Copa Davis: Mónaco abre la serie semifinal ante Stepanek

"Pico" Mónaco, 30 en el ranking mundial de la ATP, jugará a partir de las 10 -hora de la Argentina- ante Stepanek (61) el primero de los cinco partidos de la serie, en el imponente estadio O2 Arena, ubicado en una zona periférica de la capital de la Región de Bohemia, con la misión de ganar el punto y dejar en ventaja a su equipo.

El segundo punto lo animarán a continuación el correntino Leonardo Mayer (93) y el local Tomas Berdych (5), por lejos el tenista de mayor jerarquía del match desde su carácter de ‘top ten’ y gestor de la victoria que en noviembre del año pasado le permitió a los checos atesorar su primera Davis como país independiente tras vencer en la final a España, también en Praga.

La eliminatoria continuará mañana desde las 9.30 con el punto de dobles para el cual el capitán argentino Martín Jaite designó a Carlos Berlocq (45) y Horacio Zeballos (50), mientras que el conductor checo Jaroslav Navratil anunció a Lukas Rosol (46) y Jiri Vesely (84).

Sin embargo, se presume que si los resultados del primer día no son los que esperan los checos, saldrán a la cancha Berdych y Stepanek, este último campeón del US Open el domingo pasado en pareja con el indio Leander Paes.

El domingo, desde las 10, se medirán Mónaco y Berdych y a continuación fueron anunciados Mayer y Stepanek, aunque es potestad de los capitanes cambiar a los tenistas hasta una hora antes de cada partido de acuerdo a las necesidades que requiera el equipo o bien por estar la serie ya resuelta.

El acto de sorteo se llevó a cabo al mediodía en la Antigüa Alcaldía de Praga, ubicada en el casco histórico de la ciudad, a pocas cuadras del Hotel Intercontinental donde se hospedan ambos equipos y en un clima de cordialiadad y respeto para una serie que tiene como amplio favorito al país europeo.

Es que los checos, por ser locales, eligieron una superficie inusual en el circuito, el rapidísimo Novacrylic Ultracushion (se llama así debido al nombre del material que la compone) que favorece a sus tenistas, y Argentina no contará con su "as de espadas" Juan Martín Del Potro (7) ni el cordobés David Nalbandian, símbolo ‘copero’ durante la última década.

En ese contexto, Del Potro anunció en diciembre del año pasado que no jugaría la Davis durante todo 2013 para privilegiar su carrera en el circuito, mientras que Nalbandian está inactivo por lesión desde abril, debido a una doble operación de hombro y cadera derechos de las cuales no se recuperó a tiempo, pese a que lo intentó.

"Si bien es cierto que ellos son favoritos, creo que tenemos chances de dar la sorpresa. En el tenis y en especial en la Davis suelen darse resultados sopresivos y a la Argentina los rivales la respetan", advirtió Jaite, quien también condujo al equipo a las semifinales el año pasado y perdió con los checos, esa vez en Buenos Aires y sobre polvo de ladrillo.

Jaite confirmó a Mónaco como el único indiscutido ni bien pisó Praga y tal como se preveía durante la semana decidió apostar por Mayer para el segundo single, por disponer el correntino de un gran saque y un juego más agresivo en superficies rápidas que "Charly" Berlocq, el otro candidato.

El correntino, de 26 años, jugó siempre fuera del país en la Davis, primero en la derrota ante los checos por 3-2 en Ostrava, en 2009; y luego en el triunfo sobre Suecia en Estocolmo por 3-2 y en la victoria ante Rusia en Moscú también por 3-2, estos dos últimos en 2010.

Además, hace dos semanas perdió en cuatro sets en la segunda ronda del US Open ante el escocés Andy Murray y dejó una buena impresión.

La idea de Jaite (y también del subcapitán Mariano Zabaleta) es evitar el desgaste físico de sus tenistas y por eso los hará participar a los cuatro en los dos primeros días, mientras que los checos eligieron jugar sus mejores cartas y no guardaron de entrada al veterano Stepanek, de 34 años, como se preveía de acuerdo a los ensayos previos.

Argentina se clasificó para las semifinales luego de dejar en el camino a Alemania y Francia, ambos en Buenos Aires, y mantiene la ilusión de lograr un triunfo que sería equivalente a una hazaña deportiva, ante el actual campeón en su país, que para instalarse entre los cuatro mejores se quitó de encima a Suiza y Kazajstan, respectivamente.

Argentina nunca ganó la Davis pese a que estuvo cerca con cuatro finales perdidas (1981, 2006, 2008 y 2011), y quiere saldar esa asignatura pendiente, aunque para llegar a la definición deberá lidiar desde mañana con un rival de una jerarquía superior, que se siente muy cómodo en el O2 Arena y parece estar un par de escalones más arriba.

El vencedor de la serie entre sudamericanos y europeos enfrentará en la final entre el 15 y el 17 de noviembre a Serbia o Canadá, que se cruzarán entre hoy y el domingo en Belgrado.

En el caso de que Argentina de el ‘batacazo’ y elimine a los checos, será local en una final con los serbios y visitante si tocan los canadienses, aunque eso será otra historia. (Télam)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario