Crece demanda y el Gobierno L habla de nuevos pobres, por eso aumentarán presupuesto en 2009

Mientras desde Desarrollo Social del Municipio de Tandil avanzan con la entrega de las nuevas tarjetas del plan provincial Mas Vida, que asiste a miles de familias y que depende de Provincia, su directora Natalia Martignoni reconoció que la inflación está afectando no sólo a los pobres estructurales, sino también a familias que pese a estar ocupadas deben recurrir al Estado para garantizar sus necesidades básicas.
?Absolutamente es así? le dijo Martignoni a Multimedios El Eco, al ser consultada sobre si el incremento en el precio de los alimentos se ha traducido en una mayor demanda de ayuda social.
?En materia alimentaria y en lo que respecta al Municipio nosotros tenemos, independientemente de la asistencia de Provincia, un programa nutricional municipal que está asistiendo a alrededor de 6000 familias en la ciudad?, agregó la funcionaria.
Por ello, reiteró que el Plan Mas Vida ?es un paliativo porque frente al incremento inflacionario 80 o 100 pesos en el caso de familias con más de dos hijos no alcanza a garantizar una canasta básica, está muy lejos?.
Y agregó que ?cualquiera de nosotros va a un almacén y ve los incrementos en los productos, por eso se ha producido un incremento en la demanda y ya hay otro tipo de perfil de persona o de situación social de quien se acerca a la secretaría?.
Puntualmente, señaló que ?ya no estamos hablando solamente de pobreza estructural, porque estamos hablando de un deterioro que ha impactado fuertemente en el bolsillo del trabajador que se acerca hasta acá, para ser sostén durante algunos meses del alquiler o de otras demandas de tipo alimentaria?.
Sobre la política presupuestaria ante esta demanda en aumento, Martignoni dijo que ?en realidad para esta secretaría siempre la dimensión de lo alimentario ha sido ponderado, básicamente porque los refuerzos nutricionales se requieren. En la medida en que la inflación siga impactando fuertemente en los productos es probable que nosotros estemos requiriendo un incremento presupuestario?.
Es más, indicó que ?de hecho mes a mes hemos tenido incrementos en los valores cuando se efectuaron los concursos de precios de cada uno de los productos. Sin lugar a dudas la cuestión alimentaria ha sido y va a seguir siendo una de las cuestiones ponderadas en cuestiones que tienen más que ver con la acción social?.
Y cerró diciendo que se trata de ?garantizar cuestiones básicas, más allá de las otras líneas de acción que desarrolla la secretaría?.

Para el Indec,
sigue en baja

Contrariamente a lo que señalan las ONGs y los Municipios, en septiembre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que durante el primer semestre del año la pobreza cayó al 17,8%, registrando una reducción de 5,6 puntos porcentuales durante el último año, al mismo tiempo que la indigencia alcanzó el 5,1 por ciento, muy por debajo del 8,2 por ciento registrado en igual período del año pasado.
Según los cálculos informados por el organismo oficial, que corresponden a los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) recogidos en 31 aglomerados urbanos del país, al cierre del primer semestre de 2008 se encuentran bajo la línea de pobreza 886.000 hogares, los que incluyen a 4.348.000 personas y, a su vez, sobre este grupo 279.000 hogares se encuentran bajo la línea de indigencia, lo que involucra a 1.236.000 personas.
A raíz de estas cifras el INDEC señaló que ?al observar los datos puede verse que la incidencia de la pobreza es mayor para las personas que para los hogares, lo que indica que, en promedio, los hogares pobres tienen más miembros que los no pobres?.
La peor situación se vive en Resistencia, donde el 35,4 por ciento de la población es pobre. Luego, le sigue Posadas con 32,6 por ciento; Corrientes con 31,5 por ciento; Santiago del Estero con 31 por ciento; Formosa con 30,7 por ciento y Jujuy con 30 por ciento.
Pese a que en el norte del país se observan los mayores índices de pobreza, la entidad asegura que en esa zona se produjeron las caídas más importantes en un año. Como por ejemplo, en Santiago del Estero, donde hubo una baja de 12,4 puntos porcentuales desde el 43,4 por ciento que se registró en la primera parte del año pasado.

11,3 millones bajo
la línea de pobreza

Como ya es costumbre, varios estudios alternativos ponen en tela de juicio la información oficial. El elaborado por la consultora Sociedad de Estudios Laborales (SEL) afirma, por ejemplo, que durante los primeros seis meses del año, a causa de la inflación que parece no registrar el organismo intervenido por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, la pobreza aumentó 31,6 por ciento.
Así, serían 11,3 millones de personas las que se encuentran sumergidas bajo la línea de pobreza, 460 mil más que en diciembre pasado y casi 7 millones más de los que contempla el organismo oficial.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario