Cumbre de UNASUR: los presidentes pidieron “consolidar en Sudamérica una zona de paz”

Cristina señaló que “una de las claves del respeto a las soberanías nacionales es que nadie le elige los amigos a la Argentina y la Argentina tampoco lo hace con ningún país”.
“Hemos planteado en las Naciones Unidas de forma permanente nuestro reclamo de soberanía en todos los órdenes, fundamentalmente sobre las Islas Malvinas”, dijo Cristina.
Eludió por otra parte referirse al futuro de las bases en tierras colombianas. “No puedo contestar hipótesis sobre temas internacionales”, indicó.
“El documento aprobado fue muy importante para comenzar a reconstruir la confianza a través de mecanismos de verificación. Es primordial reconstruir la confianza en la diplomacia. Hemos dado un paso importante porque esta reunión pública no voló por los aires, a pesar de las posturas diferentes”.
La presidenta indicó que “los procesos deben permitir procesar las diferencias” y añadió que “se ha construido una hoja de ruta en el UNASUR, que era la intención de todos”.
“El primer objetivo fue lograr consolidar el proceso del organismo y profundizar su mecanismo, que nos ha dado excelentes resultados, como en Bolivia. Es importante lo que hemos logrado” e insistió con que “el futuro se construye todos los días”.
Manifestó Cristina que “en algunas países las Fuerzas Armadas participan en la lucha contra el narcotráfico, contrariamente de lo que sucede en la Argentina por una ley específica”.
“Por eso la presidenta Bachelet hizo una diferenciación sobre este tema. Por eso lo importante fueron los mecanismos adoptados sobre inspecciones y verificaciones de bases militares. Sobre esto los ministros propondrán los mecanismos que tiendan a crear garantías para que haya un contralor de las naciones”, dijo.
En ese sentido puntualizó que “se ha podido articular el deseo de soberanía nacional con el de seguridad de los países vecinos” y remarcó que será el Consejo de Seguridad quién adoptará en septiembre las medidas necesarias para generar confianza.
“Ha sido incluido en el documento -dijo- el abordaje de la estrategia para el Cono Sur”, pero aclaró que “no ha quedado expresado en ese documento la idea de un pedido de audiencia al presidente estadounidense Barack Obama”.
“Previamente es necesario que se reúna el Consejo de Defensa de la UNASUR. Necesitamos analizar el acuerdo entre Colombia y los Estados Unidos sobre narcotráfico y terrorismo. Luego de un dictamen certero y serio se decidirá aquella entrevista o no”, dijo la presidenta.
Cristina señaló que “en situaciones difíciles como las actuales siempre hay tensiones entre soberanía y seguridad”.
“Hemos fijado una doctrina de la UNASUR sobre la presencia de tropas extraregionales en una nación integrante del organismo. No se puede tener un doble estándar. Se ha determinado un principio para cualquier país donde haya tropas extraregión. No importa de qué país se trate. He aclarado que no abordamos solo una cuestión fáctica sino fijando doctrina”, señaló la presidenta.
La mandataria subrayó que “el objetivo es preservar la unidad de la UNASUR y tener una relación de fuerzas más equilibrada”.
“Un instrumento como la UNASUR no puede romperse. De haber sido así, no hubiéramos podido intervenir en Bolivia ante el intento de destitución de Evo Morales, por ejemplo. Hay que mantenerla porque entre sus objetivos principales figura reequilibrar la relación de fuerzas entre los países”, dijo la presidenta.
Remarcó que “una de las características de nuestra historia fue el enfrentamiento y la hipótesis de conflicto”.
“Uno de los factores que contribuyeron al deterioro de la región fue acentuar las debilidades con las divisiones y las falsas hipótesis de conflicto. En la última década hemos dado un salto cualitativo al eliminar las hipótesis de conflicto”, reseñó.
Agregó que “estamos tratando de sobreponernos a las diferencias para lograr un mayor equilibrio en las relaciones internacionales”.
“Es importantísimo preservar la unidad. Más allá del acuerdo y de la hoja de ruta acordadas hoy hemos podido preservar esa unidad. Lo importante es tener la inteligencia y clarividencia de no prestarse a provocaciones. En esa unidad está la clave para reequilibrar las diferencias de la región”, señaló.
En otro tramo de la conferencia de prensa manifestó que “no se pueden obviar las diferentes posturas, pero hoy no se produjo en la UNASUR un debate ideológico. Se discutió desde la concepción de una soberanía nacional, de intereses regionales y visiones históricas”.
Y remarcó que “no se discute desde la asepsia, se lo hace desde la visión que cada uno tiene sobre los fenómenos o hechos”.
“Ha habido decisión y respeto. Todos queremos vivir en una región donde exista la paz. No se puede introducir la doctrina de la unilateralidad en América Latina. No tenemos nada que ver con guerras preventivas o decisiones unilaterales. No queremos guerras, carrera armamentista o conflictos extrarregionales. Colaboraré para seguir preservando esta América del Sur”, afirmó la presidenta.
Por su parte el presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que “es un paso adelante” haber debatido el tema de las bases de EE.UU. en Colombia y dijo “no es que antes no había conflictos, siempre han estado, lo que no había antes era una discusión tan franca”.
“Nunca antes se había discutido sobre bases extranjeras en Sudamérica, y las había por ejemplo en Ecuador”, señaló, y destacó que se han “creado criterios y normativas”.
Dijo en otro orden que ve “muy difícil” restablecer las relaciones diplomáticas con su vecino Colombia “antes de marzo”, y sostuvo que “es necesario reconstruir la confianza”.
“Uribe ha pedido perdón nuevamente. Hemos tenido nuevos acercamientos hoy en Unasur, hay voluntad”, agregó. Afirmó que “con las bases de EE.UU. en Colombia se está rompiendo aún más el equilibrio de poderes que ya existe, porque (Colombia) tiene un ejército más grande que el del propio Brasil”.
Además, señaló que “no se puede confiar en la garantía jurídica” de los tratados y tomó como ejemplo la invasión de Estados Unidos a Irak o el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca).
“¿De qué sirvió el TIAR cuando fue la guerra de Malvinas?”, dijo Correa al recordar que Estados Unidos prestó asistencia a las fuerzas británicas en el conflicto bélico de 1982.
“Se ha dado un gran paso adelante, que Sudamérica por consenso de sus mandatarios hayan decidido que el Consejo de Defensa del Unasur pueda revisar cualquier base y acuerdo”, reflexionó finalmente.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario