concretaron los allanamientos mencionados en la edición de ayer.
Por otra parte, allegados a la víctima desmintieron la versión inicial que daba cuenta de que Pereyra habría protagonizado alguna pelea y sostuvieron que ?sólo estaba jugando al pool, sin participar de ningún hecho violento?.

Las últimas horas

A partir de tal posibilidad es que surgen diversas hipótesis que forman parte de los hechos que los investigadores intentan esclarecer mediante testimonios de quienes estuvieron en el lugar de los hechos y por las pruebas que puedan hallar.
Según las fuentes, Pereyra habría partido la noche del sábado desde su vivienda de calle De los Granaderos al 200 con destino al bar del pasaje Blandengues en su automóvil.
Su idea habría sido ir a jugar al pool y tomar una copa, con la intención de regresar temprano a su casa.
A muy poca distancia de su domicilio, la víctima habría visto a otros de los habituales parroquianos que se dirigían al despacho de bebidas. Eran tres o cuatro personas a las que habría conocido del barrio al punto tal de que en algún momento habría existido un mayor acercamiento o amistad con uno de los integrantes del grupo.
Sobre los motivos del ataque y su mecánica es poco lo que se pudo saber, ya que -si bien había más de una decena de personas en el bar- pocos datos fueron aportados.
?Si vamos a los testimonios, en un baño de ínfimas dimensiones había cuatro o cinco personas?, mencionó un allegado a la causa para graficar la escasa predisposición que tienen algunos testigos.
Por eso es que resulta complicado determinar con un grado importante de credibilidad cómo fue al ataque y si intervinieron algunas personas además del autor material de los puntazos.
Los hechos fatales se registraron aproximadamente a las 2.15, en tanto que el deceso de Pereyra ocurrió a las 4.18 en el Hospital Municipal Ramón Santamarina.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario