Copecos quiere generar un protocolo para investigar los casos de maltrato animal

Representantes de Copecos anunciaron ayer que mantendrán hoy una reunión con autoridades municipales y del ámbito judicial con el propósito de iniciar un trabajo conjunto en pos de sistematizar las investigaciones de los casos de maltrato animal. En el encuentro, que se realizará en la Casa de la Cultura, a las 11, se delinearán las primeras acciones para el armado de un protocolo de actuación.

Además se conversará sobre la importancia de la tenencia responsable de animales y de las irregularidades en términos de su bienestar.

Así lo detallaron con gran expectativa los miembros de la comisión. Por el Concejo Deliberante, el concejal de la UCR Adolfo Loreal; el director de Bromatología Omar Olivera; y por Mascotandil su presidenta Mariana Jara, junto al abogado y también proteccionista, Santiago Romay.

En principio, el concejal Loreal confirmó que hoy mantendrán un encuentro con las autoridades de la Secretaría de Protección Ciudadana y la Dirección de Inspección General y Habilitaciones, y fiscales, frente a las distintas denuncias y situaciones de irregularidades en términos de bienestar animal sucedidas en esta ciudad en el último tiempo.

Un seguimiento
más sencillo

Por su parte, Romay resaltó la importancia de preparar un protocolo o esquema de procedimiento para que el trabajo de la denuncia y su respectivo seguimiento sean más sencillos. Asimismo reclamó que el colapso del sistema administrativo judicial no debe causar que se descarten las causas relacionadas con la problemática que se plantea.

“La idea es convocar entonces a autoridades del Municipio y también de la Justicia, que son una parte importante en esto, porque si vamos a hablar de maltrato animal, que es un delito tipificado por la Ley 14.346, y no vamos a lograr un castigo efectivo frente a ese delito, estamos en problemas. Y la única que puede generarlo de forma efectiva es la administración de Justicia”, remarcó el abogado.

Por lo tanto, deseó que “al menos venga un fiscal o un representante del Ministerio Público Fiscal”.

La penalidad

Explicó que frente a los casos de violencia animal hay dos caminos: “La Ordenanza 7.028 tiene primero un camino administrativo, en el cual el propio Municipio puede poner multas de hasta cincuenta veces el salario mínimo de un empleado comunal a aquel que ejerza maltrato animal, violencia, o que incluso abandone o deje suelto a su animal en la calle, entre otras infracciones que están en la ordenanza”, recordó Romay.

Dijo que es por ello que quieren que esté presente el director de Inspección General Alejandro Ruffa en pos de analizar cómo se pueden agilizar esas inspecciones para que haya castigo a través de la normativa vigente.
Y, por otro lado, una vez constatada la violencia o el maltrato, habló de la instancia penal, que también señaló que “puede hacerlo el Municipio y después lo tiene que comunicar a la fiscalía que es la que debe tomar las medidas de investigación”.

Por su parte, planteó que lo que observan es que hay medidas de investigación que son “básicas” en esos casos y no se toman si no se está “detrás pidiéndolo”, cuando en realidad -advirtió el abogado- “tendrían que ser de manual”.
Por eso insistió en la importancia de conformar “entre todos” un protocolo para así lograr “sistematizar dichas investigaciones y que, en definitiva, también sea menos trabajo para la fiscalía”.

Las limitaciones
de Bromatología

Por su parte, el director de Bromatología planteó la importancia de implementar la tenencia responsable de los animales en la ciudad, tema en el que también admitió que se necesita de la ayuda de la Justicia.

Por otro lado, dijo que “muchas veces la policía o a quien le corresponda no toman cartas en el asunto y envían a todos los que denuncian a Bromatología. Y, nosotros, más allá de ir y constatar la situación, no podemos hacer más”.

En ese sentido, resaltó que más allá de labrar una infracción, en caso de constatarse una irregularidad, hay casos en los que es necesaria la intervención de la Justicia y que son “delitos”, como tirar en la vía pública huesos envenenados.

Entonces, Olivera insistió en que “tiene que actuar la Justicia, y a veces a nosotros nos tiran el fardo y llegamos hasta cierto punto, y tenemos que dejarlo ahí”.

Las denuncias
diarias

Por último, la presidenta de Mascotandil admitió que tienen “mucha esperanza” de cara a la reunión de hoy porque justamente creen que el tema, tanto de la tenencia responsable como el maltrato animal, debe ser abordado entre todos, ya que según contó reciben en promedio cinco denuncias diarias.

Sin embargo, aclaró que son anónimas, porque los vecinos tienen “mucho miedo” y entonces no pueden realizar la denuncia porque no hay testigos. En consecuencia, remarcó que es “importante trabajar con la gente del Municipio, con la Policía y la Justicia, porque solas no podemos hacer nada”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario