Cristina, ante el G-20: “Esta nueva etapa exige una reformulación del sistema financiero”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que esta nueva etapa “exige una reformulación del sistema financiero y la necesidad de establecer medidas concretas” y bregó por “otro capitalismo, uno que busque generar puesto de trabajo” y “progreso social”.
Al hablar en la Cumbre del Grupo de los 20 (G20), en el National Builing de Washington, Cristina dijo que “hay que buscar los caminos concretos que permitan el fondeo de la expansión fiscal que aquí están proponiendo para los países emergentes”, así como “medidas contracíclicas que fortalezcan los aspectos económicos y sociales”.
Cristina llegó ayer a Washington y se reunió con su par brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, con el senador demócrata Christopher Dodd, con el primer ministro de Australia Kevin Rudd y con Madeleine Albright, designada por el presidente electo, Barack Obama, para participar en la cumbre del G-20.
La Presidenta concurrió a la cumbre acompañada por el ministro de Economía, Carlos Fernández, el canciller Jorge Taiana y el embajador argentino en Estados Unidos Héctor Timerman.
Cristina formó parte de la fotografía oficial que se tomó en el transcurso de la cumbre. En su discurso Cristina dijo que “estamos no sólo ante un problema financiero sino frente a un fin de modelo económico y político que pregonaba la falta de controles como concepto”.
“Este sistema basado en el Estado mínimo y la autoregulación de los mercados que como contraparte de los sistemas estatistas oscilaba entre de un extremo al otro”, añadió. Cristina aclaró que “no estoy hablando del fin del capitalismo sino que necesitamos otro capitalismo”, que “busque generar puestos de trabajo, progreso social”, al considerar que “no hay crecimiento ni desarrollo sin apoyarse en la estructura productiva”.
Apuntó que, “hubo una fuerte distorsión de los mercados financieros que terminaron creyendo que se podía crear riqueza sin pasar por el circuito de la economía real”, y agregó que “se crearon balances que avizoraban ganancias que luego nunca ocurrieron”.
Así como la globalización -continuó Cristina- disparó la crisis como una epidemia, aplicando las medidas correctas, la globalización puede expandir con la misma velocidad los resultados para cambiar las expectativas”.
Además la Presidenta coincidió con varios mandatarios “que han hecho referencia a que desde hace un tiempo ya el crecimiento mundial está sostenido por los mercados emergentes y a su vez la crisis se disparó desde la misma centralidad del mercado, desde aquí, Estados Unidos de América”.
Consideró que la “fuga de capitales y los paraísos fiscales son dos temas que hay que abordar con urgencia” al señalar que “además de los efectos dañinos que todos conocemos hay que también sumarle la fuga de capitales de los mercados emergentes a los países desde donde se ha generado la crisis”.
“Si bien la reforma de la arquitectura financiera internacional -prosiguió Cristina-, es un objetivo de largo plazo, es importante actuar ahora sobre la regulación del mercado de capitales”.
Y remarcó que “así como se ha podido legislar sobre el lavado de dinero y el narcotráfico, se requieren mecanismos que permitan un eficaz control de los movimientos de capitales”.
Sobre el G20, Cristina celebró “la adopción de un espacio de discusión plural y representativo donde las diferentes culturas y economías estemos representados”, y consideró importante “reforzar el G20 como mecanismo atento que representa una porción altamente significativa del PBI (Producto Bruto Interno) mundial”.
“Es muy importante fijar plazos concretos para tomas las medidas necesarias”, dijo Cristina, y agregó que “se debe hacer una reforma integral del rol del FMI (Fondo Monetario Internacional) y de los organismos multilaterales”.
La Presidenta contó que Bretton Woods “surgió en un mundo donde primaban los Estados nacionales”, pero “hoy existen otros actores supranacionales y corporaciones, y vemos que muchas veces toman decisiones en contra de los intereses de los Estados y sus sociedades”, fustigó.
Respecto a las calificadoras de riesgo, “a las que deberíamos llamar descalificadoras de riesgo”, ironizó la mandataria, “nunca ayudan a prevenir los problemas y representan otros intereses que los que dicen representar”.
“No hace mucho analistas del banco de inversión Lehman Brothers -recordó Cristina- anunciaron la caída de la Argentina”, y señaló que “poco tiempo después nos dimos cuenta que lo que estaban ocultando era la proximidad de su propia quiebra como efectivamente ocurrió”.
Por otra parte Cristina apoyó el pedido del presidente francés Nicolás Sarkozy “de hacer un documento mas breve, concreto y entendible” y sostuvo que “debemos hablar de la economía real, esa que le interesa a la gente”, al recalcar que “si sólo hablamos de Bretton Woods sonará lejano a la gente”.
Además adhirió a la propuesta de Brasil de formar grupos o comisiones de trabajo de ministros para poder concretar las reformas “para que no ocurra, como siempre, que los sectores más vulnerables paguen los desaguisados que se cometen en los centros de poder”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario