Crece la preocupación de vecinos del ex Policlínico Ferroviario por el estado del abandonado predio

Cabe recordar que el ex Policlínico, ubicado en el predio que ocupa una manzana delimitada por las calles Sáenz Peña, Vigil, Basílico y Duffau, cerró sus puertas hace años. Tras un proceso judicial fue adquirido por el doctor Edgardo Marín, quien planeaba reabrirlo pero eso nunca sucedió. Tampoco se sabe actualmente si el lugar le sigue perteneciendo o si lo vendió, ya que habían surgido algunos rumores de posible venta hace algunos meses.

Juan Antonio Alfaro, uno de los vecinos que vive frente al predio, explicó que “hace 6 meses o más que los pastos están así de altos. De noche es una oscuridad tremenda y siempre anda gente arriba del techo”. 

“Antes el dueño era Marín y ahora no sé porque no viene nadie, aparentemente hay un trasfondo ahí, según comentarios acá la Clínica Chacabuco y el Sanatorio Tandil no dejan que esto funcione”, confió.

 

Abandonado

 

El vecino consideró que “los concejales deberían tomar intervención, no puede ser que un lugar que vale tanto esté abandonado. La Municipalidad debería hacer algo, para ver si entre todo Tandil podemos comprarlo”.

“Acá nacieron mis hijos, uno de 54 años y uno de 42, costó tanto y luchamos tanto los ferroviarios para tener el Policlínico que hoy nos da tanta pena verlo destruido. Nosotros ayudaríamos con gusto a reabrirlo, tengo entendido que el Intendente estuvo interesado hace años en comprar esto pero no pasó nada”, manifestó.

En ese marco, resaltó la importancia de que los concejales “tomen cartas en el asunto porque esto se va a llenar de malandras y el día menos pensado nos van a matar a algunos de los vecinos”.

“Este problema lo tenemos hace muchísimo tiempo, antes había un muchacho que cuidaba pero la señora murió y él se fue. Hasta hace un año y pico se hacía diálisis ahí, tiene 15 o 16 habitaciones con baño privado, con colchones, camas, pero ya se robaron casi todo. Es demasiado serio el asunto para tomarlo con tanta calma, hay que averiguar quién es el dueño”, remarcó.

Por último, el vecino advirtió que “un día va a ocurrir una tragedia acá, nos puede suceder a cualquier vecino. Ya están avisados el Intendente y el Concejo Deliberante de que tomen cartas en el asunto porque esto es una boca de lobo. No es una queja es un aviso de que va a ocurrir algo”.

 

Un peligro

 

Otro de los frentistas, Juan Carlos, contó que “hace más o menos 15 días andaban 5 personas arriba del techo. Cuando llegó la policía los tipos se escondieron entre los pastos y nosotros los veíamos. Cuando la policía se fue salieron con una escalera cada uno con tarros de pintura que robaron de adentro”.

Además, aseguró que ya han cortado todos los alambres y entonces “entran y salen con tranquilidad, a las 20.30 o 21 ya se empiezan a ver luces dentro del lugar, han roto todas las puertas, los vidrios, han hecho pedazos todo”.

 

Recuperar el lugar

 

A su turno, Cristina Leguizamón, sostuvo que “es un total abandono y de noche se juntan chicos adolescentes, que rompen, el otro día prendieron fuego ahí adentro.

Yo creo que es una pena tener un edificio como éste abandonado. Deberían hacer algo como antes que había un hospital hermoso”.

“Hace 38 años que vivimos en el barrio. Recuerdo cuando recién vinimos esto estaba en funcionamiento,  había ancianos ferroviarios, que vivían acá, era un hospital hermoso con todos los implementos, había sala quirúrgica. Sería bueno que lo limpien y que en algún momento vuelva a funcionar, porque el barrio es grande y tener un hospital acá sería bueno”, opinó en diálogo con El Eco de Tandil. En tanto, Alicia Alí criticó que no pueden caminar por las veredas tampoco por los pastizales que hay.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario