Cuestionaron la desafectación de fondos “sensibles” para paliar el déficit de 2015

Esta semana, el debate político en el recinto del Concejo Deliberante pasará por la rendición de cuentas de 2015, tanto de la administración central como del Hospital Santamarina. A diferencia de los últimos períodos, el año pasado el Municipio cerró con un déficit de 59,8 millones de pesos y al mismo tiempo desafectó partidas de algunos fondos para intentar paliar el “rojo” en el debe.
Tras varias semanas de análisis, desde el Bloque Justicialista pusieron reparos a la rendición que elevó el Departamento Ejecutivo y lo cuestionaron con dureza por recurrir al dinero afectado al FAS (Fondo de Ayuda Solidaria), a viviendas, a la venta de inmuebles y de la contribución en la factura del gas para sueldos, pago a proveedores o gastos corrientes.
En 2015, el gobierno de Miguel Lunghi elevó un presupuesto de 804.922.574,20 pesos para 2015 y gastó 878.668.481,01 pesos. Al analizar los números, el edil Facundo Llano indicó que Tandil tiene este año un déficit de 59.812.212,86 millones de pesos, “como nunca. En 2013 tuvieron un superávit de 12 millones y en 2014 tuvieron un déficit de 12,8 millones. Ahora es 59,8 millones”.
Por ese motivo, el artículo tercero del proyecto de ordenanza que se tratará el próximo jueves establece “convalidar extralimitaciones presupuestarias sin posibilidades de financiación por la suma de 51.950.213,15 pesos”.
En ese sentido, remarcó que “nuestra primera conclusión es que no hubo una buena administración porque si bien algunas cuestiones se pueden justificar en lo que respecta al acuerdo salarial, hay fallas en la administración que incrementan el déficit”.
Llano observó que “se tocaron fondos afectados para cubrir déficit. Y estamos hablando de fondos afectados sensibles: el FAS (Fondo de Ayuda Solidaria), Producido Plan de Viviendas, Venta de Inmuebles y Contribución para Obras de Gas. Todo esto, durante el año, se tocó para ir cubriendo lo que en definitiva terminó siendo igualmente un déficit de 59,8 millones”.

Los ejemplos

En la elevación de la rendición de cuentas del año pasado, desde contaduría del Municipio se informó que se utilizaron fondos afectados de origen municipal por 4.769.174, 94 pesos para financiar otros destinos. “Se analizó que esta situación no genera inconveniente alguno al momento de requerirse su disponibilidad”, argumentaron.
En el FAS, por ejemplo, se percibieron 3.777.622, se devengaron 2.064.070 y se tomaron 769.174 para paliar el déficit. En tanto, resta ejecutar un millón de pesos.
En tanto, Llano indicó que en el fondo Producido Planes de Vivienda se percibieron 1.528.027 y se devengaron 36.650 pesos. “Tienen un fondo afectado que es para viviendas, tenemos un Tandil necesitado de suelo urbano y los pocos millones que generan -en lo que hace al presupuesto general es poco el dinero-, lo destinan a pagar déficit y no a programas de generación de suelo urbano”, señaló.
Por otra parte, consignó que “el FOS (Fondo de Obras Sanitarias) ha sido subejecutado. Con 1,8 millones percibidos y 1,3 millones devengados. Es un programa que anda bastante bien, que se creó hace tiempo cuando hubo una discusión importante por el aumento de tasas. Se optó por esa salida que resultó”.
El concejal sostuvo que “hay legislación que les permite tomar esos fondos -está en el mensaje de elevación- para paliar déficit. Nosotros no lo acompañamos por una decisión política”. En tanto, agregó que en el Hospital seguro que hay gente que necesita del FAS, lo mismo con las viviendas y las obras de gas.
Además, indicó que el Municipio debe devolver los fondos que tomó, “pero no sucede. El año pasado pasó lo mismo, y un fondo es afectado para que se destine a esos fines. Lo mismo con la subejecución”.

La subejecución del
Fondo Educativo

En cuanto al Fondo de Financiamiento Educativo, el Bloque Justicialista observó que en el Presupuesto 2015 se estimaron 24,6 millones de pesos, pero el Municipio percibió 38,2 millones y devengaron 17,1 millones.
“Es menos de la mitad, 21 millones le quedaron sin ejecutar. El tema del Fondo Educativo es que dicen que no hay una unidad de gestión local que pueda avanzar sobre las obras locales. No presentaron ninguna alternativa que no sea el PASE -que ahora van a gastar más por el aumento del boleto- para poder intervenir en las distintas problemáticas que hacen a la educación, como infraestructura escolar, alimentación, transporte, programas para los pibes. No hay nada, el Fondo Educativo está parado”, lamentó el edil del justicialismo
Además, remarcó que a lo devengado hay que imputarle lo que se gastó en el PASE y para el funcionamiento de las escuelas municipales. “Entonces, lo que respecta al Fondo Educativo en sí, hoy está parado”, reiteró.
Por ese motivo, adelantó que los integrantes de su bloque pidieron una reunión con el secretario de Economía Daniel Binando para obtener detalles de la cuenta del Fondo Educativo, si efectivamente está el dinero y cómo se avanzará para que Tandil pueda ejecutarlo.
Sumando a esto, indicó que en 2014 también quedó dinero sin gastar, aunque mucho menos (1,5 millones de pesos) y en 2013 se alcanzó a utilizar la totalidad, que fueron 11,8 millones.
Ante la respuesta del Ejecutivo que no cuenta con una unidad de gestión local, Llano indicó que “nosotros consideramos que es falta de gestión, porque el PASE se implementó y se está utilizando. De igual manera se pueden trabajar otros programas que hagan a la necesidad del sistema educativo, que son muchas. Tuvimos a principios de año problemas con el transporte escolar; tuvimos conflictos y los seguimos teniendo con los comedores; ni hablar de cómo está la infraestructura de las escuelas y tenemos 20 millones de pesos que el Municipio de Tandil todavía no gastó”.

Empleo Joven
y Gardey

Al continuar el análisis, Facundo Llano afirmó que algo similar ocurrió con el programa Empleo Joven. “El año pasado había sido materia de discusión el tema de la subejecución. Este año, lo mismo: hubo un crédito aprobado de 2.697.102 pesos y el devengado fue de 800 mil pesos. Entonces, acá también hay una falla de gestión. Hay una subejecución porque no funcionó el programa y porque no buscaron alternativas para solucionar el empleo joven en el partido de Tandil”, manifestó.
En igual sentido, consideró que “largaron un programa de primer empleo, vínculo con las empresas, un sostenimiento para aquellas empresas que den acceso al trabajo para los jóvenes, y no funcionó. Como tampoco pensaron, no implementaron, otras alternativas para poder trabajar en la cuestión del empleo joven, hoy nos encontramos que tienen este dinero disponible que no lo utilizaron”.
Sumado esto, aportó como otro ejemplo el Presupuesto Participativo de Gardey, donde se habían calculado 350 mil pesos y se gastaron 168 mil, la mitad.
En contraste, subrayó que “una de las partidas que más crece es comunicación y prensa en la administración central. El crédito aprobado fue 2,5 millones y el devengado 4,8 millones. En un año electoral”.

Las responsabilidades
El concejal del Bloque Justicialista reparó en las responsabilidades que asumen los legisladores en materia de contralor de los actos del Ejecutivo. “Siempre se estila, como un respaldo normativo jurídico, votar nominalmente y dar traslado de las observaciones al Tribunal de Cuentas. En eso es bastante minucioso, con respecto a las observaciones que hacen ellos conforme a la reglamentación contable y las de los concejales en el recinto cuando se debate la rendición de cuentas”.
Sumada a la votación nominal, se eleva al Tribunal la ordenanza sancionada con la desgrabación de la sesión para “salvar responsabilidades”, ya que los concejales tienen un rol de contralor de la administración pública y pueden ser sancionados por el órgano provincial por avalar lo elevado por el Intendente. u

/////////secundario///////////

Mejoras y modernización

Por otra parte, Facundo Llano mencionó que “todos los años pasa lo mismo” con el presupuesto del Legislativo, que “queda subejecutado y los recursos van al Ejecutivo a cubrir el déficit. El Concejo Deliberante tiene que tener una estrategia de modernización y mejoramiento. No solo en la cuestión edilicia sino también en lo que hace a servicios a la comunidad”.
Como ejemplo, citó que hay ordenanzas que no figuran en el digesto y si bien hubo anuncios para cambiar el sistema, “está contemplado en uno de los presupuestos pero no pasó nada”.
Este año no se ejecutaron 600 mil pesos, mientras que en 2014 habían quedado más de un millón de pesos sin gastar que los utilizó el Departamento Ejecutivo. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario