Creen que si limitan horario en boliches los chicos siguen de fiesta en plazas y esquinas

Por estos días trascendió la intención del gobernador bonaerense Daniel Scioli de imponer límites a los horarios de los boliches bailables, con el objetivo ?entre otros aspectos- de frenar el consumo de alcohol en los jóvenes.
Consultado sobre esta medida, el empresario David Marcasso consideró que ?esto ya fue probado y no funcionó?. En diálogo con Multimedios El Eco,  puntualizó que en su momento, el gobernador (Eduardo) Duhalde lo implementó pero ?a pesar de todo el apoyo político y todo el aparato, fue un fracaso?.
En tal sentido, recordó que ?se había impuesto un tope de las tres de la mañana en invierno y a las cuatro en verano. La gente salía toda al mismo tiempo y se quedaba en la calle, porque por más que el boliche cierre, el que no está acostumbrado no se va a ir a dormir?.
El empresario tandilense señaló que con la veda decretada por Duhalde ?se empezaron a generar reuniones en las plazas, los chicos tomaban en las esquinas y había más problemas?.
Para Marcasso se trata de generalizar una medida, pero ?la realidad que tenemos en Tandil es muy distinta a la del Conurbano bonaerense?. En tal sentido, se esperanzó en que ?se tengan en cuenta las particularidades de cada lugar? a la hora de implementar una medida de este tipo.
Finalmente, remarcó que ?como comerciantes, y en mi caso como padre de familia, me conviene que se cierre más temprano así puedo irme más temprano a estar con mi familia. Pero sabemos que esto ya fue probado y fracasó?.
La medida que evalúa Scioli comenzó a ser cuestionada con dureza a nivel provincial, sobre todo desde la cámara que integran los operadores privados del sector, como sucedió durante la administración Duhalde.

Advertencias a
nivel provincial

El apoderado de la cámara que agrupa a los dueños de boliches de la provincia de Buenos Aires, Aníbal Mathis, cuestionó la decisión de controlar el cierre de las discos que impulsa el gobernador Daniel Scioli, al afirmar que ?las costumbres de la sociedad argentina no se pueden cambiar por decreto?.
En declaraciones radiales, Mathis explicó que ?la gente tiene por costumbre caer a las dos o tres de la mañana y el horario de cierre por lo general es a las seis?.
El Gobierno bonaerense busca controlar la actividad nocturna desde tres frentes: la venta de alcohol (en la provincia ya se clausuraron ocho locales por este motivo), la actividad de los patovicas y los horarios de apertura y cierre de los boliches.
Los dueños de boliches de la provincia adelantaron su oposición al establecimiento de un límite horario. En 1996, el entonces gobernador Eduardo Duhalde fijó el horario de cierre de estos locales a las 3 de la mañana pero años más tarde la medida fue dejada de lado por el alto nivel de incumplimiento.

Macri no descarta
acordar con Scioli

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, precisó que uno de los temas de agenda que se analiza es el de la problemática de los boliches. El funcionario aclaró que aún no se tomó una decisión, pero se mostró proclive a que ambas jurisdicciones definan una política común.
?Hay que estudiar el tema?, afirmó Horacio Rodríguez Larreta, pero advirtió que aún no había una definición. ?Estamos de acuerdo en controlar?, respondió el jefe de Gabinete, al ser consultado sobre si la Ciudad aceptaba aplicar límites en el horario de los locales.
El gobernador Daniel Scioli anunció la semana pasada que impulsaría un tope al horario de funcionamiento de los locales, con el objetivo de frenar el consumo de alcohol en la juventud, sustancia que actúa en muchos casos como origen de situaciones de violencia y descontrol.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario