Convivencia en Diversidad Tandil presentó un proyecto de acceso al trabajo para personas trans

En el marco del Día Internacional de la Acción por la Despatologización Trans, que se conmemora hoy 21 de octubre, representantes de Convivencia en Diversidad Tandil, con la adhesión de varias organizaciones Lgbtiq, presentaron ayer al Concejo Deliberante el proyecto de ordenanza Acceso al Trabajo para Personas Trans.

Los encargados de entregarlo fueron el presidente de la organización, Gustavo Pernicone y la vicepresidenta, Nahara Del Pino. Según explicaron, el objetivo de la iniciativa es complementar el reconocimiento pleno de la recientemente sancionada Ordenanza de Cupo Laboral para Personas Trans, en adhesión a la Ley 14783, denominada Ley Diana Sacayán, haciendo efectiva su aplicación en la ciudad, en el marco de su creciente reglamentación en el orden provincial por otros municipios.

En diálogo con El Eco de Tandil, Pernicone explicó que el año pasado presentaron al Concejo Deliberante un proyecto para que el Municipio de Tandil adhiriera a la Ley 14783, que establece en su artículo 1 que “el sector público de la Provincia de Buenos Aires, debe ocupar, en una proporción no inferior al uno por ciento de la totalidad de su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo y establecer reservas de puestos de trabajo a ser exclusivamente ocupados por ellas, con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público”.

Si bien aclaró que aún la normativa provincial no fue reglamentada, el 24 de mayo pasado los concejales aprobaron por unanimidad el proyecto que habían impulsado en 2016 desde la ONG.

A partir de allí, Pernicone contó que vienen trabajando en conjunto “todas las organizaciones porque si bien la Provincia todavía no lo reglamentó, sí hay distritos como Chivilcoy, Azul y Mar del Plata, que hicieron una especie de reglamentación por la cual permiten que se empiece a tomar personal”.

Detalló que “el Municipio de Chivilcoy ya sumó a tres personas, en Azul llevan cuatro y antes de fin de año el intendente prometió tres más, en Mar del Plata hay doce y la idea es que Tandil suceda lo mismo. Tenemos acá aproximadamente treinta chicas trans, de las cuales quince estarían en condiciones de ingresar”.

Desde Convivencia en Diversidad, consideró en ese sentido que “no hace bien el sistema de subsidios que tiene el Municipio porque hace tres años que se vienen brindando, pero la implementación del proyecto que estamos presentando llevaría a que las personas que están hoy subsidiadas, pasen a tener un trabajo digno y estable”.

En síntesis, dijo que lo que buscan es que “se trate en el Concejo Deliberante y de aprobarse sería el paso inicial para poder llevar adelante la incorporación de chicas en el Municipio”.

 

“Un espacio laboral real”

Por el momento, el presidente de Convivencia en Diversidad afirmó que “hay tres personas trabajando en el Municipio: una en la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual y dos en el Hospital Municipal Ramón Santamarina, y tenemos informes de que habría otra chica también”.

Señaló que “a principio de año, una de las cosas que hizo la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual fue ofrecer horas a cambio de un pequeño ingreso económico”, pero insistió en que “evidentemente eso está dentro de un programa especial y no es un trabajo estable”.

Sí reconoció que “son muy necesarios los subsidios para las personas que están en una situación de riesgo”. En ese sentido, expuso que “la persona trans, fundamentalmente la femenina, es la que más sufre la discriminación y es muy difícil que consiga trabajo. En general, no tienen terminada la secundaria, fueron expulsadas a los 15 o 16 años como máximo y eso lleva a que en la provincia de Buenos Aires, según las Naciones Unidas, el promedio de edad sea de 38 años”.

Y advirtió además que “el 91 por ciento de las chicas trans trabaja en prostitución y sobre esa cifra tenemos arriba del 70 por ciento con HIV”.

Pernicone aseguró entonces que “es una población que necesita urgentemente espacio laboral real. Si bien es importantísimo cubrir las necesidades básicas fundamentalmente con ese subsidio, también lo es que se les brinde la posibilidad de trabajar a aquellos que ya están en condiciones de hacerlo”.

 

Las primeras experiencias

Consultado sobre las primeras experiencias, destacó que están resultando muy positivas, ya que hay un nivel de deserción muy bajo. “También hay un gran acompañamiento del Gobierno provincial en este momento y las organizaciones sociales que trabajamos con la temática del Lgbtiq, cada vez nos estamos especializando más y cada vez somos más”, remarcó el presidente de la ONG.

Recordó que “en 2015, no había ninguna en toda esta región. Una vez que nació Convivencia en Diversidad, a los pocos meses nació en Azul, después se extendió a Olavarría, ahora se sumaron Adolfo González Chávez y Benito Juárez, y ya hay representantes en Rauch. Eso hace que se fortalezca el trabajo, se vean las necesidades y se pelee con más fuerza”.

 

Una situación “desesperante”

Para cerrar, Pernicone lamentó que “una de las características que tenemos como sociedad es primero opinar y después conocer realmente la situación. La situación de las chicas trans hoy por hoy, al menos en la provincia de Buenos Aires, es desesperante y con subsidios no solucionamos algo que tenemos que revertir porque tenemos que reeducar a un alto porcentaje de ellas para que puedan insertarse socialmente”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario