Convocaron en todo el país para otro boicot a los supermercados

Mañana se realizará en todo el país la protesta “Super vacíos”, una campaña en contra de la suba indiscriminada de precios por parte de las grandes cadenas de supermercados. La movida busca frenar el impacto en el poder adquisitivo de los consumidores, “transformándose en sufrimiento y en angustia cotidiana ante la imposibilidad de gozar de una vida digna”. La acción busca que los habitantes de todo el país se abstengan de realizar compras en los grandes comercios, como un “mensaje pacífico pero elocuente” frente al cansancio que produce la inflación.

La movida fue convocada por Consumidores Libres, las dos CTA, Federación Universitaria Argentina y Federación Agraria Argentina, entre otras entidades. “Hemos vuelto a convocar a un boicot para el próximo 10 de mayo a las grandes cadenas de supermercados de todo el país, en señal de protesta por las remarcaciones abusivas de precios”, dijo Héctor Polino en diálogo con “Tandil despierta” (Eco TV y 104.1 Tandil FM).

El titular de Consumidores Libres explicó que la protesta también busca “llamar la atención de las autoridades nacionales sobre este tema y que intervengan en el mercado, porque no es posible que se deje funcionar a la oferta y la demanda como si hubiese una real competencia cuando existen pocas y grandes empresas que tienen una posición dominante en el mercado y que remarcan los precios de manera abusiva”.

Polino consideró que  “tienen en algunas oportunidades causas para remarcarlos, como en este caso el aumento del precio de los combustibles, pero no siempre trasladan ese aumento en la misma proporción sino que aprovechan otras circunstancias de alta inflación y de falta de controles para trasladar ese aumento luego en una proporción muchísimo mayor”.

 

Falta de controles

 

En ese sentido, Héctor Polino sostuvo que el Gobierno nacional no hace esfuerzos para frenar la escala de precios. “Para qué existe un Congreso nacional que discute y sanciona leyes, es para que luego sean cumplidas y se las haga cumplir por parte del Poder Ejecutivo nacional. Está la Ley de Defensa al Consumidor, la de Lealtad Comercial, la que crea el Observatorio de Precios que nunca se la puso en funcionamiento, la Ley de Abastecimiento y tantas otras normas legales, y no se las aplica”.

Desde esa óptica, expresó que la falta de controles “es el problema que existe en la Argentina. De ahí el boicot, para llamar la atención de las autoridades nacionales para que apliquen y hagan cumplir las leyes vigentes y además, le hemos pedido a las organizaciones que convocan al boicot una entrevista al presidente de la República, al ingeniero (Mauricio) Macri, para expresarle esta inquietud de los consumidores, de los trabajadores, de los jubilados. Lamentablemente hasta ahora tampoco ha contestado a ese pedido de audiencia”.

 

La situación

 

En cuanto al panorama del consumo, el dirigente de Consumidores Libres describió que “se nota que han caído las ventas a raíz de la pérdida del poder de compra que tienen los trabajadores y los jubilados, frente a los brutales aumentos de precios que se generaron, sobre todo, en los artículos de la canasta básica de alimentos. Tenemos un informe de una cámara que agrupa a la industria cárnica, donde señalan que hubo una baja en la venta de alrededor del 6 por ciento. También CAME, que agrupa a las pequeñas y medianas empresas, señala una caída en el nivel de consumo”.

Sin embargo, Polino se mostró muy preocupado por el informe de la Universidad Católica Argentina que señaló que en los primeros tres meses de este año, la pobreza creció del 29 al 34,5 por ciento, es decir, que hay 1,4 millones de nuevos pobres en Argentina. “Es decir, cada día 15.500 personas pasan a ser pobres o pasaron a ser pobres, desde el 1 de enero al 31 de marzo de este año”, destacó.

Y agregó que “en los primeros tres meses del año creció el número de indigentes en 350 mil personas. El total de indigentes es hoy en Argentina de 2.350.000 personas. Estas son las cifras que realmente causan alarma y deberían preocupar a las autoridades nacionales el no continuar autorizando aumentos de precios como el de los combustibles, de un 10 a un 11 por ciento”.

 

Los combustibles

 

Polino indicó que el impacto de la suba de los combustibles se verá reflejado en los artículos de los comestibles. “Se calcula que en una canasta de alimentos, la influencia de la logística es en promedio el 35 por ciento en la estructura de costos. Estamos viviendo en un país que tiene la superficie territorial casi de un continente, 3 millones de kilómetros cuadrados, donde además el 90 por ciento del transporte de carga se realiza a través del camión”, evaluó.

En igual sentido, resaltó que “se ha comprobado que el traslado de una tonelada, por ejemplo, de azúcar o de yerba de las provincias de Tucumán o Misiones al puerto de Rosario tiene un costo mayor en camión que en barco desde el puerto de Rosario a Amsterdam. Eso está dando una idea de la influencia que tiene el precio de los combustibles en el precio final de los artículos de la canasta de alimentos que luego consumimos los argentinos”.

Por último, reflejó la inquietud que generó el dato que aportó hace unos días el neurocirujano Facundo Manes, quien afirmó que la mala nutrición produce atrofia cerebral entre el 3 y el 4 por ciento de los argentinos. “Es decir que en un país que produce y exporta alimentos para más de 400 millones de personas, en el territorio argentino que vivimos 42 millones de argentinos, hay 1,4 millones de personas que padecen de atrofia cerebral como consecuencia de la mala nutrición. Este es un dato desgarrador”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario