Cuestionan la falta de políticas a mediano y largo plazo en materia de niñez y adolescencia

El debate por la situación de los niños y adolescentes que sufren la vulneración de derechos ganó, en los últimos días, la atención del Concejo Deliberante. A partir de un pedido de informes del Bloque Justicialista sobre las medidas de abrigo y los hogares de contención, y un caso puntual, se generaron reuniones con la directora del área Virginia Ramírez y la responsable del Servicio Local Gabriela Fernández.

Con una mirada particular sobre el tema, la presidenta de la Comisión de Seguridad, Derechos Humanos y Garantías del Legislativo, la concejal Corina Alexander, analizó que “este año se creó la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia no con el objeto de actuar sobre lo inmediato o sobre lo cotidiano, donde están los servicios Local y Zonal, las trabajadoras sociales, los equipos. En realidad la dirección es para avanzar con la planificación, a mediano y largo plazo, de las políticas de niñez y adolescencia en la ciudad de Tandil”.

La estructura se instauró a solicitud del Consejo del Menor y Adolescente, organismo que formado a partir de la Ley de Promoción y Protección de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, donde participan el área de educación, partidos políticos, ONGs, para discutir las problemáticas. La edil, que este año no asiste a esas reuniones, marcó que las demandas que surgen de allí “tienen mucha lentitud en la ejecución y cuando ocurre esto, el pibe de 13 años cumplió 18 y ahí ya estamos en un tema gravísimo de no recuperación de algunas situaciones”.

Por otra parte, expresó que “cuando el Consejo de Niñez y Adolescencia estaba pidiendo que se cree la dirección, estaba diciendo que se ponga el presupuesto adecuado y que planifique a mediano y largo plazo determinadas políticas con el presupuesto correspondiente. Ahora lo mismo digo para esta nueva propuesta de crear la Dirección de Género y Diversidad Sexual, que hubo una demanda muy fuerte de la comunidad, pero entiendo que tiene que ser en el orden de poner las herramientas adecuadas para lograr llevar adelante las políticas. De otro modo, ante la demanda le damos respuesta al cartel general pero no avanzamos en la resolución de los problemas”.

La planificación

Tras la visita de la directora Virginia Ramírez a la comisión, la dirigente justicialista se preguntó “cuál es la planificación de las políticas de niñez que tenemos a mediano y largo plazo” e indicó que “de esto también surge que los casos de adicciones, psicopatías específicas y discapacidad de niños y adolescentes de Tandil se transfieren a otros distritos”.

En este aspecto, marcó que la responsable por el Municipio argumenta que la cantidad de casos no amerita abrir espacios para el tratamiento de estos tres ejes determinados. “Me voy a referir específicamente al tema de la droga. He tenido casos en donde muchísimas mamás me piden ayuda porque saben que están desbordadas las familias, que no pueden hacer nada, que los chicos asumen que se drogan, pero que necesitan concretamente un lugar de resolución de esos problemas”, aseguró.

La concejal reclamó políticas específicas para poder colaborar con el tratamiento de las adicciones y reiteró que “avanzamos solo en la creación de direcciones y no en armar las políticas que solucionen la problemática específica”.

Enlace con
otras áreas

Para Corina Alexander, es necesario “trabajar, de acá a un tiempo, en la problemática general de la niñez, es decir, en el enlace con clubes y con la educación”.

Y en cuanto a las denuncias por maltrato, violencia o abuso que nacen en las escuelas, la concejal explicó que “tengo un registro respecto del Servicio Local bastante deficitario. El registro que tengo desde el llano, de ir a hablar con de docentes y equipos que presentan casos y dan intervención es que es muy lento, no resuelve y es bastante abandónico”.

En este aspecto, cuestionó que una de las tareas de la dirección debería ser la de llevar estadísticas y relevamientos para conocer a los chicos de los barrios que están en situación de vulnerabilidad. De ese modo, en contacto con otras direcciones y organizaciones, poder generar el acercamiento al deporte y la cultura o hallar estrategias para determinar “cómo hacemos para que los chicos cambien la droga por algo positivo. Todo este enlace que tiene que hacer la dirección, entiendo que no ha avanzado absolutamente en nada”.

En ese aspecto, criticó que “vamos de reunión en reunión, pero las reuniones son de grandes y a la hora de resolver los temas de los chicos, hay dificultades de llegada concreta en las resoluciones de los temas”. Y afirmó que se puede esperar un año por una obra de cordón cuneta, pero no cuando se trata de atender los problemas de los chicos.

Otras
problemáticas

Por otro lado, Corina Alexander indicó que “en muchos barrios de Tandil hay situaciones de hacinamiento. Muchas veces toda la familia duerme en una sola habitación. Entonces, todas esas son las estadísticas que tienen que tener, para intervenir junto con otras direcciones, a partir de las políticas de niñez, para ir ordenando estos temas”.

Entre las cuestiones importantes para abordar, explicó que hay madres que muchas veces no pueden contener a sus hijos, por ejemplo, porque son muy jóvenes. “Todo eso tiene que ser una política preventiva, para que estos nenes cuando crezcan no sean capturados por situaciones más violentas”, advirtió.

“Una falla institucional tras otra”

En principio, concejales de distintos bloques recibieron a la abuela, una tía y una tutora de un menor de 13 años que habría sido víctima de un abuso sexual por parte de otros chicos, en el hogar de contención Convivencia, que depende de la comuna.

Los familiares se presentaron ante el Legislativo para plantear que la víctima sería trasladada a Punta Indio, cerca de La Plata, donde tendría la contención indicada. Sin embargo, su abuela y tía querían que el adolescente quedara a cargo de una tutora, que manifestaba intención de cuidarlo.

Tras esta denuncia, el presidente del Bloque de la UCR Marcos Nicolini le pidió a Corina Alexander que reciba a la directora de Niñez y al subsecretario de Desarrollo Social en la Comisión de Seguridad, Derechos Humanos y Garantías.

“En realidad lo que observamos es que todo el proceso, desde que el chico comienza a estar en manos del Estado, es una falla institucional tras otra. En el sentido de que el chico finalmente se escapa de Punta Indio, cerca de La Plata, y vuelve a la casa de su madre que vive en Juárez. O sea que el motivo inicial por el cual dictaron la medida de abrigo, termina abriéndole la puerta su madre. En el medio, varias fallas”, analizó con respecto a esta situación puntual.

Por otro lado, sostuvo que en estos casos en los organismos de niñez “se actúa corporativamente cuando se trata de denuncias y fallas del sistema, entonces se desvirtúa la denuncia de la familia”.

Al evaluar las causas profundas que derivan en la frustración con respecto a la contención, la concejal remarcó que “este caso demuestra que aquellas políticas que deben crear un cordón para que esos chicos no caigan en situación de vulnerabilidad, cuando vamos a hablar con los otros responsables o personas que intervienen de educación, deportes, etc., plantean que no hay fluidez en la resolución de problemas. Cuando vamos a los casos problemáticos, tenemos cada tanto uno donde decimos que falló todo. Me parece que eso nos mete en una situación grave”.

Ya en las conclusiones, consideró que “este caso viene a revelar que hubo una falla institucional bastante importante, pero para eso hay actuaciones concretas de los servicios, de los agentes que trabajan en las casas de contención, todo un equipo. A mí me da la sensación de que lo que está fallando acá es la planificación”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario