Crece la incertidumbre por el paradero de la familia Pomar

“La hermana de mi yerno lo reconoció en el video, pero el resto de la imagen está muy oscura y no se distingue nada”, confirmó a Télam María Cristina Robert, la mamá de Gabriela Viagrán, la mujer que junto con su marido, Luis Pomar, y sus dos hijas de 3 y 6 años desaparecieron hace siete días y desde entonces no se sabe nada de ellos.
El matrimonio salió con las niñas de su casa en José Mármol en un Fiat Duna color rojo, rumbo a la localidad de Pergamino, en el norte de la provincia de Buenos Aires, de donde son oriundos.
Nunca llegaron a destino, ni hay rastros del camino que pudieron haber tomado, más que la imagen que los ubica por la ruta 7, en el peaje de Villa Estile.
Esa es la última pista que tienen los investigadores junto con dos llamadas realizadas por celular por el matrimonio avisando que ya habían salido y para arreglar en la casa de qué familiar iban a dormir esa noche.
La búsqueda continuaba ayer intensamente por toda la región, luego de que los rastrillajes en helicóptero realizados en los últimos días no dieron ningún resultado.
“Seguimos sin saber nada de ellos, en una incertidumbre total”, dijo la madre de Gabriela, tras añadir que está “destrozada” y no se mueve de al lado del teléfono “esperando tener noticias buenas, quiero ser yo la que atienda y escuchar a mi hija”.
Las investigaciones están a cargo de la fiscal Carina Police, de la Fiscalía N§ 4 de Pergamino, junto con la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de la policía de esa localidad y del partido de Esteban Echeverría.
“El video del peaje parece que estaba en secreto de sumario, pero se filtró”, dijo la mujer tras añadir que “también es cierto que se busca no estropear la marcha de las investigaciones, ante cada información que se obtiene”.
La madre de Gabriela expresó su desesperación por la desaparición de su hija, sus nietas y su yerno y se mostró muy dolida porque “se dice cualquier cosa, pido que no se distorsione sobre nuestra familia, los comentarios tienen que servir para aclarar no para ensuciar la imagen”.
Sobre los llamados que hubo en estos días haciendo alusión a que habían sido vistos, comentó que “esta mañana mi hijo, que vino de La Plata, fue a verificar un video en el que parecía que habían entrado a una confitería, pero se descartó”.
Para los familiares del matrimonio y para los investigadores la desaparición de Gabriela, Luis y sus dos hijas, Candelaria y Pilar, “es un misterio”.
Robert aseguró que “ellos siempre se comunicaban, no se iban a ningún lado sin decirnos, por eso descartamos totalmente que se hayan ido por su cuenta sin que mi hija me avise”.
Por su parte la fiscal también expresó desconcierto ante la situación al referir que “se está investigando la desaparición pero ni siquiera sabemos dónde se produjo; no tenemos ningún rastro de ellos ni tampoco podemos decir que haya un delito”.
Por su parte la abogada y allegada de la familia del matrimonio, Romina Abate, recordó que “se encontraron en la casa del matrimonio los documentos de identidad de la madre y de las dos nenas”, con lo cual se descartó la posibilidad de que hayan intentado irse del país.
Asimismo, los familiares precisaron que el matrimonio no tenía deudas y que pusieron en venta la casa a raíz de que él se había quedado sin trabajo.
En este sentido, Robert dijo que su yerno “está desempleado desde abril, él era jefe en una empresa de etiquetado de bebidas”, y que iban a Pergamino por una posible oferta de trabajo.
Comentó que Gabriela tiene otro hijo, de 13 años, de su matrimonio anterior, a quien dejaron antes de partir, en Buenos Aires, en la casa de unos amigos porque “tenía que rendir una materia el lunes siguiente”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario